En el día del libro repasamos algunas de las obras literarias que escribieron autores de Mendoza y que no podés dejar de leer. Eligen escritores y lectores de todo el país.

No se me ocurren muchas maneras para celebrar el día del libro. Apenas tres: leer, escribir o recomendar un libro. Pero el universo de las recomendaciones es enorme. Por eso, hoy no es mala idea elegir de entre la ancha biblioteca universal el anaquel de la literatura mendocina. Y convocar no sólo los gustos propios, sino los de buenos lectores que quieran compartir su preferencia a la hora de decidir cuál es el mejor libro de un autor mendocino.

Basta entonces una pregunta, lanzada en la tertulia inasible de Facebook, para sumar recomendaciones. Con ellas, conformamos este directorio de libros mendocinos de esos que no hay que dejar de leer.

El libro más recomendado resulta, por lejos, Zama, la desoladora novela que el gran Antonio Di Benedetto publicara en 1956 y que, al decir de Juan José Saer «es comparable a las obras mayores de la literatura existencialista (La náusea y El extranjero)… pero superior a esos libros».

Zama, la genial novela de Antonio Di Benedetto.

Zama, la genial novela de Antonio Di Benedetto.

En medio de más novelas del mismo autor también recomendadas y otras, como La saga de los Confines (Liliana Bodoc) o Polvo y espanto (Abelardo Arias), la poesía también gana su lugar con la que es, quizá, por magnitud, el equivalente a Zama en la lírica: Piedra infinita (1942), de Jorge Enrique Ramponi, que inspiró a poetas tan insignes como Pablo Neruda. También los poemarios y libros narrativos de Armando Tejada Gómez aparecen entre los sugeridos.

Así que en el Día Internacional del Libro, encabezamos las recomendaciones con esas obras y compartimos a continuación todos los títulos mencionados. Es un buen ejercicio para ver cuántos libros mendocinos están ahí, esperándonos para ser leídos.

Entre los que compartieron su gusto para sugerirnos un libro hay escritores como María Teresa Andruetto, Daniel Freidemberg, Tom Maver, Alejandra Correa, Luis Villalba, Ricardo Costa y Hernán Schillagi. Y muchos lectores excelentes, como verán.

Piedra infinita, poema fundamental de Jorge Enrique Ramponi.

Piedra infinita, poema fundamental de Jorge Enrique Ramponi.

Los mejores libros mendocinos

Zama, de Antonio Di Benedetto (novela)

Piedra infinita, de Jorge Enrique Ramponi (poesía)

La saga de los Confines, de Liliana Bodoc (novelas)

Las mil y una noches argentinas, de Juan Draghi Lucero (cuentos)

El silenciero, de Antonio Di Benedetto (novela)

Polvo y espanto, de Abelardo Arias (novela)

Dios era olvido, de Armando Tejada Gómez (novela)

 Los cuerpos, de Luis Villalba (cuentos)

Absurdos, de Antonio Di Benedetto (cuentos)

Matar la tierra, de Alberto Rodríguez hijo (novela)

Amanecer bajo los puentes, de Armando Tejada Gómez (novela autobiográfica)

La cabra de plata, de Juan Draghi Lucero (novela)

La fuerza de los Monterrey, de Eliana Abdala (novela)

La iluminada, de Raúl Silanes (poesía)

Hotel Alejamiento, de Fernando G. Toledo (poesía)

Negradas, de Oscar Miremont (poesía)

Agualima, de Gabriel Vacchelli (novela)

Álamos talados, de Abelardo Arias (novela)

Ahí va Lucas Romero, de Armando Tejada Gómez (poesía)

Minotauroamor, de Abelardo Arias (novela)

Bajo estado de sangre, de Armando Tejada Gómez (poesía)

Open Door, de Alfredo Bufano (cuentos)

Toda Mafalda, de Quino (historietas)

Gallito ciego, de Hernán Schillagi (poesía)

La verde lejanía del recuerdo, de Benito Marianetti (ensayos)

Tres poemas, de Alfonso Sola González (poesía)

De Mendoza a Tokio, de Fernando G. Toledo (novela)

Cuentos para matar… te, de Emilio Fernández Cordón (cuentos)

La memoria del polvo, de Juan Coletti (cuentos)

Los peligros del agua bendita, de Rubén Valle (poesía)

Devolución de Babel, de Raúl Silanes (novela)

Mortal en la noche, de Fernando G. Toledo (poesía)

El resfrío del Yeti, de Fabián Sevilla (cuentos)

La cautiva de las pampas, de Juan Draghi Lucero (novela)

Los únicos privilegiados fuimos los niños, de Oscar Chena (novela)

Amapolas de plomo, puñaditos de arena, de Osvaldo Tramontina (novela)

Verticales a Dios, de Andrés Oliver (poesía)

Sin galera y sin bastón, de Aldo César Montes de Oca (ensayos)

Arriba pasa el viento, de Fernando Lorenzo (novela)

Cuentos para matar el tiempo, de Emilio Fernández Cordón (cuentos)

Notas de agosto y otros poemas, de Juan López (poesía)

Los suicidas, de Antonio Di Benedetto (novela)

Los telares del sol, de Armando Tejada Gómez (poesía)

Museo flúo, de Rubén Valle (poesía)

El jardín del infierno, de Mercedes Fernández (novela)

Termalia, de Carlos Ponce (novela)

La hija de la cabra, de Mercedes Araujo (novela)

La plaza departamental de Rivadavia, de Enrique Pizzutto (ensayo)

La saga de los Confines, exitosa trilogía de Liliana Bodoc.

La saga de los Confines, exitosa trilogía de Liliana Bodoc.

Los que colaboraron con las recomendaciones fueron: Hernán Schillagi, Fernanda Rodríguez Briz, Verónica Alcalde, Santiago Imazio, Griselda García, Elbi Olalla, Romina Ayelén Sejas, Leonardo Lugo, Martín Moreau, Susana Arenas, Daniel Freidemberg, María Teresa Andruetto, Paula Ripamonti, Carlos Pereiro, Sergio Faría, Jorge Martín, Rosana Villegas, Ricardo Bugarín, Patricio Emilio Torne, Analía Garcetti, Raúl Adriazola, Pablo Lazzarano, Fernando Costabile, Germán Mémoli, Flabio Búmbalo, Ariel Lerda, Ernesto Stocco, Paola Alé, Martín Appiolaza, Sebastián Goiburo, Gustavo Tarantuviez, Julio Rudman, Javier Piccolo, Hugo Chiavetta, Valeria Mendez, Gustavo Parra, Fabián Almonacid, Vero Assumma, Simón Esaín, Guillermo Olarte, Gabriela Ramos, Laura Rudman, Malena Rey, Elina Giunta, Javier Galarza, Ivana Pizzutto, Alejandra Correa, Alejandro Mendez Casariego, Omar Ochi, Alex Layton, Maximiliano Ríos, Alejandro Orellana, María Cristina Castillo, Pablo García, Carlos Fernández, Luis Alfredo Villalba, Juan Villalba Filippini, Sonnia de Monte, Irene Vinci, Isabel Steinberg, Pablo J. Gullo, Mariana Tarquini, Jorge Córdoba, Federico Werner Schlegel, Guillermo Mosso, Pochi Zimmerman, Gabriela Figueroa, Coco Yáñez, Rodolfo Bardin, Ricardo Costa, Tom Maver y Aurelia Bizaguirre.

Artículos Relacionados