Invitados exclusivos al evento de The Vines para disfrutar del eclipse solar al pie de la cordillera, compartimos las postales que dejó la memorable tarde del martes. 

En los jardines del complejo encendieron los fuegos con exquisitas opciones gastronómicas que fueron bandejeadas durante toda la tarde esperando el evento estelar.

Mini choripanes, empanadas vegetarianas y de carne cortada a cuchillo, camarones con romero, sándwiches de ojo de bifes, fueron algunas de las variedades.

A la hora de la bebida, el Malbec y Torrontés de Corazón del Sol fueron los seleccionados. Deliciosos.

En la barra, el bartender preparó tres cocktails alusivos al fenómeno astronómico:
Blue Moon (gin, jugo de limón, blue curacao y licor de violetas), Bloody Sun (jugo de naranjas, granadina y vodka) y Sol y Sombra (cognac y anís).

Cerca de las 17, los invitados logramos ver el eclipse con los anteojos 3D (obsequio de la casa) para tener un avistaje cuidado. De fondo sonó Pink Floyd y la hora crucial del fenómeno cobró dimensión en ese incomparable escenario que es el Valle de Uco.

Mientras la luna cruzaba el sol, la luz se polarizó y las sombras en el parque fueron exquisitas. Michaell Evans -co-fundador de The Vines y fotógrafo aficionado- estuvo allí con su cámara para retratar el momento con filtros especiales.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.