La Dj y productora mendocina se mudó a Buenos Aires y tras vencer su miedo a escribir y compartir sus temas, ahora la rompe con «Ni cabida».

    Durante más de un año y medio Mämi se la pasó viajando de Mendoza a Buenos Aires, idas y vueltas en una misma semana. La rutina, colmada de fechas como Dj y giras, hizo que decidiera instalarse en la Ciudad de la Furia y ¿qué pasó? Llegó la cuarentena.

    Un tiempo más que fructífero para ella ya que en el aislamiento obligatorio le «dio cabida» a las canciones, un mundo al que no se animaba a entrar «por miedo al qué dirán». Pero entró y la rompió. Su productor musical es Emanero y acaba de lanzar el tema y video de «Ni cabida» con feat de Brenda Asnicar (Bandida).

    «Estos meses me ayudaron a tener el tiempo, el enfoque y la energía para hacer canciones. Tuve la suerte de convivir unos meses con Brenda y Duki (trapero) y estábamos con la música a flor de piel. Eso me cambió la mirada respecto a la pandemia porque no sabía qué iba a hacer y todo se acomodó para el lado del bien».

    En ese polo del Yin-Yang, encontró la fuerza para escribir y mostrar sus composiciones, «lo tenía como pendiente y no lo hacía por vulnerabilidad, miedo a lo que pensaran y era algo que me debía desde hacía muchos años. Hacerlo hizo que pudiera sanar muchas cosas».

    Dj Mämi está en un proceso de descubrimiento musical, ahora que rompió sus propias barreras, prueba, se divierte, vuelve a probar, pregunta y toma decisiones que la hacen feliz. «Siento que estoy en una etapa de probar, estoy aprendiendo, todo es nuevo».

    Un gran motivador fue su amigo y productor Emanero. Primero le hizo varios beats para que se animara a crear y con el tiempo, ella usó uno de esos ritmos en «Trampa», canción que salió después de «Poco a poco» y que integrará el primer EP de la Dj. 

    Este álbum lo completará «Ni cabida», «Cincuenta guitas» y dos hits más que serán sorpresa. «Si bien cada tema sale como single tienen un concepto que los une. Sin quererlo los temas hablan del amor desde un punto más general…El amor en tiempos de trap podríamos decir, nuevos vínculos que se dan en estos días, las formas de ver el amor, las relaciones».

    ¿Te ubicas entonces en el género trap?

    No siento que haga trap sino que me considero parte de ese mundo, puse mi grano de arena. Con El Club del Sodeado pudimos darle lugar y trascendencia a estos artistas que eran chicos y que hoy la están rompiendo, albergamos a grandes del género.

    Lo cierto es que el trap explotó hace años y es la elección de los millennials y centennials «porque habla de cuestiones más viscerales, más de la cotidianidad. Los jóvenes se sienten representados por esta forma de decir las cosas». ¿Y en Mendoza? «Hay un montón de productores y artistas que la rompen y que merecen ser más visibles como Lotty y Black Jagg. Cande es una terrible productora, artista y Dj, produce a un montón de chicos de la escena del trap y hace terribles temas».

    Entonces, sin ubicarse en ningún género, Mämi se siente «cómoda» con sonidos más urbanos, «sonidos que tienen que ver con el trap pero que no terminan de serlo. De hecho en ‘Ni cabida’ tira más al pop, voy probando».

    Hace apenas unas semanas estrenó el tema y videoclip de «Ni cabida» que está por alcanzar las 60 mil views, un trabajo inmenso en el que además de escribir la letra junto a Asnicar, hizo de productora del clip bajo la dirección de Katia Szechtman.

    «El comienzo de todo fue por juego y vimos que estaba quedando bueno y grabamos con Brenda. Emanero nos hizo unos beats terribles entre pop y flamenco». Así, en plena cuarentena, Mämi creaba y reunió a un equipo que tenía sus mismas ganas de trabajar. «Nos cebamos un montón y fuimos por el clip, filmamos en el Polo Cultural Saldias que es mágico y nos salió una mini peli».

    Como en muchas otras ocasiones, la Dj formó un grupo laboral con varias mujeres y no lo hace por aparentar sino porque tiene «amigas talentosas que es importante visibilizar su trabajo». «Con Brenda todas las cosas fueron fluyendo, aprendí mucho de ella a nivel producción, me ayudaba a destrabar, crecer. Hicimos muchas canciones juntas que quizá algún día salgan a la luz. Y con Katia hacía mucho que teníamos ganas de hacer algo juntas y ahora se dio la oportunidad y la aprovechamos muy bien. Es muy creativa, muy divertida, y quiero hacer muchas más cosas con ella».

    ¿A qué no le das cabida en tu vida?

    A la gente que critica, que prejuzga sin saber, a la mentira, a los miedos y siempre sigo para adelante.   

     

    Fotos: Guido Adler