Bute, en Plaza Independencia y Palmares, ofrece un espacio amigable desde el desayuno hasta la madrugada

Un espacio que invita a las «buenas tertulias», enfocado en las conversaciones profundas, en el diálogo y las conversaciones entre amigos. Con una decoración para sentirse en casa, Bute convoca a charlar y compartir un momento, para acompañar ofrece opciones de cafetería, pastelería, restorán y bar, disponibles a cualquier hora, ya sea en Palmares o en el centro.

«Yo siempre le insistía a mi papá que pusiéramos algo en esta esquina, está el teatro, está la plaza…» recuerda Matías Cardoso Bustelo, uno de los socios de Bute. El antiguo edificio de Espejo y Chile pertenecía a su abuelo, y los dos pisos inferiores fueron heredados por su papá. Así fue como finalmente en 2010, y gracias a otros cinco socios, nació Bute.

Además de Matías los socios son sus dos hermanos menores: Alejo y Juan Cruz, un primo hermano de ellos, Julián Bustelo, y dos amigos cercanos: Jorge y Jesús Cahíza.

«Cuando ya no hubo trabas, le dije a mi hermano: “armemos esto”. El contrato del café anterior terminó en mayo de 2010, hicimos toda la remodelación y ahí empezamos» cuenta Matías. Para noviembre de ese mismo año Bute ya estaba trabajando. «El nombre surge del lunfardo del tango de bute, y refiere a la excelencia, a algo bien hecho. Queríamos buscar un nombre auténtico y lo que queremos es la excelencia, hacer algo excelente para compartir un momento de amigos», agrega.

A mediados de este año llegó la segunda sucursal, en Palmares, y hoy los dos locales ofrecen una amplísima carta para disfrutar. Desayunos, almuerzos breves o para comer con tiempo, postres, picadas, pastelería y cafetería, sugerencias para antes de entrar al teatro (o al cine) y muchas opciones en coctelería, desde la mañana y hasta entrada la madrugada las puertas están abiertas para mendocinos y visitantes, con una carta de vinos de más de 15 bodegas.

Con el nacimiento de Bute Palmares los socios aprovecharon para remodelar también el de la plaza Independencia. «Había quedado tan copado el diseño que nos obligó a cerrar un mes el otro y modificarlo también, para que quedaran los dos con el mismo concepto, con la misma carta, con la misma línea», explica Matías.

Y amplía: «Tanto allá (en Palmares) como acá (Bute Plaza) se usó un estilo art decó para la parte de diseño, en definitiva puede ser un living de casa. El de Palmares es más neoyorquino de los años 50, y acá, teniendo este edificio y una esquina más parisina por la plaza y el Teatro Independencia, es más francés, por los sillones, las lámparas…».

Y estar frente al teatro más importante de la provincia no es poca cosa ya que por las mesas de Bute han desfilado toda clase de artistas nacionales como Lisandro Aristimuño, Julio Bocca, Facundo Arana, Soledad Silveyra, Hernán Piquín y la banda Bomba Stereo, entre muchos otros.

Cena y show

Todos los martes de 22 a 23 son noches de jazz en Bute. La banda Mixtura acompaña la cena o los tragos con su música en vivo. «Mendoza es una ciudad cosmopolita, estamos entre las ciudades maravillosas, tenemos que tener actividades todos los días para los que quieran hacer algo un martes» dice Matías.

«No es exclusivamente el jazz básico y puro instrumental, también hay rock, bossa, tango y bolero sobre una base jazzeada. Te da un show para todos los gustos».