El patio cervecero de Guaymallén es una verdadera aventura de sabores, buen ambiente y una carta osada y sabrosa

AAbrió sus puertas el chiringuito de Hipólito, el primer beer garden de Guaymallén.. Ubicado en el nuevo Paseo Las Cortaderas Pueblo Nuevo, tiene una impronta familiar y un detalle que cotiza: los pedidos no pueden demorarse más de 10 minutos. Rapidez y sazón caracterizan a Hipólito, un bar cuyo nombre remite a la historia del corsario Hipólito Bouchard.

Los individuales, impresos con un mapa al estilo pirata, simulan los trayectos recorridos por este aventurero de origen francés que llegó a nuestras costas y se unió a la revolución libertadora, participando en la gloriosa batalla de San Lorenzo, a las órdenes de San Martín.

Entre otras hazañas, con su fragata llamada «La Argentina», Hipólito Bouchard dio la vuelta al mundo llevando la bandera argentina. Algunas de las ciudades que recorrió fueron Madagascar, Filipinas, Indonesia, Hawái, California, Santa Bárbara, México, El Salvador, Perú, para luego regresar a nuestro país y unirse nuevamente a la cruzada libertadora en Sudamérica.

Ramiro Astié, chef de Hipólito –al estilo del corsario Bouchard– nos lleva en un recorrido gourmet utilizando sabores de diferentes territorios. «Lo importante a la hora de innovar es poder adaptar sabores de diferentes lugares del mundo a nuestras comidas tradicionales», asegura.

Junto a su hermana Esperanza son los responsables del restó-bar que abre sus puertas de martes a domingo, a partir de las 18. Ideal para una noche familiar, el jardín de Hipólito tiene juegos para niños, estacionamiento gratuito y seguridad.

La carta propone pizzas gourmet en originales combinaciones y variedades. La mediterránea, la Argentina con lomo en tiras y chimichurri, la calabresa, y la vedette Hipólito que lleva queso cheddar y panceta. Además son tentadores los lomos rústicos con 250 gramos de carne de lomo cortada en tiras. El lomo argentino sale con chimichurri, el americano de cerdo con barbacoa, y el asiático de pollo con salsa teriyaki. Hay variedades vegetarianas y opciones para celíaco,  papas rústicas y papas Hipólito (con cheddar y panceta) y burgers en dos variedades. Una exquisitez es el pancho con salchicha búlgara cocinada a la plancha, que sale dorada y crujiente y se sive con cheddar y palta. Un detalle que agrega sabor: los panes son de elaboración propia.

¿Y los postres? Delicias que se alternan: chocotorta, mousse de chocolate y tiramisú.

Bajo un espectacular pimiento de más de 50 años, el beer garden invita a pasar los atardeceres del verano disfrutando de tragos y cervezas Imperial en todas sus variedades, siempre bien heladas.

La barra prepara los Mojitos Black que llevan azúcar negra o los Mojitos Black Malibú con ron de coco; hay gin tonic, gin pepper (con pimienta y jengibre), Pomelina (vodka con pomelo) y otras combinaciones frutales.

Para agendar: los miércoles en Hipólito se cocinan al fuego, carnes, verduras y todo lo que resista el calor de las brasas. Además, todos los días de 18 a 21 hay happy hour de cervezas.

Artículos Relacionados

  • Veve Beatriz

    Esta excelente pero las dos veces que fui no pude entrar súper lleno se hace reserva

  • Esperanza Astie

    Excelente nota muchas gracias chicos…….