De perfil bajo y talento enorme, este amante del arte en todas sus expresiones acaba de grabar el videoclip «Luna de papel» y crear el arte de tapa del disco homónimo de Miranda! Desde Buenos Aires, nos abre las puertas de su mundo creativo. 

    Desde hace varios años, este mendocino capricorniano vive en Buenos Aires. Se fue en búsqueda de más personas que hablaran su mismo idioma y los encontró. Hoy es un destacado director creativo que se codea con grandes.

    Tomás Würschmidt extraña de nuestra Ciudad la esquina de San Juan y Buenos Aires, la calle Necochea, la Plaza San Martín y el revolver remeras en Balbi, además de su familia claro. Y hoy, esas direcciones que antes caminaba para «descubrir cosas», las toma en distintas áreas de sus proyectos.

    «En la dirección creativa o en la dirección de arte o de cine, le doy forma a una idea para que llegue a buen puerto, ya sea un trabajo publicitario, un videoclip, una peli o el arte de tapa de disco. Además de buscar el equipo ideal para que eso suceda», así, en pocas palabras, Würschmidt resume su trabajo «ecléctico» en el que hay mixtura de carreras creativas y artísticas como también su sensibilidad y curiosidad.

    Actualmente el cine es la fuente que alimenta su mente y eso se debe a que está en pleno rodaje de su primera película: «Acuario». Tomás es el director y guionista de una historia ambientada a fines de los ‘90 y que tiene como figura principal a una madre de familia. Se trata de una producción independiente y pequeña que se terminó de gestar en cuarentena y que se filma en partes, según las flexibilizaciones lo van permitiendo.

    «Hay un tramo que se tiene que rodar en la cordillera mendocina así que estoy a la espera de que abran las fronteras. Calculo que será en Tunuyán, estuve en un lugarcito que me enamoró y quiero volver ahí», dice y agrega que le gusta explorar la década del 80 porque le encanta ese momento, «cómo se ven las pelis, los videos, los colores, la calidad de imagen, el tipo de iluminación…todo me gusta».

    Todos estos elementos vintage son visibles en los clips que ha realizado para las bandas Weste y Conociendo Rusia y en sus creaciones para Miranda!. Rasgos estilísticos que también se dejan ver en sus campañas para Köstume, la marca de diseño de indumentaria que le vuela la cabeza a muchos.

    Würschmidt escoge los trabajos a realizar por la empatía que siente con el proyecto, sea cual sea. Le interesa trabajar creyendo en la persona que está del otro lado, que tenga contenido real, que sea auténtico. Y eso se cumple con el dúo de Ale Sergi y Juliana Gattas, los Miranda.

    En pandemia logró coincidir en tiempos y lugares con los músicos y le dio vida al videoclip de «Luna de papel» y al arte de tapa del disco homónimo que acaba presentar la dupla. «Filmamos en la casa de Juli y éramos tres personas en el set. Fue gracioso trabajar con una estructura mínima para una banda mega conocida pero valió la pena. Estuvo relajado, fue íntimo y eso se tradujo en el resultado», comparte quien dirigió junto a Paz Elduayen.

    En un momento de la conversación, Tomi lanza que es de perfil bajo y que deja que su trabajo hable por él. Recibió el premio a la Mejor Campaña por su trabajo con Köstume – spring-summer 2020. «Me pareció un halago super lindo a lo que hago y a una marca en la que creo muchísimo a nivel ético, estético y personal. Me parece super importante que esta marca de ropa trabaje con mensajes. Plantean una nueva forma de pensar la moda, el género y la imagen».

    ¿Y en tu trabajo crees?

    ¡Sí, obvio! Siempre creo en lo que hago, en disfrutarlo, en ser auténtico y cuando no lo logro, me genera angustia y se nota. Mis inquietudes siempre fueron las mismas, lo que me motivó siempre fue contar historias, generar universos, fantasías… como una especie de suspensión en el tiempo. Me gusta contar historias y que sean al mismo tiempo personales y universales.

    Sobre los mensajes que intenta transmir, confiesa que «aparecen desde el inconsciente, son atemporales y bellos». Tomás no se apega al presente sino que crea «cosas que puedan resistir el paso del tiempo» y se obsesiona en buscar «formas de desafiar lo bello, de encontrarlo en objetos o realidades que no han sido observadas, o que no han sido consideradas lindas para determinado cannon».

     «Creo que revolví cada rincón de la Ciudad de Mendoza, hice todo el ruido que pude», expresa el artista que ahora disfruta haciendo lo misma en la «ciudad de la furia».

    Seguilo a Tomás en su IG