De paso por Mendoza, nos encontramos con Agustín Neglia en la cocina del Hotel Hyatt para hablar de su nuevo ciclo, una guía práctica para el viajero foodie.

Agustín Neglia, el conductor y viajero de Modo Selfie, acaba de estrenar programa nuevo con Modo Foodie, un ciclo que se suma a la grilla de América y en el que también lo acompañan expertos camarógrafos, que ponen la cámara donde Agustín pone el ojo.

Con Modo Selfie Agustín lleva 100 programas, sólo en el verano el envío sumó 40 capítulos, durante el reemplazo en la grilla de Animales Sueltos, el programa de Fantino.

«Modo Foodie es una guía práctica para amantes del buen vivir, que sale en paralelo a Modo Selfie, y va una vez por semana por América, mostramos lugares del mundo y de Argentina pero esta vez la comida protagoniza la escena. Te podemos contar cuál es la mejor hamburguesa de Nueva York, mostrarte los circuitos de comida callejera en Tokio, y cómo se prepara la famosa barbacoa de Seúl o la mejor milanesa de Tucumán. A diferencia de Modo Selfie, en Modo Foodie vamos a diferentes lugares en cada programa», nos cuenta Agustín Neglia en una de sus paradas en su Mendoza natal.

«Es muy dinámico para el televidente que busca algo más de cada destino. A la gente le gusta mucho el tema de la comida, y encaramos el programa con la mirada de un consumidor de gastronomía pero no de un experto», confiesa.

¿Se trata de descubrir lugares que a veces sólo los locales conocen?

Algo así. Por ejemplo, estuvimos Oporto y nos enteramos que hay dos o tres lugares muy famosos. Uno donde se hace un pernil de cerdo que es el mejor del mundo, otro donde se preparan los boliños de bacalao que te los sirven con un espumante, y el tercero donde te sirven los cachorriños -unos mini panchos portugueses-. En este último lugar estuvo el chef mediático Anthony Bourdain el año pasado, antes de morirse. Son lugares que parecen de fast food pero tienen  una magia especial porque hacen comidas únicas.

Tuviste la oportunidad de compartir avión con Marley, muchos te ven como el “Marley mendocino”. ¿Cómo fue el encuentro?

Yo venía de Portugal y él de Israel, nos encontramos en el Vip de Barajas, yo estaba grabando una guía de cómo acceder a un Vip, venía de tomarme una ducha allí y estaba comentando todos los beneficios y servicios del Vip, muchos que la gente no conoce. En eso me lo encontré a Marley sentado. Estuvimos charlando y ambos viajamos de vuelta a Argentina, nos tocó en el mismo vuelo sentados juntos, así que charlamos bastante. Como él tiene mucha experiencia con los famosos y divas tipo Susana, me estuvo dando tips de cómo manejarme, hablamos de eso, hablamos de su carrera, creo que estamos transitando un camino parecido.

¿A qué te referís cuando decís que haces televisión no contaminada?

Creo que la tele hoy está súper contaminada de sensacionalismo, de subjetividades, de política y malas vibras. Es una cajita que atrae mucho desde bebés hasta jubilados, por eso creo que quienes trabajamos en el medio tenemos una responsabilidad enorme de elegir la rutina de lo que va a ser el día televisivo. Tuve la oportunidad de trabajar en un noticiero acá en Mendoza y de ver cómo se maneja la agenda setting. ¡Es tan fácil manipular los contenidos qué le das al público!, podés contar cosas muy malas o cosas buenas. En Modo Selfie tratamos siempre de mostrar gente que tenga cosas positivas para relata, gente común que eligió ser feliz.

¿Cómo hacen para encontrar a esa gente?

Mi productor es Facundo Zeballos y un mes antes de llegar a un destino se pone en contacto y hace una selección para una rutina de dos o tres entrevistas por día.

¿A quiénes recordás?

Por ejemplo a Osvaldo Peinado, un mendocino que maneja la base aeroespacial de la Nasa en Munich.

¿De las historias o experiencias vividas cuál es la que más te ha marcado?

Haber jugado al tennis un mano a mano con Rafa Nada. Fue increíble. También disfruté el recorrido que nos hizo Peinado en la base de la Nasa en Munich. Otra gran experiencia fue volar por todo el Valle de la Luna en helicóptero, me gustó más ese recorrido que el vuelo sobre el Gran Cañón del Colorado porque el de EEUU es un helicóptero demasiado pro, en cambio en el de San Juan íbamos hablando con el piloto que nos contó mil historias.

Te gusta hablar con le gente…

Sí totalmente, es que si no interactuás con la gente, te llevás solo una postal fotográfica.

Otro lugar que me pareció increíble fue Seúl. Está a 40 km de Corea del Norte y es una ciudad que tiene mejor calidad de vida que Melbourne, Londres o Nueva York. Dicen que tiene la mejor street food del mundo y la verdad es que lo comprobé.

¿Y disfrutás o ya estás agotado de viajar?

Todavía disfruto mucho de volar. Borges o Cartázar decían que los aviones despiertan amores u odios pero nunca indiferencia. A mí me encanta, viajar es estresante y los viajes que la gente proyecta a Europa de 35 días terminan siendo agotadores, no me quedo ni loco un mes y medio en Europa, me gusta estar 15 días en un lugar y volver a Mendoza, ordenarme, organizarme, recargar pilas y salir nuevamente.

Ping Pong con Agustín Neglia

 

Agradecemos a Hotel Hyatt Mendoza por facilitarnos las locaciones.