Claudia Racconto, protagonista de “Boxa”, habla sobre el teatro mendocino, su relación con el público y sobre el difícil personaje que encarna.

Por cada puñado de actores que deja la provincia buscando mejores –o diferentes– oportunidades, existe otro que se queda y apuesta desde acá a hacer teatro mendocino de calidad, trabajando por el simple objetivo de entretener al público y ganarse sus corazones. «El teatro mendocino es más que un grupo de hippies que se juntan a leer obras. Existe el actor profesional en Mendoza» dice la protagonista de Boxa, Claudia Racconto.

«Tal vez viste un obra que no te gustó y te quedás marcado y no volvés. La gente tiene que arriesgarse porque hay mucha cosa buena, mucha gente trabajando para que la pasen bien en las obras, en los productos que hacemos. Arriésguense» invita.

En abril, los sábados 9, 16 y 23, a las 22, Claudia se pone los guantes y el short y se sube al ring en el teatro Tajamar junto a Darío Martínez –quien también dirige la obra– y Oscar Pizarro. La segunda temporada de Boxa, pasar el límite, que estrenó en octubre pasado y pasó por la Fiesta Provincial del Teatro, es una nueva oportunidad para inmiscuirse en la relación entre dos hermanos y un tercero en discordia que viene a romper el equilibrio –algo desequilibrado– que existía entre ellos.

Un drama que se vive de cerca, presentado para no más de 30 personas cada vez, en el que las emociones están a flor de piel y flotan por el espacio en el que se confunde a los actores con el público. En lo que reconoce como su papel más intenso (emocional y físicamente) hasta ahora, Claudia no para un segundo de saltar, pegar, correr y «entrenar» en la piel de Clara Leyes, una incipiente boxeadora.

«Boxa fue para mí volver al teatro de texto, crudo (también hace comedia musical) y solamente con otros dos personajes en escena, es cargarse la obra entre tres y encima con un personaje muy fuerte, con intensidad emocional y física», contó a INMENDOZA.com.

«Tenía un prejuicio con el boxeo y se me cambió, empecé a verlo desde otro lado. Hice cuatro meses intensísimos de boxeo con la bolsa, con el guante. Todo lo que hago en la obra lo aprendí en el gimnasio. Es importante pasar el personaje por el cuerpo, ningún video de YouTube podía enseñarme eso ».

Siempre tenés la oportunidad de preparar tanto un papel?

–El teatro te da el tiempo de dedicarte más, pero hay que hacerlo en horarios extra de los ensayos. Yo disfruto el trabajo en la escuela (es coordinadora en la Escuela de Comedia Musical Valeria Lynch), pero ser actriz es lo que soy. El teatro y actuar son mi vida. Poder dedicarle el tiempo que más pueda y hacerlo con responsabilidad y de lleno es algo que trato de hacer siempre.

En Boxa, particularmente, la historia de la relación entre los hermanos era lo único preconcebido. El hecho de que Clara fuera boxeadora, por ejemplo, es un condimento que apareció con el correr de los ensayos, con la rienda suelta de la improvisación. Cuenta Claudia: «Ese tipo de trabajo te da la posibilidad de crear al personaje de cero, te apropiás, podés crearlo vos, le vas dando vida al personaje creando cosas que, como no hay texto, vos las podés incluir».

«Está bueno que te digan “qué bien actuás”, pero yo prefiero que les llegue la historia, que se olviden de quién soy. Que a la gente le pasen cosas durante el transcurso de la obra», dice Claudia, y se nota cuando habla que hace más de 20 años que pasea por los escenarios, y entiende lo que hace.

«Buscamos que a la gente le pasen cosas. Que vibre ahí», dice. Y añade que como actriz lo mejor es que «el aplauso te sorprenda y no trabajar para el aplauso». «La competencia es con uno mismo, es difícil enfocarse en eso, aceptar el éxito ajeno, no generar recelos, la energía negativa hay que canalizarla, no sirve odiar a alguien que se quedó con un trabajo que vos querías… ya vendrá… las energías positivas tienen que ir para otro lado, estudiar mucho, trabajar, y todo llega en algún momento».

Y entre los proyectos que tiene se incluye sin duda profundizar sus conocimientos musicales. Además de seguir con clases de canto quiere estudiar teclado y aprender música. Como escritora piensa seguir escribiendo letras para las canciones de sus obras como ha hecho antes, y en cuanto a lo actoral espera presentarse, además de con Boxa, con dos musicales infantiles que ya está preparando.

«Todo el tiempo quiero hacer cosas nuevas, los desafíos me gustan mucho. Son herramientas para crecer cada vez más. Una de las razones por las que soy actriz es porque siempre es algo nuevo. Cada obra es un papel en blanco, cada personaje es un mundo y es todo el tiempo renovarte y hacer algo nuevo. No es que me moleste la rutina, pero en la misma rutina encontrás cosas nuevas y eso me gusta» asegura.

Boxa. Teatro Tajamar (San Martín 1921, Mendoza). Capacidad limitada: reservas al 2615949416. Dramaturgia: María José Alcaya. Dirección: Darío Martínez. Actúan: Claudia Racconto, Oscar Pizarro, Darío Martínez. Sábados 9, 16 y 23 de abril a las 22.

Artículos Relacionados