Con la llegada de la primavera, BodegaA16 lanza la serie Civit 757. Una etiqueta emblemática, un homenaje a la historia de Mendoza y tres propuestas creadas por el joven enólogo Leandro Funes que te van a encantar.

Los vinos y sus etiquetas, además de representar lo más emblemático de la provincia, rinden homenaje al dos veces gobernador Emilio Civit, el hombre que dejó huella en la agitada belle epoque mendocina y que como legislador y ministro hizo todo por innovar en la industria del vino. De hecho, uno de los slogans de la campaña de lanzamiento de producto es «Me nombras más de lo que crees».  

Calle Emilio Civit, nos tomamos un café en la Civit, es antes de llegar a la Civit, subiendo por la Civit, el carrusel en la Civit, los desfiles en la Civit. Un nombre y un monumento –los portones del parque- que forman parte del inconsciente colectivo y que para los turistas son la figura que representa el viaje a nuestras tierras.

Tres propuestas, un nombre

Bajo el nombre de Civit 757, que también representa la dirección de las oficinas de la bodega de Gerardo Cartellone, el joven enólogo Leandro Funes creó tres propuestas innovadoras, ricas y audaces.

«Civit757 tiene tres estratos», cuenta Leandro, que ya consiguió 90 puntos de Decanter por lo más top de la gama: El gran vino.

«Tenemos Civit 757 Varietales, de nuestra finca en Luján de Cuyo, con un Malbec, un Cabernet Sauvignon, un Malbec Rosé y un Chardonnay. Luego está Civit 757 Blend de Terroirs: Vinos monovarietales, pero con la particularidad de llevar una combinación de uvas de Luján de Cuyo y Tupungato. Pero la más alta gama es el Gran Vino: blend de varietales compuesto por Malbec, Petit Verdot y Cabernet Franc; las cepas más representativas de nuestra finca», explica el enólogo.

«Estos vinos están pensados para que la gente los disfrute, o para llevarlos como un recuerdo a cualquier parte del mundo», dice Leandro. Además, la gama tiene precios para todos los gustos, bolsillos y ocasiones.

Toda la línea de «varietales señoriales» de Civit 757 estará disponible en la bodega de Perdriel y comenzará a distribuirse en negocios de la provincia. Y seguro será un must para el que quiera darse un gusto o regalar una bebida que lleva impreso el corazón de los mendocinos.