Mar y Cookie son las creadoras de piezas únicas, sin género y adaptables a cada persona que la elija. Descubrilas.

    Los juegos son fundamentales en la niñez, la creación de universos de fantasía e historias inventadas le dan un color y sabor distinto a esas horas que vuelan mientras uno está inmerso en ellos.

    Eso bien lo saben las hermanas, mejores amigas y ahora socias Mar y Cookie Pond, que desde pequeñas aman jugar en esos mundos inventados y que, por primera vez, los bajan a tierra y los comparten con el resto de la personas.

    Sí, es que acaban de lanzar su propia marca llamada Pond en la que presentan diseños y piezas únicas que tienen magia. Su creatividad vuela a la hora de producir, juegan como cuando eran pequeñas, y crean accesorios y textiles para quienes lo quieran tener y usar.

    Estas hermanas comparten la experiencia de crear desde el amor y buscan el empoderamiento energético mediante el uso de objetos mágicos cargados de la magia que cada ser le otorga.

    «Finalmente materializamos un proyecto que veníamos hablando y soñando desde hace tiempo. Pond es nuestro espacio de creación donde experimentamos nuestra esencia», comparte Cookie, taurina y futura ingeniera industrial, la menor de la dupla.

    «Esta marca es como una sensación, nació literalmente en un sueño; el nombre, el universo que implica, los colores y la estética. Pond es creación, es un idear constante», completa Mar, escorpiana y Diseñadora Gráfica.

    Una pregunta casi obligada fue la elección de lo astrológico, las luces y sombras, las energías… y casi al unísono revelan que es algo que «llevan dentro, es un mundo que compartimos las dos. Todo nuestro antepasado femenino tiene algo que ver con este mundo de números, símbolos y matices».

    Pond tiene su lado de fantasía, lo mágico y los brillos pero también su parte más sombría, «la de los fantasmas que veíamos de chicas o esa parte más ´rara´ que queremos incorporar sutilmente». Y es que si algo las hace diferente a la marca es que la verdadera naturaleza de los objetos permanece oculta, nunca habrá algo súper definido ya que mucho está encriptado.

    Dark Moon es la primera mini colección lanzada y es un juego. Remeras, totebag, pilusos con o sin cadena y un paño espejo para que cada quien, le de su propio uso. «Es la parte más oscura para luego ir saliendo a la luz con la segunda colección que estamos creando».

    El universo disponible actualmente juega con líneas, estrellas, pirámides, diferentes símbolos y hasta con tinta que brilla en la oscuridad. Su estilo es onírico y surrealista y la técnica textil que utilizan es la serigrafía con talleres locales.

    Y el próximo mundo será más veraniego, con más brillo, juego de reflejos y color «pero siempre desde la paleta de colores pasteles, corales, de piedras, de cristal además del blanco y negro».

    «Somos muy libres con el uso que se les da a nuestros productos, son cambiantes como nosotras y representan a un mundo interno por lo que a veces pensamos que es más para introvertidos», destacan las chicas que proponen colecciones cortas y sin género, de diseños limitados.

    Su propuesta es recordar el juego y la fantasía permanentemente pero también desafiarse a la exposición, a compartir sus invenciones en el plano real.

    Otro detalle que las hace únicas es el plus que acompaña al producto adquirido. Desde su packaging impreso con un diseño propio hasta la postal y calendario lunar que suman, los calcos holográficos y un perfume que realmente invita a relajarse y crear tu mundo.

    Pond hace envíos a todo el país y la muestra de sus creaciones están en su cuenta de Instagram @pond.intra

    Fotos: Gentileza Mar y Cookie – Pond