En plena Ciudad podés deleitarte con los cannoli más ricos, elaborados con la receta original de una nona siciliana. Dejate tentar.

    Durante los últimos meses hemos descubierto que Mendoza tiene rincones increíbles, que nos hacen viajar con el recuerdo, los sabores y los aromas. Como lo hace Nnoli Caffé, un emprendimiento de hermanos que nos acerca a la pastelería italiana y cientos de historias dulces relacionadas a los cannoli.

    Tomarnos un avión hasta Italia para probar un verdadero cannolo (en plural es cannoli) puede llegar a ser un tanto engorroso y para que no te quedes con la tentación de comer uno, te proponemos que visites el local ubicado en calle Rivadavia, antes de llegar a 9 de Julio.

    Flavia y Dino son los creadores de este proyecto que ofrece una variada gastronomía italiana y que tiene como estrella de su carta al dulce relleno nacido en Sicilia, el mismo que acostumbraba a prepararse para los carnavales.

     «Se dice que se elaboraba en los conventos y que llegó a ser popular a través del carnaval. Por eso es que los cannoli representan celebración, alegría y un corte de la rutina diaria… es lo mismo que queremos transmitirle a las personas cuando vienen a degustarlos a Nnoli. Que vivan una experiencia riquísima, relajada y de charlas interminables con amigos».

    Los hermanos y colegas son de sangre tana y a los comensales les preparan el auténtico cannolo, ese que con su sabor te lleva directamente a la otra parte del mundo. Y es que utilizan una receta original heredada de la nona María Assunta Papotto de Capizzi, quien nació en Randazzo y emigró a la Argentina.

    Ella es quien escribió a mano el paso a paso que hoy se sigue en este local, «es la abuela de mi esposa y la familia nos la brindó con mucho amor; la sacamos de su cuaderno de recetas antiguo y está escrita con palabras mitad italiano y mitad español», revela Dino.

    «La hacemos al pie de la letra, todo artesanal, con la mejor materia prima disponible para servirle a los clientes un cannolo que lo lleve a los recuerdos de viajes o de momentos compartidos con la familia. No usamos aditivos ni conservantes», suma Flavia.

    Este pequeño tubo de masa crocante con distintos rellenos tiene su magia al momento de dar los mordiscos y es que la combinación del crunchi de la masa y de la suavidad del relleno es única. «Elaboramos a diario en nuestra cocina, el producto es fresco y lo rellenamos cuando el cliente elige la crema para que la masa no se humedezca», cuentan los hermanos.

    En Nnoli se puede ordenar un cannolo de ricotta con toques cítricos, de crema pastelera de vainilla, de crema pastelera de chocolate o de mousse de dulce de leche, «hicimos una unión de culturas al sumar esta opción bien conocida por los argentinos». Se decora con azúcar impalpable espolvoreada y con un topping a los extremos, que puede ser de naranjas caramelizadas, frutos secos o chips de chocolate.

    «Son las combinaciones más buscadas acá y las típicas en Italia, su pastelería tiene mucho con fruto seco, crema pasticcera, ricotta y pistacchio; de hecho ya estamos proyectando sumarlo a nuestros sabores».

    Este producto novedoso permite adaptarlo a diferentes combinaciones de sabores y rellenos, al ser versátil da la posibilidad de adaptarlo en función a fechas especiales, «para el día del niño ofrecemos como toppings confites de chocolates, granas de colores y dulces con formitas; o para el día de la madre, cerezas al marrasquino, por ejemplo».

    Para cualquier reunión en casa o con el simple motivo de querer elaborar sus propios cannoli en familia, Nnoli Caffé dispone de un kit para llevar. Contiene seis tubos de masas listos para ser rellenados con dos de las variedades a elección, los toppings y el azúcar impalpable para darle el toque final.

    «Como lo distintivo de este dulce es comerlo en el momento para que esté crocante, es que creamos esta idea para dar la posibilidad de disfrutar el producto con su mejor sabor y presentación», además de que es una buena forma de interactuar y jugar con todos los integrantes del clan.

    Escuchá el Podcast donde Flavia revela los secretos de su abuela para hacer un cannolo crocante.

    Opciones gastronómicas italianas en Nnoli Caffé

    El plus de sentarte en una mesita de Nnoli Caffé es el sentimiento de remembranza y el poder que tiene su comida de transportarnos a momentos felices.

     

    En la sección de pastelería encontrarás la sfogliatella, una masa hojaldrada oriunda de Nápoles que guarda cierta similitud con una factura pero que es realizada con un proceso diferente. Son capas de hojaldre que se rellenan en crudo con ricota y toques de cítricos y luego van al horno.

    «Lo que notamos es que cocinaban con ingredientes sencillos, que tenían a su alcance y que el secreto estaba en la nobleza de la materia prima y la práctica en la elaboración. Nosotros practicamos mucho cada producto para servir la mejor versión».

    Para la hora del almuerzo o cena, proponen una bruschetta caprese con aceite de oliva, tomates cherry, albahaca fresca y bocconcino; un panini de jamón crudo, rúcula, parmesano y crema ciboulette, o el pan pita integral de semillas con zucchinis, berenjenas y tomates grillados, mozzarella, palta y cebolla morada.

    Para acompañar lo dulce o salado es ideal una granita, un licuado de frutas naturales que se prepara con un procedimiento específico de congelamiento; ideal para las temperaturas altas.

    La cafetería está siempre abierta y ofrece deliciosos desayunos y meriendas con porciones de tiramisú o compacto de limón, además de productos regionales como tortitas, medialunas, cookies o bizcochuelo.

    Si te tentaste, no lo dudes más y andá a conocer Nnoli Caffè. Su dirección es Rivadavia 114 de Ciudad. Sus horarios de atención, de lunes a sábado de 9 a 13 y de 16:30 a 20:30. Todos los productos se encuentran disponibles para consumir en el local o take away. Pedidos por whatsapp al 261-2158005 o PedidosYa. Instagram: @nnolicaffe

    Fotos: María Eugenia Conte y Mayda Rodas