Invocando al navegante James Cook, explorador de islas y mares, los socios del nuevo wine bar y restaurante ubicado en una antigua bodega de Chacras, proponen aventurarse a probar vinos, inclusive a hacer tus propios blends. El proyecto contempla habitaciones de hotel en las piletas de la cava.

    En una bodega de más de 100 años, el enólogo Lucas Amoretti y su socio Francisco (Pancho) Catena, propietario hoy de la bodega ubicada en la calle Viamonte de Chacras, encaran un novedoso proyecto que contempla la creación de habitaciones de hotel dentro de las piletas de vino.

    IMG_2603

    En una de las naves  lindante con el espacio donde funciona Taverna Culture Hall, se abren las puertas de James Cook, wine bar, restaurante, bodega nocturna y hotel. El lugar conserva los tanques de acero para la vinificación y ha sido ambientado con detalles de época y objetos que nos remontan al entorno del navegante Cook en el siglo XVIII. Mapas, libros, lámparas a gas, objetos del capitán y una iluminación acorde nos introducen en una película donde pasamos a ser protagonistas de la aventura.

    «Proponemos explorar vinos de dos terruños premium, el Valle de Uco y Luján de Cuyo», explica Lucas Amoretti, a cargo de la selección de etiquetas. Los mapas de estas dos regiones han sido recreados en una cartografía antigua para generar el clima necesario e invitar a descubrir vinos.

    «Hacemos una selección de los mejores vinos de estos dos terroirs y elegimos las mejores cuatro bodegas de cada uno, explica Amoretti. También hay vinos del grupo Los Taninos (170 enólogos) de los que seleccionamos sus mejores etiquetas».

    Cook-64

     

    «El proyecto nació para hacer nuestros vinos de alta gama,  Instintos y Just Fly Fish de Francisco Catena  y Entonado, mi línea. Podríamos decir que en el lugar tenemos tres en uno: está la bodega nocturna, el wine bar y el restaurante», cuenta Lucas.

    Además el proyecto incluye un hotel que ya funciona con habitaciones que están afuera de la bodega. Sin embargo está proyectado hacer habitaciones dentro de las antiguas piletas de vino, anticipa Amoretti.

    Cook-88

    En la barra, los tragos con vino que prepara el bartender son únicos y cuentan con el asesoramiento de Facundo Llaver para el diseño de la carta. También hay cócteles tradicionales con espirituosas y destilados y por supuesto el restaurante con una carta variada en tablas, pinchos y platos para maridar con el vino que elijas.

    El wine bar supera las propuestas tradicionales, quien va puede armar su propio blend, y cada vez que volvés podés mejorarlo, asegura el enólogo.

     

    Los socios Catena y Amoretti, también asesoran sobre emprendimientos vitivinícolas y en el caso de James Cook y los clientes que quieren hacer su vino, pueden optar por tener  una barrica, un tanque, una pileta, o inclusive armar su propia bodega o finca.

    Las noches en James Cook van de la mano de Djs invitados, artistas que exhiben y venden su obra en muestras rotativas y un dato de color es que también cuentan con un velero en Potrerillos. Quienes van a James Cook puede seleccionar su vinos y hacer la degustación en el velero, contratando el servicio.

    El bar está en Viamonte 4961, Chacras de Coria.  @jamescookar

    Fotos: Gentileza James Cook