Seis hermanos y un grupo de amigos abrieron las puertas de su casa familiar para que los interesados puedan realizar su propio gin y lo acompañen con exquisita comida argentina.

Hablar de Espíritu Zorro nos lleva a pensar en el ser mitológico de la cultura china y japonesa al cual la sabiduría le permite transformarse en lo que desee. Y es justamente el sentido de la mutación la que quieren compartir los hermanos Roby y un grupo de amigos con su proyecto.

La transformación del vino Malbec en gin es lo que sucede en la microdestilería ubicada en Chacras de Coria; la misma que abre sus puertas a grupos (de entre 2 a 8 personas) para que vivan una experiencia full day en la que se combina la destilación de aguardiente y aguardiente de vino con gastronomía argentina a cargo del chef Lucas Bustos.

Alessandro Conti Tomellini, el Master Distiller, revela que las personas podrán jugar y aprender sobre lo que es el gran mundo de la destilación a través de su propia experiencia en la elaboración de macerados de enebro -el botánico por excelencia del gin- con otros botánicos y cítricos y su posterior microdestilación en pequeños alambiques de cobre.

Además, los visitantes tendrán la posibilidad de hacer el proceso primario de destilar vino Malbec para obtener así un aguardiente a base de alcoholes vínicos. Lo genial de todo es que la bebida espirituosa obtenida será degustada en diferentes tragos cuando esté en su punto.

«Las bebidas que se elaboran por destilación y/o por destilación y maceración, son las llamadas espirituosas y se dice que uno le saca los espíritus a los botánicos, su integridad», cuenta Conti Tomellini y a su vez explica que la destilación se divide en tres partes: cabeza, corazón y cola.

«Hay que saber separarlas ya que la cabeza tiene alcoholes que son peligrosos en altas concentraciones en sangre; sacamos lo desagradable en aroma y sabor. Lo que usamos y sirve, es el corazón. Es decir, el alcohol etílico. La cola ya viene con aceites esenciales y es lo que produce el mal llamado ‘ hachazo en la cabeza’ después de beberlo; no se usa», asegura.

Un sector de la casa que llama poderosamente la atención es el «túnel de cata» en el que están expuestos todos los botánico y aromáticas, algunos ya macerados en agua o en alcohol, que pueden seleccionarse para hacer la receta propia. «La idea es que la gente juegue allí, que conozcan las aromáticas para que escojan lo que deseen y lleguen a un sabor rico con su propia bebida», comenta el Master Distiller de Espíritu Zorro.

Un dato importante es que no hay una sola receta de gin, pero la que se elija hacer,  sí o sí debe tener enebro; la cantidad depende del productor pero siempre es en mayor proporción que los botánicos. «Hay que tener cuidado a la hora de la mezcla de botánicos y aromáticos; hay que ir probando para que el resultado final sea rico», lanza Alessandro.

La propuesta se completa con cocina criolla a las brasas que sirve de maridaje perfecto para disfrutar los destilados y el vino Malbec de la casa.

El chef de Espíritu Zorro, Lucas Bustos, desarrolla una cocina argentina de fuegos y trabaja con técnicas locales de parrilla, horno de barro, ahumador y plancha. «Desarrollamos todo con productos mendocinos y recetas clásicas, platos que la gente después pueda reproducir en su casa y que, cuando lo hagan vuelvan acá, a los que sucedió en esta casa», comenta Bustos.

«La idea en esta cocina es que todo sea lo contrario a la teoría; que la gente haga, participe, cocine porque es la única manera para que después reproduzcan un plato», agrega.

Así que los interesados ya saben, cuando circulen por calle Loria y vean un árbol interno, alto y vestido con tejidos de colores, frenen porque ahí vivirán la experiencia Espíritu Zorro, única en la provincia.

Espíritu Zorro. Dirección: Loria 5973, Chacras de Coria. Días de atención: de Lunes a sábado. Duración de la experiencia: 6 horas aproximadamente. Teléfono para información y reserva: (0261) 155-932059 -las mismas se puede realizar con un mínimo de 24 horas de anticipación-.

Artículos Relacionados