La luna y nuestro mundo emocional están estrechamente ligados. Iñaki de Plutón, mendocino aficionado a la astrología nos cuenta cómo influye el astro en nuestras vidas y anticipa lo que sucederá con la próxima luna llena.

    Iñaki de Plutón, joven mendocino que se embarcó hace años en el mundo de la astrología, nos tiende la mano de la sabiduría en una caminata que conduce a los senderos más profundos del autoconocimiento. En esta nota nos adentramos en el poder  de este mágico astro y su infinita conexión emocional con los humanos.

    luna iñaky de plutón 2

    Hace años en la historia que las personas experimentan conexiones profundas con esta entidad astrológica, desde su desarrollo en el mundo de la agricultura, su relación con las mareas, hasta el poder inducirnos de forma dócil en el sueño, además de revestirnos de sensaciones y energías.

    ¿Por qué se da la relación de la luna con las mareas?

    Las lunas nuevas y las lunas llenas influyen mucho en las mareas por la órbita de este astro, sobre todo en sus volúmenes. Cuando ocurre alguna de las dos alineaciones, el sol se alinea a 0° de distancia en luna nueva y a 180°en lunas llenas. Justamente esa alineación produce la influencia de la órbita lunar sobre el nivel de las mareas. En los cuartos crecientes y menguantes la marea esta baja, es la época de las “mareas muertas”. Así que la luna con el agua guarda una relación bastante poética.

    Un estudio de la NASA revela cómo fue el origen de la Luna - AS.com

    El astrólogo nos cuenta que en cuanto a las influencias sobre nuestro cuerpo, la luna puede generar retención de líquido en nuestro organismo o dificultades para conciliar el sueño, sobre todo en lunas llenas. Básicamente por una cuestión emocional que es lo que remueve este astro dentro de nosotros. «Hay una conexión muy bonita entre el mundo emocional y mental que la luna viene a despertar en nuestro interior».

    Remontando a años pasados en donde el ser humano no disponía de los avances tecnológicos actuales, Iñaki profundiza en el gran interés que tenía la sociedad en la luna para temas vinculados a la agricultura, que se mantienen con rigor en la actualidad.

    «La luna indica los tiempos de cosecha y siembra. Las lunas llenas históricamente se utilizaban como momentos de cosecha. En la luna nueva, en cambio, se coloca la semilla, se siembra. Es una relación muy bonita porque en cierta forma, nos organizamos como sociedad en muchos sentidos en base a la luna. Es todo cuestión de ciclos, también hay muchas coincidencias con el tema del período menstrual de la mujer».

    El joven nos cuenta sobre la duración de los ciclos que transitan en las profundidades del misterioso Universo. Un ciclo lunar completo, de luna nueva a luna llena en el mismo signo, consta de seis meses.  La próxima luna llena, el 11 de agosto, es de Acuario porque el ciclo se inició el 1 de febrero con la luna nueva en ese mismo signo. Otro ciclo es el que se da cada 29 días, el que nos permite apreciar todos los meses las distintas fases de la luna.

    ¿Hay diferencias entre luna nueva y luna llena?

    Sí claro, son diferentes, bien diferentes. Justamente para explicarlo utilizo el ejemplo y analogía de las cosechas que te contaba. La luna nueva remotamente está asociada con el momento de plantación, un momento de inicio para nosotros. En cambio la luna llena es el momento de cosechar eso que hemos sembrado. Concretamente un período que nos invita a la reflexión, a la meditación y al aislamiento. Mirar lo que sucedió hacia atrás y pensar.

    ¿Entonces en la luna nueva estamos más enérgicos?

    Exacto, nuestra energía está renovada y tenemos ganas de iniciar proyectos o fuerzas para encarar nuevas etapas. Estamos con más pilas por así decirlo.

    ¿Y en la llena más sensibles?

    En cambio en la llena tendemos a estar con energías más bajas porque ya venimos de un ciclo cumplido, entonces es un momento que se presta para estar tranquilos, reflexionar, para soltar determinadas cosas, circunstancias en que estamos híper emocionales y sensibles.  Momento de mirar hacia adentro y observar cómo nos hemos sentido en el último tiempo.

    ¿Hay un por qué de esa sensibilidad en la etapa de luna llena?

    Claro, es un momento de ebullición emocional porque se pone luz en donde antes no había o existía sombra. Se le da consciencia a lo inconsciente. Básicamente el sol está proyectando toda su luz sobre la luna y la luna como dijimos tiene que ver con el mundo emocional y subconsciente. Por lo siguiente esa luz viene a despertarnos.

    El sol tiene que ver con la consciencia, lo que toca lo ilumina, entonces el sol hace brillar esas emociones o sentimientos. La luna resguarda en su oscuridad esas emociones que tenemos en profundidad entonces al ser iluminadas aflora incluso lo que muchas veces no expresamos o tenemos resguardado en lo hondo.

