INMENDOZA.com te propone este walking tour (tour a pie) para que recorras la avenida más señorial del Centro mendocino, la que une la Plaza Independencia y el Parque General San Martín, y conozcas algunos de los secretos tras las imponentes fachadas.

Un comerciante millonario que según el mito vendió su alma al Diablo para conservar su fortuna, la esposa pretenciosa que encargó un ascensor privado y hasta un fanático de Lloyd Wright que replicó su casa de la cascada. Cientos de personajes han pasado por Mendoza y habitado en sus calles. La avenida Emilio Civit es la prueba de esto, y la mayoría de sus casonas tienen una historia que contar.

INMENDOZA te propone este walking tour (tour a pie) para que recorras la avenida más señorial del Centro mendocino, la que une la Plaza Independencia y el Parque General San Martín, y conozcas algunos de los secretos tras las imponentes fachadas.

Vereda Norte

  1. Casa proyecto Wright

Emilio Civit 379 (entre Martínez de Rozas y Olascoaga).

La historia de esta casa es muy curiosa. Se trata de una réplica de un proyecto del arquitecto de Pensilvania, Estados Unidos, Frank Lloyd Wright. El americano construyó la Casa de la Cascada, un ícono de la arquitectura modernista.

En Mendoza, en la década de 1970, un fanático de Lloyd Wright consiguió los derechos del proyecto y construyó en la Avenida Emilio Civit una réplica del edificio original, aunque ya no sobre rocas, arroyos y árboles, sino un la desértica urbe mendocina.

La propiedad tiene un terreno de 917 metros cuadrados, con 755 construidos. En la planta baja hay un gran living, con estufa a leña. En un desnivel se encuentran el escritorio y el comedor, con vista al jardín. Además tiene una cocina grande, un estar íntimo, dos baños y una sala de reuniones o de juegos. En la planta alta hay cinco dormitorios con placares y vestidores, una terraza en el dormitorio principal y 3 baños con antebaño (que se suman a los dos baños de la planta baja). Además tiene un departamento de servicio con habitación, baño y lavandería. El amplio jardín tiene piscina.

  1. Asociación Mutual Suboficiales FF.AA. (actualmente funciona el Instituto Zaldívar) 

Avenida Emilio Civit 709

Edificio de dos plantas y subsuelo de volumen compacto del cual sobresale adelantado en el acceso, rodeado de amplio jardín, con verja frontal con monograma con las iniciales J.P. Predominio de formas curvas. Dos estatuas femeninas aladas custodian el acceso a ambos lados de una escalinata de mármol blanco. La ornamentación es modernistas en sus distintas tendencias: medallones floreales y frisos escalonados y geométricos. La carpintería es de estilo art nouveau: gran ventanal de la sala del frente. El remate superior está dado por una baranda con balaustres de mampostería. Construido con ladrillo y hormigón por lo que la construcción es de carácter sismo resistente.

  1. Casa Pelliciari (actualmente funciona el Instituto Zaldívar)

Avenida Emilio Civit 719.

Esta casa del año 1914 perteneció originalmente al inmigrante italiano Luis Pelliciari, quien intentó reproducir el estilo de una villa italiana, Lyberty y modernista. Esto se puede observar en los ventanales y rejas del frente. En el acceso principal se destacan dos esfinges aladas que custodian la escalera de mármol.

  1. Casa Arenas

Avenida Emilio Civit 765-779, esquina Boulogne Sur Mer.

Esta casa emblema de Mendoza, ubicada frente a los portones del Parque General San Martín, es definida como el mejor exponente del estilo neoplateresco en la tendencia de Restauración Nacionalista de los años 20 y también reconocida entre los mendocinos por sus leyendas tenebrosas, como la de aquel dueño que vendió su alma al Diablo (para no perder su fortuna) y después tuvo que reunir a nueve amigos para que simularan «velarlo» toda la noche y lucharan contra el mismo Demonio para que no se lo llevara. Y ganaron, aunque el hombre que conservó su alma no pudo conservar ya la fortuna.

Fue construida en 1928 por el arquitecto Daniel Ramos Correas y el ingeniero López Frugoni, es una casona de dos plantas rodeada de jardines y con una torre en la esquina que perteneció al comerciante Angelino Arenas. Su esposa fue la encargada de transmitir al arquitecto todas las pretensiones, tal es así que posee un ascensor en el interior, algo poco habitual para la época.

En la década del 80 la casa pasó a pertenecer a José Lamicela, quien se encargó de restaurarla para dejarla como actualmente es. Fue luego declarada Patrimonio Cultural de la Provincia.

Vereda Sur

  1. Casa Moyano ­ Ex Consulado de Chile

Avenida Emilio Civit esquina Olascoaga.

Se trata de un chalet estilo pintoresquista construida por el arquitecto Daniel Ramos Correas en 1930. Dentro del estilo se orienta a la vertiente vasca, con muchos niveles, balcones y tejados.

El chalet tiene un arco de acceso que coincide con la ochava de Emilio Civit y Olascoaga.

