La mansión fue la propiedad de veraneo del ex gobernador de Mendoza Jacinto Avarez. Una sequoia y una palmera egipcia forman parte de un parque diseñado por Carlos Thays. Tuvo la primera psicina de la época y por sus jardines pasaron grandes personalidades.

    La histórica residencia perteneció a Jacinto Alvarez (hermano gemelo de Agustín Alvarez), gobernador interino de Mendoza en 1892 y 1897, y vicegobernador de Emilio Civit.

    Grandes personajes de la historia pasaron por las salas de Villa Elina, y el más destacado sin dudas fue Walt Disney, quien visitó la villa en 1941 porque era amigo personal de Juan Carlos Alurralde, esposo de Carmen Alvarez, una de las hijas de Jacinto. La mansión hoy cobra vida y como antaño  vuelve a ser un lugar especial para encuentros sociales.

    La casa, ubicada en la calle Terrada de  Luján de Cuyo, era la estancia de veraneo de los Alvarez y  formaba parte del establecimiento vitivinícola Villa Elina que comprendía una bodega de adobe (la actual Bodega Benegas) y 100 hectáreas de tierras.

    Su historia se remonta a principios del siglo pasado. Concretamente su construcción data de 1910 y su estilo arquitectónico se asocia con las villas del véneto italiano.  Con aproximadamente 1000 mts2 cubiertos, esta casa fue sede de reuniones sociales y políticas que se animaban al son de un piano Pleyel de cola (donado más tarde a la UNCuyo ), ubicado en la sala principal, que Emiliano Guiñazú, suegro del artista Fernando Fader le había regalado a la familia.

    El nombre de  Villa Elina, es en honor a María Elina Calderón de la Barca, esposa de Jacinto(foto). Según describe la Guía de Arquitectura de Mendoza, «su estilo se asemeja al de las villas palladianas del siglo XVI, particularmente a la Villa Gazzotti-Grimani, ubicada en Bertesina, una localidad próxima a Vicenza».

    «A comienzos del siglo XX, el paisajista Charles Thays diseña en la propiedad de Álvarez uno de los parques privados más relevantes de su época», detalla la Guía. El jardín tenía cuatro hectáreas con diversas especies vegetales de las que hoy sólo se conserva una secuoia centenaria y una palmera egipcia. En el parque había una piscina con vestuarios, la primera que se hizo ese entonces, cancha de tenis, pérgolas y glorietas.

    La fachada oeste de la residencia era diferente a lo que se puede ver hoy.  Tenía un altillo con vistas a la cordillera y dos alas de servicio que fueron demolidas.  En este sector estaba el antiguo patio de labor donde se destaca aún hoy la palmera egipcia.

    Las 100 hecátareas de la propiedad fueron fraccionadas por los herederos de Alvarez y en 1992 se vendió la casa. Las naves de la bodega que eran completamente de adobe fueron restauradas y compradas por la firma Bodega Benegas, compuesta por los descendientes de la familia Benegas Lynch que fueron propietarios de El Trapiche. «Su tradicional morfología conformada por naves sucesivas de adobe, cerchas de madera y cubiertas de chapa, emerge entre los viñedos y se distingue desde la ruta 40 (acceso sur)», describe la Guía de Arquitectura de Mendoza.

    Fuentes:  Guía de Arquitectura de Mendoza. Junta de Andalucía / Gobierno de Mendoza, 2004. Dirección Arq. Eliana Bórmida y Arq. Graciela Moretti . Diario Los Andes y Correveidile. https://benegaswinery.com/

    Fotografías: Archivo González Venzano / Elena Moretti /Correveidile /Guía de Arquitectura/Benegas Winery