Conocida en la web como Vorfas, tiene 7 millones de seguidores en Flickr. Vende su trabajo en Europa, Chile, Perú y Estados Unidos. Su estética con sello propio fascina a marcas como Sarkani, Avon, Revell y Ripley. INMENDOZA.com te presenta los trabajos una talentosa como pocas.

  • Autor:Valeria Mendez

Hace siete años Sofía Salomé García, ampliamente conocida en la web como Vorfas, jugaba a autorretratarse con cámaras digitales compactas. Una estética cinematográfica de los años 60, maquillaje, atuendos e iluminación con reflectores y gelatinas resaltaban una mezcla de erotismo romántico en sus tomas.  El resultado de aquellos autorretratos publicados en Flickr, fueron 7 millones de seguidores.

Casi sin proponérselo, esta mendocina que entonces tenía 24 años y era estudiante de la carrera de Diseño, siguió el instinto creador de sus ojos, y al mismo tiempo que desaprobaba tres veces Fotografía, la contrataban para retratar modelos de una campaña internacional. Así inició su carrera como fotógrafa en el mundo de la moda y la publicidad.

 

Vorfas

Autorretrato de Vorfas. Reminiscencias de las películas de los años 60. “Autorretratarme no tiene que ver con la vanidad, sí con la actuación, que me fascina”.

 

Vorfas todavía no ha creado su propia web y jamás envió un portfolio, sin embargo su particular estilo para resaltar cierta extravagancia en la sensualidad femenina, es suficiente para que la contraten desde Alemania, Estados Unidos, Perú o Chile.

 

Vorfas

Sugerentes y fantásticas, las tomas de Vorfas resaltan los secretos y la sensualidad femenina. Para ella la piel es fundamental.

 

Su veta como fotógrafa publicitaria no descuida su sensibilidad para la fotografía artística, o quizás ambos mundos estén íntimamente entrelazados. Vorfas ha expuesto en el Centro Cultural Recoleta (Argentina) con la serie “Barnes Hotel”, en el Consejo Regional de la Cultura y las Artes (Chile), en el Centro Cultural de España en Buenos Aires con la muestra titulada “Sómos iguales?”,  en arteBA 2009. También participó en muestras colectivas en las galerías White Wall (Alemania) y Daydreamers (Italia).

 

Vorfas

Los primeros autorretratos de Vorfas, cuando usaba una cámara de 2 megapixeles.

¿Trascendiste sin querer?

Me conocieron por las fotos que colgaba en Flickr y empezaron a hacerme algunas notas periodísticas. Un día me llamaron desde Estados Unidos, de la empresa Avon internacional, para hacer una campaña que salía en toda América. Yo no tenía ni siquiera una cámara profesional, pero dije que sí, que la hacía, entonces pedí un adelanto y me compré la cámara réflex digital de Canon. Me acuerdo que la noche anterior a hacer la campaña estaba en el hotel estudiando el manual de la cámara porque no sabía cómo se usaba.

 

Vorfas

El blanco y negro, y el color como dato significativo, definen su estilo aunque ella descree de los estilos y prefiere hablar de emociones.

¿Y lo lograste?

La campaña con 33 modelos, y con escenarios de Buenos Aires salió bien y te diría que ahí me inicié como profesional ya que empecé a tomarme en serio lo que había empezado como un hobbie. Aunque creo que recién ahora me lo tomo en serio, antes pensaba que eran golpes de suerte.

 

Vorfas

El artista de pop Cristian Barnes, amigo de Vorfas que inspiró la serie “Hotel Barnes”.

 

Fue osado, sin haber usado antes la cámara profesional te largaste a hacer la campaña…

Tenía  la camarita y sabía usar el photoshop, por eso siempre digo que no es necesaria tanta cámara, como que lo que importa es el ojo. Ahora que tengo una cámara súper buena, una réflex Canon, y me doy cuenta que no es tanta la diferencia. Por ahí sí marcan diferencia los lentes. Pero podés hacer fotografías excelentes con cualquier cámara.

 

Vorfas

La expresividad de los rostros resaltados desde la iluminación y el maquillaje que para Vorfas es esencial.

 

¿Con qué otras firmas estás trabajando?

