«¿Y si el cambio empieza por mí?» Esa es la pregunta que la coach nos invita a hacernos para destrabar síntomas y emociones.

    La pandemia puso en jaque al mundo entero; cambió la «normalidad» de cada persona y nos demostró a cada uno otras maneras de ser, vivir y sentir. Después del caos siempre viene la calma pero… ¿qué pasa con los miedos, la incertidumbre y los sentimientos más perjudiciales?

    Este tema es alucinante y podríamos hablar horas porque cada uno, desde su propia experiencia y recorrido, tendrá algo por contar. 

    Guada Peña y Lillo es coach internacional, terapeuta, acompañante y formadora de quienes empiezan la búsqueda para ser su mejor versión y hacer una transformación personal; es una acompañante formada con varias técnicas y herramientas que nos ayudan a recorrer nuestro propio camino de evolución.

    «Me gusta lo que hago y fluyo con esto. Empecé por un camino personal aunque desde siempre leo y me intereso por todo lo que tenga que ver con las ciencias de la salud integral, las 5 leyes biológicas o la medicina germánica, psicología sistémica, neurociencias, programación neurolingüística, todo lo relacionado con la cosmología, su historia y su impacto en la vida cotidiana. Estudié administración de empresas y desde hace 22 años tengo una consultora de empresas orientada a lo familiar que hoy se expande porque me ocupo del factor más importante: el ser humano».

    Su permanente descubrimiento de modos para desbloquear emociones que eran causantes de síntomas, la llevaron a instruirse en distintas disciplinas que hoy  utiliza en sus consultas. «El universo siempre está esperando que le hagas una pregunta y la frase ‘siempre hay otra manera’ es cierta. A partir de ahí me aparecieron muchísimas herramientas siendo esto un fascinante camino de ida».

    Sucede que solemos decir una cosa, sentir otra y actuar de un modo diferente por lo que Guada comenzó a unir estas tres partes que tiene el ser humano y que, durante años, estuvieron separadas. «Cuando trabajas una medicina cuerpo-mente-espíritu descubrís que somos súper poderosos porque creamos síntomas y también, los desprogramamos».

    La coach revela que no se ha casado con ninguna técnica ya que cada una tiene algo para aportar y que, en el fondo, son métodos que buscan lo mismo. «Con cada ser se trabaja de manera integral; yo me pongo a su servicio y comenzamos por la arista que necesite que sea primero: cuerpo, mente o alma. Las sincronizamos y encontramos, juntos, la coherencia entre las tres».

    Creadora del Método V&G Healing Coaching de Guada Peña y Lillo Consultoría cuerpo-mente-espíritu, y de la productora de eventos con conciencia Otra Manera, confiesa que existe una «sincronicidad y correspondencia absoluta» entre el acompañante y el consultante ya que ella puede sanar su historia a través de su método de trabajo.

    ¿Todo el mundo está preparado para realizar una terapia complementaria?

    Después de 16 años de trabajo y formación me di cuenta que la oportunidad se muestra para todos aunque no todos acceden, cada persona tiene sus tiempos por eso es un tema de elección personal. Entendiendo esto que me costó mucho, trato de ser lo menos juiciosa aunque muchas veces sienta frustración al ver a alguien querido vivir en sufrimiento y no poder acompañarlo u ofrecerle una herramienta. En este camino los terapeutas y acompañantes somos conscientes que la intención es desde el amor.

     ¿Qué es importante a la hora de elegir comenzar este camino?

    La humildad en el consultante en un aspecto clave para comenzar este proceso, reconocerse a uno mismo parte del conflicto sin responsabilizar algo externo, luego ser responsable y comprometerse en poner en práctica las herramientas dadas por la acompañante. Entender que el gurú está dentro de cada uno y que lo que yo hago como terapeuta es dar recursos.

    ¿Cómo reconocemos a un coach profesional?

    Cuando te recomiendan a alguien, lo más importante es informarse, indagar, conocer su formación, algo de su trayectoria, si ha comprobado con su propia vida esos métodos, que sea coherente con lo que recomienda y que sepa con certeza que las herramientas compartidas con el consultante son efectivas. 

    La confidencialidad para con la persona y su historia es crucial como así también el feeling y la predisposición del profesional. Los tiempos y la disponibilidad son otros factores importantes, «el acompañante debe estar siempre para situaciones extremas porque las crisis no pasan en ‘horario de comercio’, nos convertimos en una especie de ‘bomberos’ que ayudan o calman en el momento necesario». 

