Autor de casi un centenar de libros para niños, es uno de los escritores mendocinos más leídos. Pero para llegar a ser lo que es, el ganador del premio Barco de Vapor antes fue un gran lector. Aquí cuenta qué libros lo formaron.

EN PRIMERA PERSONA

Por Fabián Sevilla (*)

Especial para InMendoza

Soy escritor gracias a los libros y los autores que leí… porque a veces leo autores, no libros.

De joven descubrí grandes autores latinoamericanos gracias a una profesora en la facultad de Ciencias Políticas, donde estudié Comunicación Social, que trabajaba mucho con el cuento y los cuentistas de fines del siglo XIX y XX de todo el mundo.

A la literatura para chicos llegué a los 25 años, cuando como periodista me dediqué a producir revistas para niños. Empecé escribiendo teatro y luego narrativa; en esa etapa me enamoré de autores argentinos de literatura infantil. En mi vida y en mi biblioteca está mi historia como lector.

Algunos libros y autores que me marcaron son:

1)  El amor en los tiempos del cólera. Lo leí cuando tenía 21 años y me transportó a un mundo entre realista y mágico del cual Gabriel García Márquez se estaba despidiendo. Me sentí en esa Cartagena hermosa y bella, al mismo tiempo contaminada por la cólera y la guerra. Hay partes que marqué en esa primera lectura y que he retomado años más tarde.

2) De esa época amo a otro autor que leí por completo: Jorge Amado. Leí primero Doña Flor y sus dos maridos y luego Gabriela; las dos novelas tienen en común el contexto culinario que se describe. Además de las historias que entrama está siempre presente la comida brasileña. Leyendo esos libros sentí el gusto y las especias sin haber probado la comida. No me puedo decidir por un solo libro de Jorge Amado, a mis hermanos les pasó lo mismo y gracias a él mis sobrinos son jóvenes lectores.

3) Hay un libro que me marcó a los 17 años y es Peter Pan, que representa la fantasía en su máximo exponente. Hay una frase en el comienzo que dice: «Sabía que tenía que crecer. Se dio cuenta a los dos años, porque a esa edad todos nos damos cuenta de que tenemos que crecer». Peter Pan me encanta. La edición que tengo en mi biblioteca es de la Colección Robin Hood.

4) Ya de grande leí El Principito. De joven lo había empezado y me había resultado asqueroso, soporífero. A los 28 años me enamoré de ese libro, que tiene frases memorables. Me emociona el discurso poético que tienen los personajes. Tengo una edición que sacó Crónica junto a una colección de clásicos de la literatura universal.

5) Otro libro que me «partió la cabeza», precursor del libro-álbum en nuestro país y que me impulsó a escribir –además de definir mi estilo ligado al disparate– es Hay que enseñarle a tejer al gato, de la escritora argentina Ema Wolf. Ahí entendí las reglas del género del disparate; fue influyente para escribir El viernes que llovió un circo, el libro con el que gané el Premio El Barco de Vapor.

 

(*) Periodista y autor de literatura infantil. Ha publicado, entre otros numerosos títulos: Cerebro de monstruo, El resfrío del Yeti, la serie Ultracalavera El viernes que llovió un circo. Por esta última obtuvo el Premio Barco de Vapor 2013.

Fotografía: Marcelo Aguilar.

Artículos Relacionados

  • Mario Stocco

    Muy buena la nota, 4 de los libros que eligió Fabián son de mis preferidos. La película de Doña Flor y sus dos maridos es una obra de arte!!!!

  • Paula

    El Principito es el primer libro que leí. Es un clásico, lo recomendaría una y mil veces…