La tendencia pintoresquista vasca se marca en los techos inclinados de tejas, muros encalados blancos y rugosos, carpintería de madera de color verde y el uso de piedra sin escuadrar en los zócalos.

  1. Ex Casa Stoppel

Avenida Emilio Civit 348 (entre Olascoaga y Martínez de Rozas).

Esta casona de estilo ecléctico fue originalmente la vivienda familiar de un cónsul chileno en Mendoza y reconocido empresario en 1910, Luis Alberto Stoppel. Alrededor de 1947, cuando fallece, sus hijos venden la mansión. Posteriormente pasaría a ser propiedad del Estado mendocino, que ubicó allí el Patronato de Menores. Actualmente, ya declarada un Bien Integrante del Patrimonio Cultural, está siendo reacondicionada para instalar allí un centro cultural que albergará las obras del artista plástico mendocino Carlos Alonso.

Se trata de un chalet precedido por un gran jardín y sobrelevado con respecto al nivel de la vereda. El cuerpo central de la mansión es saliente y tiene dos pares de columnas corintias con ornamentación académica. Posee una baranda de acceso con libres formas curvas con balaustres franceses. Las aberturas son de carpintería y herrería estilo art nouveau. Dos jarrones franceses completan la ornamentación en la saliente de la terraza.

  1. Radio Nacional

Avenida Emilio Civit 458 (entre Martínez de Rozas y Granaderos).

Se trata de uno de los primeros edificios de estilo racionalista construidos en Mendoza por el arquitecto Mario Álvarez entre 1938 y 1942. Originalmente albergó las instalaciones de la Radio Aconcagua, que en 1953 fue nacionalizada y pasó a llamarse Radio Nacional.

La obra es una de las primeras del movimiento racionalista en Mendoza y recibió el Gran Diploma de Honor en el IV Salón Nacional de Arquitectura. Corresponde además a una de las primeras realizaciones de Mario R. Álvarez, que se había recibido en 1936.

El espacio más destacado es el salón-auditorio, muy utilizado en la época de oro de la radiofonía. Actualmente funciona en el edificio LRA 6 y LRA 34 Radio Nacional Mendoza. Su personal está organizando un Museo de la Radio con equipos y objetos de su historia.

Está retirada de la línea de edificación y posee un jardín anterior que brinda mayor perspectiva a la obra. Aún se conservan las palmeras que enmarcan su acceso principal. El ingreso, un porch con balaustradas, está sobrelevado.

  1. Casa Lopez Frugoni

Avenida Emilio Civit, esquina Paso de los Andes

Esta imponente casa data de 1929 y es obra de los mismos constructores que la Casa Arenas: Ramos Correas y López Frugoni.

Esté edificada en una esquina y rodeada de jardines. El planteo arquitectónico del exterior exhibe entrantes y salientes: balcones, terrazas, loggias, bow windows y techos inclinados.

  1. Ex Casa Forti (actual edificio El Torreón)

Avenida Emilio Civit 514 (entre Paso de Los Andes y Granaderos).

En el lugar se erguía una casona de 1910 (Casa Forti, obra de Juan Forti) con un llamativo torreón octogonal de columnas corintias con adornos de cabezas femeninas a modo de ménsulas. Ese torreón es lo único que actualmente podemos apreciar de esa vieja casa, y es gracias a la empresa constructora Nazar Arquitectos, que en 1992 comenzó a construir allí mismo un edificio, respetando esa parte de la arquitectura original y acoplándola a la construcción moderna de 11 niveles.

La decisión de conservar el torreón, que también se basó en el pedido de varios vecinos, obligó a los constructores a reforzar y restaurar la antigua estructura, según cuentan desde la Municipalidad de Capital. Así la torre se integra al edificio como un salón de usos múltiples en la planta baja, un estar para los primeros dos pisos y una terraza para el tercero.

  1. Ex Casa Graffigna (Casa de las Aspirinas)

Avenida Emilio Civit 692, entre Paso de Los Andes y Boulogne Sur Mer.

Casa construida en 1910 por Romualdo Gobbi. Se trata de un chalet emplazado en un amplio jardín, y posee subsuelo, planta baja y planta alta. La planta baja se halla ligeramente sobreelevada, el cierre frontal está dado por una reja de carácter modernista, cuyos discos blancos le valen el apodo a la casa.

En la decoración y ornamentación se manifiestan distintas corrientes antiacadémicas de la época: frisos floreales, cabezas femeninas a modo de clave en las aberturas de planta alta, rejas modernistas. La asimetría, la concepción espacial del hall y el mirador son características propias del art nouveau.

  1. Casa Huespe

Emilio Civit 778 casi Boulogne Sur Mer

Esta casona fue construida en 1945 por el arquitecto Mario Day Arenas. Perteneció al comerciante de origen libanés Antonio Huespe y luego fue adquirida por la bodega Salentein y reutilizada como un espacio para eventos sociales y corporativos.

De estilo clásico francés, la casa sigue las tendencias de la época en que se construyó, es un edificio sobrio pero con aires palaciegos.

Artículos Relacionados