En 2013 hice la campaña de verano para Sarkani con la China Suárez. También trabajo mucho para Alemania, con una marca que se llama Revell y con otra de indumentaria para la que hago fotos de las estampas de las remeras. Por ejemplo, la última vez  me pidieron unas monjas besándose o un ángel desnudo. También me mandan objetos para fotografiar acá y yo les envío el trabajo. Trabajo además con Ripley Chile y Perú, Biosal, Eva Miller, Andesmar, Umara, y hago campañas de promoción cultural para todo el territorio Argentino.

 

Vorfas

“Algunas fotos emocionan, cuentan historias, me gusta hacer eso, crear situaciones y personajes, mezclando realidad con fantasía. Crear esas historias, para que cada uno las interprete como quiera”, Vorfas, dixit.

 

Las escenografías que usas suelen ser exteriores, ¿te gusta más que el estudio?

Me gusta más el exterior porque podés lograr otras atmósferas y otro tipo de  iluminación sobre la piel de las modelos. Además en el estudio siento que intimidás a la modelo, como que la pones contra una pared y se pierde espontaneidad, naturalidad. En cambio afuera, ella puede estar corriendo y no me escucha cuando disparo, me resulta más cómodo así.

 

Vorfas

Retratos para la moda de indumentaria, con una mirada que escudriña en los secretos femeninos.

 

Prefiero la iluminación natural, trabajo siempre en las horas del amanecer y del atardecer, y aunque sea en exteriores uso muchos fondos negros o estructuras como carpas negras para dar volumen. También uso el ring flash pero no mucho porque viajo constantemente y no me gusta andar acarreando equipos, a veces contrato la iluminación.

 

Vorfas

Las tonalidades del rojo, color con el que Vorfas compone obras magníficas.

 
Tus autorretratos tienen una estética  retro, ¿hay algo de Marilyn Monroe, también reminiscencias del film Metrópolis?

No sé, me gusta lo clásico, las fotografías en blanco y negro. Intento hacer lo que se hacía con las cámaras analógicas pero en digital, y supongo que eso le da esa estética retro. También tiene que ver la música que escucho…

 

Vorfas

El movimiento, la espontaneidad es lo que Vorfas capta en escenarios de película.

 
¿Qué música te gusta?

El jazz de los años 20 al 40, Cab Calloway, Chet Baker, Ella Fitzgerald, también escucho contemporáneos del jazz como Tom Waits.

 

Vorfas

Ella también maneja los códigos del glamour.

 

¿Y qué fotógrafos seguís?

Aunque no tenga nada que ver con lo que hago, me encanta como fotógrafo documentalista Sebastiao Salgado,  y en otra línea -que sí es más cercana a lo que yo hago- me gusta David LaChapelle que tiene un sello inconfundible.

 

Vorfas

Las obras de Vorfas definen la estética del erotismo.

 

No quisiste que te sacáramos fotos, ¿nunca te has dejado fotografiar por otros?

Sí, claro, pasa que me gusta conocer primero a la persona. Me ha sacado fotos María Teresa de Jesús, una fotógrafa de Buenos Aires que le hace retratos a celebridades y como yo le saqué a ella, ella me retrató a mí.

 

Vorfas

El contrapunto de esos rostros femeninos y la sugerencia para que el espectador movilice sus emociones.

 

¿De dónde salió tu seudónimo tan particular: Vorfas?

Creo que soñé con ese nombre y  me vino súper bien para posicionarme en internet porque si lo googleas, soy la única.

 

Vorfas

Vorfas maneja el photoshop buscando la particularidad de los colores para lograr obras que se acercan a la pintura.

 
¿Y así empezaste, por internet, también vendés por internet?

Sí, mando las fotos enrolladas en un tubito, sobre todo mis fotos artísticas de desnudos, las puedo vender hasta en 1.000 euros.

Acá en Mendoza no hay mercado para el arte fotográfico, me encantan los paisajes, la gente, la ciudad, me gusta Mendoza como escenario de mis fotografías, pero para vender hay que vincularse afuera.

 

Vorfas

En la mirada de Vorfas lo hombres también son sensuales, sugerentes, llenos de misterios.