El artista autodidacta nos invita a un recorrido por su mundo faunístico elaborado con reciclados. La muestra se verá virtualmente en Bodegas Caro como parte del ciclo de arte MovArt.

    La exposición no es lo mío, dejo que mi obra hable por mí». Martín Terrarossa es uno de los escultores más creativos de la provincia y también uno de los tantos artistas que prefiere no hablar en público de su talento y sus creaciones. «Yo hago cosas y las muestro», dice tímidamente ahora que expone en Bodegas Caro dentro del ciclo MovArt.

    Diseñador Gráfico titulado y artista plástico de profesión y vocación. De su amor por los animales creó un mundo faunístico de esculturas realizadas con elementos reciclados como semillas, palitos, cáscaras de frutas, metales y ahora, chapa.

    Sus primeras obras de arte fueron realizadas con «cositas» que iba levantando del suelo, en Uruguay. Por hobby hizo insectos y sus amigos le recomendaron ir a una feria de artesanos y allí vendió todo, «fue la primera vez que vendí arte». Así comenzó a hacer por encargos y recuerda con nostalgia un juego de ajedrez de escarabajos que le realizó a un turista, «cada uno tenía algo que ver con las piezas del juego».

    Al volver a Mendoza, entró a una empresa y veía en el patio piezas tiradas de metal para reciclar, eran de motores y él no pensaba en otra cosa que en esculturas de animales. Hasta ese momento nunca había tomado en sus manos una soldadora pero lo hizo, y el resultado fue increíble: «Hice peces, en base a los elementos que tenía diseñaba el cuerpo y luego intentaba hacer las cabezas lo más realista posible. Formaba una secuencia de objetos que, soldados, formaban un animal», nos cuenta quien después elaboró aves y mamíferos para completar su primera colección de criaturas realistas.

    Ahora, las esculturas de Terrarossa están impregnadas de surrealismo. Su material base cambió a chapa, las figuras parecen tener movimiento y algunas son sonoras. Se trata de una fusión de animales con objetos orgánicos, por ejemplo, una jirafa que mide más de 1.60 mts de alto y su cuello se transforma en acacia, o un colibrí con una rosa china de cabeza y también una garza con cabeza en forma de fonola y su patita como la púa de instrumento.

    Esta segunda serie tiene como incursión el sonido y es que Martín jugó con elementos geométricos soldados y notó que «las chapitas quedaron con una separación tal que, al pasarles un palito, sonaban como un xilofón. La pieza misma me fue llevando a eso», cuenta. 

    El artista autodidacta resalta que el cambio de material en su obra es fundamental, «uno tiene que ir variando porque sino cansa. Lo realista es para quienes les gusta mucho el animal y para quienes buscan esculturas para exteriores. Ahora, con el surrealismo, me fui para el lado de la decoración, para que se luzcan las piezas dentro de la casa».

    Martín pierde la noción del tiempo en su taller, ubicado en el patio de su casa. Allí pasa doce horas y más, ahora en cuarentena. «Siempre tengo música, rock nacional viejo, Sabina… y el mate». Sobre su producción durante la pandemia cuenta: «Hice una secuencia de ranas que representan a los pecados capitales, tengo cinco listas y me falta la ira y la envidia. Ya las voy a terminar, me cansé y en algún momento volverá la inspiración. Son chiquitas, con muchos detalles y las realicé con el material que tenía acá, no podía ir a buscar nada a ningún lado».

    ¿Sos de bocetar la obra primero? 

    Nunca empiezo una escultura de la misma manera, todos los días voy cambiando. Hay veces que sí dibujo para ver cómo quedaría, más que nada con el surrealismo por la fusión que implica. Pero otras veces lo hago directamente. Suele pasarme que empiezo algo y no sé como terminar y se me ocurre después de varios días. Soy ansioso pero hay veces que me quedo colgado.

    Las colecciones de Terrarossa forman parte de la muestra virtual conjunta de Movart montada en Bodegas Caro. Te invitamos a hacer un recorrido por la exposición que completan los artistas Octavio Joaquín y Francisco Bustos Arteaga.

    Más sobre Terrarosa: Instagram Página web

    El jueves 1 de octubre, a las 20 hs., se presentará un recorrido virtual por la exposición de Bodegas Caro. Será en el canal de MovArt en YouTube. Las obras pertenecen a Octavio Joaquín, Martín Terrarossa y Francisco Bustos Arteaga. FB: Circuito_movart e IG: circuito_movart / Web Circuito MovArt: https://www.circuitomovart.com.ar/ Contacto Bodegas Caro: [email protected] – 261 453-0963.