Skip to content Skip to footer

Bodega Sposato: Un día de campo en la ciudad  

Bodega citadina que nos da la posibilidad de conocer un establecimiento vitivinícola con todo su proceso, degustar vinos y almorzar, a pasos del centro.

Escondida, en una callecita arbolada de Godoy Cruz que conserva el encanto de los entornos agrarios, pero en pleno radio urbano, se encuentra la Bodega Sposato, ideal para para pasar un día campestre a minutos del centro.

En un establecimiento que data de 1940, que fue acondicionado y modernizado, los empresarios estadounidenses Tony y Karen Sposato, fundaron la firma vitivinícola Sposato Family Vineyards para continuar con la tradición italiana del abuelo calabrés.

La bodega conserva el estilo de época y en su interior un gran jardín invita a disfrutar de un almuerzo de cuatro pasos que ofrece su Grill 7 Fuegos. Mientras charlamos, Ignacio García, el chef de la casa elabora cada paso a la vista y nos cuenta de qué va el menú que nos espera. Por lo pronto nos pregunta cómo nos gusta el punto de la carne. El plato principal es un suculento ojo de bife que García ya prepara sobre la base de una antigua prensa de vino, que ahora es la parrilla.

Para iniciar sale un delicado apeteizer: bastones de zanahoria con queso crema, albahaca, sal y pimienta. Como entrada Ignacio nos entusiasma con una mini brochet vegetariana y portobellos rellenos con salsa criolla decorados con un exquisito queso gratinado, luego unas empandas y de principal el  ojo de bife con papas a la plancha, en el punto indicado para cada comensal, con la cocción perfecta. Realmente una delicia.

De postre marcha un brownie con helado y frutos del bosque. Cada paso va maridado con un vino de la casa y para este dulce final nos llama la atención el Fresh  Blend, un frizante natural de Torrontés, Chardonnay y Sauvignon Blanc, elegante y frutado, ideal para un almuerzo de primavera.

Los vinos

La enóloga de Sposato Family Vineyards, Fernanda González, con experiencia en Trapiche, Nieto y Belasco de Baquedano, cuenta algunos secretos de estos vinos que nacen en Agrelo.

Family es la línea fresca de entrada, son vinos 100% varietales: Malbec, Bonarda y el Red Blend en los tintos; Sauvingnon y Chardonnay en los blancos, el Fresh Blend (Torrontés, Chardonnay y Sauvignon Blanc) y un Rosé 100% de prensada, elaborado con Cabernet Franc y Malbec.

La línea Reserve se compone de Pinot Noir, Malbec, Cabernet Sauvignon, un Blend de Malbec y Cabernet Sauvignon y un blanco de Chardonnay. «Estos vinos tienen entre 7 y 8 meses de fermentación en barricas de roble francés, americano y croata», cuenta Fernanda González.

Grand Sposato está dedicada a los vinos premium para potenciar la máxima expresión de cada varietal puro. La integran cuatro tintos: Malbec, Cabernet Franc, Cabernet Sauvignon y Petit Verdot. La enóloga cuenta que tienen una maduración cuidadosa de 18 meses en barricas de roble francés, alemán y austríaco de primer uso. «Es muy importante la utilización de barricas que hace exclusivamente para nosotros el tonelero francés Francis Mikel de Selmer que conjuga tres robles: francés, alemán y austríaco, para obtener lo mejor del Cabernet Franc, Cabernet Sauvignon y el Petit Verdot», explica González.

En el tope de gama encontramos la línea Sabia Savia, un blend de tintas cortes de Malbec, y Cabernet Sauvignon de los cuarteles más distinguidos de la finca de Agrelo. Es el vino icono de Sposato, madurado durante 24 meses en barricas y fudres de roble de primer uso.

Tres experiencias en un solo lugar

Además de los almuerzos, Bodega Sposato ofrece tres experiencias para degustar sus vinos. Se puede elegir hacer la visita guiada con tres tipos de experiencias: Varietales en su máxima expresión, El vino y sus intensidades y Experimentando con sabiduría. En la primera experiencia se degustan tres vinos de la línea Family y un Reserve, en la segunda se agregan vinos de la línea Reserve y un Grand Sposato, mientras que en la tercera se degustan los varietales premium Grand Sposato y el vino icono Sabia Savia que se degusta directamente de la barrica. Los visitantes pueden agregar como adicional una picada.

La historia del abuelo calabrés y el nieto jardinero

El abuelo de Tony Sposato, un italiano que  trabajaba en los viñedos de Calabria, decide emigrar a Estados Unidos después de la 2da Guerra Mundial  para establecerse en Delaware, donde resurgen económicamente con un almacén. Sin embargo en el sótano continúa produciendo pequeñas cantidades de vino propio.

«Muchos años después, siendo Tony un hombre joven, y después de fallecer su padre, encuentra una de aquellas antiguas botellas de vino que su abuelo elaboraba en el viejo sótano de la casa. En ese momento se gesta el sueño de continuar la tradición familiar», nos cuentan Eduardo Nogal, gerente de operaciones y Mariana Batiz del área de marketing. Pero será recién en 2017 y después de haber logrado consolidar  su empresa norteamericana de paisajismo y jardinería (número 1 en su Estado y la número 10 en Estados Unidos en el rubro) que los Sposato hacen un scouting por Chile, Nueva Zelanda y Argentina con el claro objetivo de comprar tierras y fundar la empresa vitivinícola.

Tony y Karen Se enamoran de Argentina como país y eligen 100 ha. vírgenes en Alto Agrelo (Mendoza) para hacer un Cabernet Sauvignon que estuviera a la altura de los que se producen en Napa Valley. La experiencia de Tony en el cultivo de plantas lo llevó a comprar tierras incultas para iniciar desde cero la producción de vides. Es así que hoy cuentan con 60 ha. cultivadas con Malbec, Cabernet Franc, Cabernet Sauvignon, Pinot Noir, Bonarda, Petit Verdot y Chardonnay.

Sposato Family Vineyards:  Barcala 1969, Godoy Cruz, Mendoza. Grill 7 Fuegos abierto de jueves al domingo  al mediodía, viernes y sábados mediodía y noche con reservas previas. Horarios para visitas guiadas a la bodega con diferentes experiencias 9.30, 11.30 y 15 hs.  El almuerzo en el Grill 7 Fuegos incluye una visita a la bodega y el 30% de descuento en la compra de vinos y en las experiencias de degustación.  Reservas [email protected]   +54 9 261 5098772

Fotos: María Eugenia Conte y Mayda Rodas

 

Facebook
Twitter
LinkedIn
Bodega Sposato: Un día de campo en la ciudad   - Inmendoza