El taumaturgo que hace magia de cerca, nos revela detalles de su arte que reavivó en pandemia y hoy lo lleva a las bodegas. 

    La magia es un arte que necesita sí o sí del público, es una ciencia oculta que se estudia y a la que se le pueden hacer variantes personales para que luego, quien la mira, se quede sin palabras con el resultado.

    mago.agustinsaitta

    Agustín Saitta empezó con sus trucos mágicos al ver en Mar del Plata a un señor haciendo desaparecer un pañuelo. Con el tiempo, conoció el trabajo de Juan Tamariz, «el Messi de la magia de cerca», y comenzó a tomarse su afición con profesionalidad.

    «Hay mucha información sobre la magia y hay que saber discernir porque hay cosas mal explicadas y quizá, un aprendiz, comete errores», explica el mendocino que hace magia para adultos con elementos delicados como monedas, cartas y dados.

    Durante la pandemia, su carrera levantó vuelo y una nueva idea nació para convertirse en su objetivo 2022: «Magia por los Caminos del Vino».

    mago.agustinsaitta (1)

    Con este programa, Agustín unió dos propósitos, por un lado «quitar el prejuicio de un mago con galera, pañuelitos de colores, paloma y conejo» y por el otro, trabajar en bodegas con sus visitantes.

    «Pude demostrar que hay una magia ‘de cerca’, yo le digo boutique & gourmet, que es delicada y que ‘parte cocos’ porque es muy interesante», comparte Saitta quien está en plena organización de la segunda fecha del ciclo para julio.

    «Magia por los caminos del vino» tiene tres subproductos: Magia de Cerca que está pensada para sunsets o recepciones; él pasa por los livings, se acerca a los grupos sorprendiendo con sus trucos.

    Magia a la Carta, similar al anterior pero más personalizado ya que un comensal escoge qué truco vivenciar. «Se entrega una carta con entrada, plato principal y postre donde cada una de esas opciones es una ilusión, por ejemplo, 52 cartones bañados en alcohol o degustación de 4 monedas».

    mago.agustinsaitta (3)

    Y Sesión de Magia de Cerca en donde cuenta e interpreta la historia de Don Clemente Saravia, un viñatero del año ‘20, que la marida con ilusiones. «Hago un relato del viñatero fanático del vino y la magia. Esa fusión lo vuelve un poco loco y pasan cosas durante todo el relato con la intervención de la gente. Es entretenido».

    ¿Qué pasa el público cuando experimenta alguno de tus trucos?

    Se le explota la cabeza porque son juegos fuertes, te hacen pensar todo el tiempo y logro que las personas se vayan a sus casas pensando en la ilusión, en intentar saber cómo lo hice. 

    ¿Los juegos que ponés en práctica los aprendiste tal cual o los creas vos desde cero?

    La mayoría son de libros y de referentes que estudio, pero siempre los adapto, les doy mi impronta. Son como una especie de cover porque creo ilusión con las herramientas que aprendo. 

    Agustín Saitta

    ¿Hay mucha práctica antes de presentar un truco en sociedad?

    Sí, aunque la práctica mayor se da con el público enfrente, en el mesa a mesa. Es ahí el momento de probar, de ver las reacciones.

    ¿Y qué pasa si no sale bien la ilusión?

    Todo puede pasar pero el mago siempre tiene que tener alguna salida. La magia tiene un secreto y hay que tratar de que la gente no lo descubra nunca, que vaya a su casa y no pueda dormir pensando en el truco. 

    «Un mago lo único que intenta es que la persona pase un buen rato y que vea algo diferente», resalta el joven arquitecto que también trabaja en la empresa familiar dedicada a la gráfica.

     Agustín es un gran usuario de las redes sociales, allí comparte videos jugando con monedas, dados y cartas. Va de invitado a eventos privados y también se encuentra en bodegas con todos aquellos que deseen vivir una experiencia única de la mano del ilusionismo. 

    Agustín Saitta. Instagram @mago.agustinsaittawww.agustinsaitta.com.ar. Contacto: 261-5501623.