Las ganadoras del Semillero del Mendoza Fashion Week nos cuentan en qué obras de arte se inspiraron para crear los atuendos que representarán el evento en todo el país.

    El semillero del Mendoza Fashion Week se realizó este año por segunda vez consecutiva con la participación de diez diseñadores mendocinos seleccionados que debían responder a la consigna Arte y Moda. Los outfits ganadores fueron los de las marcas Blac le Cat, Valquiriah y Al Raz, y representarán la marca del MFW y del Mendoza Plaza Shopping en todo el país. Las diseñadoras –todas mujeres, en este caso– charlaron con INMENDOZA y nos contaron sobre las obras de arte y los artistas en los que basaron su diseño y el proceso de creación de los atuendos, que además se subirán, junto a las marcas más reconocidas del país, a la pasarela principal del Mendoza Fashion Week a fin de mes.

     

    Trabajo en equipo

    María Gracia Vilapriño (27), creadora de la marca Valquiriah, en lugar de buscar una obra de arte que la inspirara, se reunió con la artista Romina Cruceño y juntas concibieron el atuendo. Romina realizó el estampado floral – fiel a su estilo – especialmente para el outfit de Valquiriah.

    «A Romina la conocí en una feria de diseño donde ambas exponíamos y me gustó mucho su estilo, creo que Valquiriah tiene mucho de lo que Romina hace, estilo fresco, juvenil, con estampados grandes y coloridos. En lugar de inspirarme en una obra de ella le propuse que entre las dos pensáramos una temática mendocina. Finalmente elegimos la flor de la jarilla que es nuestra flor provincial» contó María Gracia.

    El conjunto de Valquiriah está compuesto por un pantalón ancho corte midi (más arriba del tobillo, infaltable esta temporada) con un corte en la cintura que crea un efecto de maxi falda dada la moldería y el exceso de tela. El pantalón comparte estampado con la blusa de hombros descubiertos. «Es un conjunto matchy-matchy que combina todo perfectamente, muy vaporoso» explicó Vilapriño.

    Arte en familia

    La diseñadora Rocío Azpilcueta (29), de la marca Al Raz, ya tiene una fuerte impronta artística en sus prendas, ya que ella misma las pinta a mano y todas constituyen una obra en sí. Su hermano Federico (32) también pinta y, después de pensárselo un poco, Rocío decidió que él sería su «pareja» en este desafío. «Había una obra especial de mi hermano, La esclava del vino, que estaba colgada en mi habitación, siempre me gustó por los colores y la forma. La obra está acompañada de un escrito sobre una mujer que tiene muchos prejuicios sobre el vino, y por eso es una especie de esclava» contó Rocío sobre la obra que la movilizó. El concepto de esclava como contrario al concepto de reina la llevó a crear un vestido «de lienzo y materiales nobles, sin corona ni telas suntuosas» explicó.

    «El estilo barroco de la pintura lo trasladé al vestido en forma de volumen, no le apliqué pintura. El escrito habla de una mujer atada a los prejuicios. La tela no tiene una sola costura y el vestido está hecho todo a través de nudos y ataduras, y la forma de esos nudos tiene mucho que ver con las formas que tiene el cuadro, que no compiten sino que se complementan» dijo la creadora.

    Arte arquitectónico

    No es de extrañar que la diseñadora Vale Simón, de la marca Blac le cat junto a Julia Ostropolsky, se haya volcado a la arquitectura como musa inspiradora del atuendo para el MFW. Se nota cuando habla que ella misma es arquitecta y que eso está siempre presente en sus diseños.

    «Nuestra colección de verano que se viene se llama La Piel. Entonces para este atuendo hicimos una comparativa con la piel en la arquitectura, que es una doble fachada que se les hace a los edificios, como una membrana, que también comunica porque las hay de colores, de diferentes texturas…» contó Simón. El arquitecto elegido fue Gerardo Andía (fallecido en 2008, fue un exponente mendocino en los ochenta y construyó varias casas muy características).

    «Sus viviendas son juegos de volúmenes muy puros, geometría muy pura. Su mayor intención era conectar bien el interior con el exterior, a través de vidrios y aberturas, conectar con el jardín» explica la diseñadora. En el atuendo de Blac le Cat podemos ver reflejados dos aspectos característicos de las obras de Andía. En las palabras de Vale: «los volúmenes geométricos puros y que él tamiza las aberturas con rejas muy repetidas en línea recta». Esas líneas inspiraron una blusa blanca transparente (con vista al exterior) y las mismas líneas de las rejas.

    Dice Simón «el pantalón repite el elemento vertical pero para dar textura, ya no transparencia. Es de largo midi para hacerlo actual. A la blusa quisimos darle más escenografía con la transparencia, y en la espalda con una abertura bien drástica, ya como un vidrio a través del cual podés ver bien el cuerpo, sin tamiz». El atuendo se completaba con unos anteojos estilo ojo de gato para referenciar la década del 80, época de gloria de Andía.

    Todos

    Todos los ganadores del semilleron del Mendoza Fashion Week.