El Año Nuevo Judío o Rosh Hashaná se celebra la noche del 6 de septiembre. Para un buen festejo te presentamos a Moishe, un emprendimiento local de cocina judía que elabora platillos deliciosos y artesanales de la tradición hebrea.

    Además de la contemplación y el encuentro, el Año Nuevo Judío que comienza (el 5782) es un momento para compartir comida simbólica y expresar los deseos para el próximo año.

    ¿Sabías que en Mendoza hay un delivery de esta gastronomía? Hablamos de Moishe, el emprendimiento de Gisele Kemelmajer, la cocinera judía que te invita a deleitarte con sabores dulces y salados.

    Características de la gastronomía judía

    La cocina judía es un reflejo de sus tradiciones y las costumbres de los países donde la comunidad hebrea ha habitado. Las preparaciones comunes de los pueblos de Europa Central y Oriental responden a la gastronomía Askenazi mientras que los platos del Mediterráneo y Medio Oriente pertenecen a la Sefardí.

    «En la primera se utiliza mucha papa y verduras que se cultivan por debajo de la tierra y la segunda, tiene más variedad como berenjenas, frutos secos, quesos, dulces con almíbar… está muy relacionada a la comida árabe», comparte y detalla que ella prepara ambas y hasta hace un mix de recetas.

    ¿Si hablamos de comida judía, nos referimos directamente a comida kosher? «La etiqueta de comida kosher es algo más religioso y la reciben ciertos alimentos que respetan los preceptos de la religión judía y, por lo tanto, son puros y aptos para ser ingeridos por los practicantes».

    Como costumbres hay dos, la que establece que la carne no debe ser consumida al mismo tiempo que los lácteos; y la que prohíbe comer cerdo en cualquiera de sus formas y mariscos. «En las familias más ortodoxas se suele tener una vajilla especial para cada grupo de alimentos  y esperan digerir la carne para comer lo otro».

    En Moishe Gastronomía Judía todo es sabor

    La abuela de Gisele era una muy buena cocinera aunque ella aprendió de su tía, quien comenzó con este negocio de venta de platillos judíos para eventos. Kemelmajer continuó el legado en el Club Macabi y con la pandemia se reinventó con una propuesta diferente de delivery para llegar a los miembros de la comunidad y a todas las personas que sintieran curiosidad por esta cocina.

    «Yo sigo las recetas tradicionales y las voy modificando a medida que las hago y no me gustan cómo salen, por ejemplo una masa, pero siempre respeto los ingredientes que lleva porque busco ser bien tradicional», revela la cocinera que a la vez confía su innovación en sus presentaciones. 

    «Las burekas, unos bocaditos sefardíes que llevan como relleno clásico papa y queso o berenjena, varío con ricota y espinaca, por ejemplo». Además de que utiliza muchos condimentos esta rama de la cocina como es el comino, el baharat y la pimienta de cayena que la utiliza para hacer falafel (croqueta de garbanzos o habas) o el kibbeh (carne picada de cordero con bulgur y especias).

    La comida judía lleva mucha masa y papa, «es todo hidrato», dice riéndose Gisele, a quien le gusta investigar ideas nuevas de preparaciones para renovar su oferta y poder mejorar algunas de las que ya forman parte de su menú. «Los knishes es lo más pedido, es un bocadito muy típico de la cocina ashkenazí relleno de papa y cebolla caramelizada, cubiertos con masa hojaldrada».

    Y para este Año Nuevo suma a la carta el guefilte fish, un plato típico de festividades son «bolitas de pescado fritas y después cocinadas en caldo» dentro de los platos principales, y para acompañar el café, leicaj, una torta típica de miel y nueces.

    Respecto a los dulces judíos, los más típicos son los trabaditos, «unas empanidas rellenas de nuez que tienen almíbar por fuera» o el strudel de guindas y nueces que se puede pedir solo o en un mix de dulces sefaradíes.

    En Moishe también se preparan ciruelas rellenas de dulce de leche y frutos secos bañadas en chocolate o el babka que «es un pan típico que se come en Israel, se estira la masa y se pinta con jalba, un dulce sefaradí a base de semillas de sésamo; se mezcla ese dulce con chocolate y se pinta la masa; luego haces como un rollito, se corta a la mitad y se hace una trenzada».

    Recipe Babka de Avena y Chocolate de Abuelita Tini - Avena Canadiense

    Como muchas personas que no son de la colectividad se ven tentados por las preparaciones, ella ideó una degustación para dos personas que incluye salado y dulce para que puedan «probar un poco de todo». Tiene hummus (crema de garbanzos), babaganoush (pasta a base de puré de berenjena), taboule, pan árabe y falafel, knishes, burekas (empanaditas de masa filo rellenas de carne, verduras o queso), bohíos (bocaditos rellenos de acelga y queso), kippe (albóndigas de carne vacuna o de cordero), pletzalej (pancitos) con pastrón y mini jalot (pan trenzado) con tomates confitados. 

    O el de falafel para compartir que lleva pancitos árabes, hummus, babaganoush, taboule, pepinos agridulces, tomates confitados, ensalada israelí más la ensalada de repollo y la de berenjenas asadas.

    Moishe Gastronomía Judía. Pedidos con anticipación al Whatsapp 261 545-8732 o por redes sociales @moishegastronomiajudia Para retirar o recibir en tu domicilio del Gran Mendoza. Preguntar por caterings para eventos y los diferentes box para regalar en cumpleaños o fechas importantes.