Arquitecto, diseñador y dibujante de una reconocida familia de arquitectos mendocinos, actualmente trabaja para el estudio de Zaha Hadid en Londres, uno de los mejores del mundo.

Sebastián Andía es un acérrimo creativo. «Siempre tuve (y tengo) muchos intereses relacionados a la expresividad y su relación con el hombre, la sociedad que lo contiene y su proyección al futuro», dice. Por esto y para esto decidió que su camino iba por la arquitectura. «Vi en la Arquitectura un medio por el cual podía canalizar esos intereses personales para poder aportar al futuro de la sociedad y el bien común».

Hijo y sobrino de reconocidos arquitectos mendocinos, este joven se vio influenciado desde su niñez por su entorno familiar, y recuerda sus comienzos llenos de ilusión, sueños, desafíos e ideas disruptivas.

Su primer trabajo fue en la ciudad de Nueva York en el estudio Asymptote Architecture. Allí conoció a su mentor Hani Rashid, quien le dio una dirección distinta a su carrera y lo guió en  este nuevo mundo.  Al tiempo, decidió irse a Londres, Inglaterra en donde ingresó a la AA (Architectural Association School of Architecture), en ella había un programa DRL (Design Research Laboratory) fundado por Patrik Schumacher socio de Zaha Hadid y Brett Stell Director de AA.«Después de nuestra presentación final, aunque no fuimos estudiantes de Patrik, él nos invitó a una entrevista de trabajo para el estudio de Zaha Hadid. En ese momento todo cambió, la emoción de poder trabajar para Zaha era una oportunidad que no quería dejar pasar», dice.

¿Qué trabajos has realizado allí?

Muchos de los proyectos en los que he trabajado no están publicados porque son confidenciales, sólo se puede ver el 5% o 10% del trabajo total que se ha realizado. Lo que se ve es solo la punta de iceberg. De los proyectos que han sido publicados he formado parte de: Nanjing International Youth Cultural Centre. En ese equipo estuve a cargo de la carpeta de los interiores donde desarrollamos los dibujos para su implementación. También he trabajado como Project Architect en proyectos comerciales, culturales, residenciales y de uso mixto, como así también en proyectos de infraestructura y transporte como el nuevo aeropuerto de Chengdu (China). Asimismo, en proyectos de diseño formé parte del equipo de diseñadores para la colección Ultrastellar y Volu Dining Table. Me gusta poder trabajar en proyectos de distintas escalas.

¿Cómo es trabajar para uno de los mejores estudios del mundo?

Es muy inspirador y a la vez muy desafiante, pero los resultados son muy satisfactorios. Para mi tener la posibilidad de hacer lo que más me gusta para una de las personas que admiré desde mis comienzos no tiene comparación. Poder entender cómo funcionan, cómo proyectan o cómo piensan en un estudio como el de Zaha o Asymptote es muy interesante.

Los procesos creativos de Sebastián Andía se encuentran en la incertidumbre y en todo lo que involucre al arte, la tecnología y las ciencias sociales y/o naturales. En paralelo Sebastián tiene su propio estudio y realiza obras en conjunto con el estudio Andía Arquitectos que es la plataforma de desarrollo de proyectos con su padre, Carlos Fernando Andía y su hermana Jimena Andía. Con ellos ha diseñado entre otro proyectos el polo educativa María Elena Walsh (portada).

Sebastián también se dedica a dibujar, tanto en soporte analógico como digital «es una de mis expresiones más sinceras y mi cable a tierra. En el proceso del dibujo es donde me expreso sin complejos, restricciones o doctrinas, es donde mi subconsciente ejerce en plena libertad e improvisación. Dicen que lo que desafía a la creatividad son los límites, Yo no pienso así, a los límites o nos los auto imponemos o nos los imponen. El desafío está cuando no existen límites y las posibilidades son infinitas, ahí sí que es difícil, a mí me gusta pensar que mis dibujos son eso, la idealización de ese estado de despojo y libertad expresiva a pesar de que estén y sean limitados», concluye.

 

Artículos Relacionados