Skip to content Skip to footer

Pasión por los 70

Alejandro Pizarro es arquitecto de profesión, pero su pasión por la cultura de los años 70 lo llevó a producir un ciclo que concluye este sábado y que presentó 52 exitosos conciertos.

Dice enfáticamente: «No vivo anclado en el pasado». Y, sin embargo, el productor y alma mater del ciclo «Homenaje al rock de los 70» consiguió hacer de la música nacida hace más de 40 años un fenómeno de inusual vigencia en Mendoza.

Alejandro Pizarro se dice marcado a fuego por esa década prodigiosa, que permitió el nacimiento de algunos de los grupos de rock más admirados de todos los tiempos, pero que también estuvo motorizada por una generación idealista y combativa.

Luego de cinco ediciones, el ciclo «Homenaje al rock de los 70» terminará este sábado con el imponente concierto de la banda local Eclipse, que interpreta la música de Pink Floyd y que en esta ocasión presentará Echoes, un recuento de algunas de las mejores canciones de la banda inglesa.

Pero este show dará cierre no sólo a la edición 2015 del ciclo, sino al ciclo en sí mismo, que comenzó en 2011 con algunos conciertos de bandas-tributo y acabó conformando un encuentro anual que conjugó música, cine, teatro, charlas y muestras.

Y detrás de todo, el impulsor principal no fue ni un músico, ni un director, ni un actor: fue un arquitecto, pero cuya pasión y conocimiento de la cultura de los 70 lo llevó a transitar este camino que ahora concluye en el año más exitoso (casi todas las presentaciones a sala llena), pero que deja atrás, entre otros números, una cosecha de 52 conciertos.

«Sentí que había que terminar. De alguna manera, el ciclo alcanzó su cima en 2013, cuando pude hacer lo que tenía en la cabeza hace rato: un encuentro conceptual que cruzara música, conferencias, muestras, todo lo que permitiera mostrar la influencia de los 70 en la actualidad», reflexiona Alejandro Pizarro, quien es seguramente uno de los más ilustrados conocedores en Mendoza del rock de los 70, especialmente en inglés (y muy particularmente, del grupo Yes).

Pero, ¿por qué había que terminar con algo que estaba mostrando, este año, su plenitud y su mayor convocatoria? Pizarro dice que porque hay que concluir cuando está todo hecho. «Creo que habíamos conseguido muchas cosas. Continuidad, presentaciones de altísimo nivel, visitas de grupos como Genetics o Tony Levin, y también el debut de bandas que hoy en día siguen su camino», admite el arquitecto y quien ha diseñado los logotipos de bandas como Yes Spirit y Zonda Projeckt. En lo personal, Pizarro dice, además, que pudo confortarse al dedicar cada uno de los tres últimos ciclos a personas muy queridas que perdió consecutivamente a fines de los 70. «Yo tuve golpes fuertes en ese tiempo. El vivir intensamente en esa época me formó, sin darme cuenta. Yo soy lo que soy gracias a esas vivencias», cuenta el productor.

La semana de la despedida de este ciclo lo encuentra sin nostalgia, sin embargo. Y eso que comenzó de la peor manera: con la muerte de Chris Squire, bajista de Yes. «Fue una confirmación más de que estaba haciendo lo correcto al terminar con esto. Pero siempre pueden aparecer cosas en el futuro, ya veremos cómo sigue todo. Por ahora, sabe que tiene el mismo motor de siempre: «Inquietud pura por la vida y por las cosas, para aprovechar al mango lo que uno puede ser».

 

[alert type=blue ]Cierre del Homenaje al rock de los 70. Eclipse presenta: Echoes. A las 22, en la Nave Cultural (España y Maza, Ciudad). Entradas: $150, $130 y $110.[/alert]

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pasión por los 70 - Inmendoza