    El mundo de las terapias complementarias ha crecido mucho y Mendoza «tiene bastante más apertura de lo que se cree», hay alternativas y Guada bien lo sabe. Ella lanzó junto a otras terapeutas el programa «Pequeños grandes maestros» donde los chicos encuentran recursos para cada área de la vida, para encontrar su misión y ser su mejor versión.

     «Siento que hay que poner mucho foco en los chicos y jóvenes, que aprendan a gestionar sus emociones, desarrollar su autoestima de manera saludable y feliz, veo a diario las grandes carencias que viven, la falta de herramientas y de espacios donde puedan acudir y recibir otra manera y herramientas para transitar la situación o crisis que están viviendo. 

    «Cuando ellos entienden que son holísticos, son más benevolentes, menos juiciosos, más seguros y no se toman nada personal. Ellos son los que vienen a sembrar el nuevo mundo».

    ¿Cómo se trabaja con los padres?

    El padre que elige este camino lo hace desde el amor más profundo a su hijo sumándonos a nosotras como parte de su camino de crecimiento, por eso se crea una sinergia muy linda y colaborativa, integramos cada parte y creencia del sistema con mucho respeto y aceptación.

    A los chicos se les enseña la importancia de conectar con el corazón y su alta frecuencia, esa es la base de toda elección, esa voz que jamás se equivoca.  

    ¿La pandemia vino a despertar nuestro interés en estas terapias complementarias?

    Siento que hubo un mix. Por un lado gente que venía recorriendo un camino de autoconocimiento que vivió la pandemia como algo contributivo en su vida porque tenía herramientas. Por otro lado, personas shockeadas, con miedo y angustia que eligieron cuestionarse un poco y explorar otras maneras de superación personal y adquirir métodos como éste y, por último, seres muy resistentes y angustiados que esperan que todo vuelva a ser como antes.

    Guadalupe señala que el cambio es inminente y que no se puede negar que el mundo cambió para algo; por eso la clave es «trabajar con nuestro adentro así todo se transita más lindo y tranquilo, sin tanto estrés, se capitaliza cada momento, se aprende y cuando uno sabe, encuentra la paz y muchas veces la sanación».

    ¿Cómo se qué métodos me sirven? ¿Cómo identifico lo que necesito?

    No todos los métodos son para todas las personas. Mi recomendación es que prueben y busquen profesionales con variedad de herramientas. Cuando viene una persona a la consulta, yo la escucho y la observo para poder darle la que sea justa para su situación de conflicto o tema a trabajar. 

    ¿Qué consejos le darías a la persona que está leyendo en este momento?

    Estamos transitando nuevos tiempos, situaciones que se presentan y requieren otra información. Hay un nuevo paradigma para todo por eso las crisis existenciales que se están viendo. Hay una necesidad interna de dejar de sostener estructuras mentales que hoy ya no son contributivas para nuestro crecimiento y evolución. No quisiera dar ningún consejo, solo decir que desde mi punto de vista y por mi experiencia, no es necesario vivir en el sufrimiento ni en la resistencia de ver otras maneras de ser feliz; los bloqueos están ahí y los tenemos todos, tarde o temprano van a salir a la luz con diferentes suceso y protagonistas.

    «Siempre digo que el camino de autoconocimiento es individual, las señales son para cada uno así que a estar atentos y a hacerse cargo porque si una situación se me está presentando es porque me corresponde hacer algo. Es mi experiencia y es mi responsabilidad encontrar y elegir cómo transitarla y trascenderla, de lo contrario se volverá a repetir hasta que me la enfrente».

    En la actualidad existen muchos recursos, espacios y personas que, desde el alma, están para acompañar. Guadalupe se pone al servicio de quienes lo necesiten: «Estoy de manera personal en sesiones y equipos. Además, con Otra Manera Producciones creamos eventos y espacios de aprendizaje y expansión de la conciencia, muy cuidados, contenidos y con profesionales increíbles. La invitación está para quien elija vivir en este nuevo tiempo de otra manera».

    Y como reflexión, Peña y Lillo comparte: «Si querés ver el mejor paisaje de tu vida, sacate un viaje a tu interior». 

     Para contactarse con Guada Peña y Lillo: Instagram @guadapenaylillo   @otramanera.producciones