    Luna llena en Libra de abril 2022: influencias energéticas de la Luna de Pascua

    ¿Por qué la luna influye en nosotros?

    La luna tiene que ver con el mundo del subconsciente y las emociones. Está estrechamente conectada con el agua y ¿qué tenemos justamente nosotros dentro del cuerpo?: agua y emociones. Influye en la forma que tenemos de relacionarnos, gestionar y expresarnos.

    ¿Qué significa que un signo determinado esté en la luna?

    El signo en que está la luna nos indica cómo vamos a expresar nosotros ese mundo emocional. La casa en la que esté la luna es el área de nuestra vida en la cual vamos a encontrar ese refugio emocional.

    ¿Si no tenemos sanada la luna puede ser un aspecto complicado para alguien?

    Hay complejidades a nivel emocional y más con personas que no son muy conscientes de lo que sienten y transitan. Por su naturaleza astrológica hay lunas más complicadas de llevar que otras.

    En definitiva la luna no es sólo nuestro mundo emocional sino también algo en donde vamos a encontrar refugio. A la vez hay emociones más complejas que otras con sus raíces en aspectos más profundos.

    Es importante conocerse a uno mismo y a sus emociones para poder expresarlas. Al reprimirlas muchas veces salen en sentimientos negativos como la ira, el aislamiento, la depresión o conducen a un malestar físico.

    ¿Crees que hay más acercamiento de personas a la astrología en la actualidad?

    Creo que se está dando una mayor apertura desde hace unos cinco o seis años. Veo a la gente mayor informada con estos temas. En mi generación me tocó crecer con los horóscopos. Ahora se tiene acceso a una data más precisa y enriquecedora. Me he topado con gente que no ha estudiado pero que cuenta con muy buena información. No hace falta irse a una cabaña en Nepal para precisar de estos datos.

    Tener este tipo de conocimientos desemboca positivamente en personas con un mundo emocional más consciente, gente que se quiere hacer cargo de sus emociones. Algo que es fundamental a nivel humano y colectivo.

    ¿Cómo te adentraste a este mundo?

    Gracias a un amigo descubrí la complejidad de la astrología y arranqué con la astrología psicológica y evolutiva que es donde me desenvuelvo.

    ¿Qué es la astrología psicológica y evolutiva?

    Tiene que ver con el tema emocional y subconsciente. Además de una evolución y trascendencia de la persona. Brinda herramientas de autoconocimiento. En todas las cartas se tiene una visión evolutiva. Incluso podes trascender a tu propia carta llegando a las energías más altas y más puras.

    ¿Por qué elegiste a la luna como tópico principal?

    Surgió porque yo sentía -desde mi  humilde entender-, que se hacía mucho énfasis en otras cosas dentro de la astrología pero no en la luna y sus ciclos. Quería abordar en profundidad el tema de las emociones que justamente era algo súper delicado en ese momento porque arranqué en  época de cuarentena. Muchos de nosotros experimentamos momentos difíciles a nivel interno en ese tiempo. Consideré importante tener herramientas para abordar el mundo emocional.

    luna

    ¿Me querés contar de la luna llena de esta semana?

    Se viene una luna llena muy bonita en Acuario el 11 de Agosto a las 22:35 hs. en Argentina. Esta luna trae una triple conjunción de planetas en Tauro que asimila una necesidad de cambio.

    La luna nueva de Acuario fue en febrero, justo cuando estábamos saliendo de la cuarentena por completo después de estar privados en cierta forma de nuestra libertad, que es lo que este signo representa. La luna que se avecina  nos invita a mirar hacia atrás y reflexionar lo que fuimos no solo como individuos sino como colectivo ya que Acuario nos habla del conjunto, de la humanidad. Si dentro de la libertad ganada después de un período de encierro, hicimos las cosas bien como sociedad. ¿Qué reflexionemos a nivel global logramos?, ¿qué hicimos con la libertad?, ¿cómo nos desenvolvimos en grupo?, ¿qué hemos hecho para mejorar nuestra realidad? Reevaluar si la forma de organizarnos es próspera para nuestro planeta.

    Obviamente a nivel individual también influye, va a movilizarnos respecto a las decisiones que estamos tomando para nuestra vida y replantearnos el status quo, va a venir a incomodarnos, a conscientizarnos de  lo obsoleto a lo que nos apegamos. Muchas veces nos refugiamos en la comodidad pero si nos cerramos a eso no tenemos la oportunidad de crecer de otra forma. Esta luna viene para movernos, salir de ese estado albergado de comodidad que nos frena. Soltar cosas viejas y abrazar lo nuevo con la libertad de Acuario.

    Nota: Cata Giachino