Influencer, diseñadora, bloggera, cocinera, curadora de diseño infantil y madre de cuatro niños, supo convertir el diagnóstico de acondroplasia de su hija Lieve en un mensaje de optimismo y superación. 

Cecilia Albino salió en el programa de mayor ráting de Argentina, su blog y sus redes tienen miles de seguidores, viaja a Chile para campañas de publicidad. El resultado: notas de prensa en todo el país, cientos de familias de niños con acondroplasia piden sus consejos de superación, dos libros sobre su hija y una campaña publicitaria en el vecino país de la mano de la ilustradora mendocina Anuska Uribarrena. También da consejos de vida y tiene una tienda on line, cocina y seguidores en todo el mundo leen sus recetas fáciles y rápidas.

¿Cómo hace esta mujer con un día de 24 horas? Ella asegura que con optimismo, fe y esperanza. Hace cinco años, el diagnóstico de un embarazo le cambió la vida, pero lo que muchos considerarían una mala noticia se convirtió en un disparador: dio a luz a Lieve, que hoy tiene cuatro años y como ella es «influencer», personaje de un libro y protagonista de campañas de publicidad.

Casada con Roon van Rhee, un holandés al que conoció oficiando de guía de turismo y que se enamoró de Mendoza –y de ella-, Albino hoy tiene fans en todos los continentes por su mensaje positivo: todos somos diferentes y nadie es un error.

Hace cinco años, Roon y Cecilia recibieron el diagnóstico de su tercera hija en una ecografía de rutina: la niña iba a nacer con acondroplasia, un trastorno que modifica la velocidad y la forma de crecimiento de los huesos largos de las extremidades.

«En ese momento estábamos confundidos, no sabíamos de qué nos estaban hablando», asegura Cecilia. En una segunda ecografía les confirmaron que la niña tenía lo que comúnmente llamamos enanismo, pero que estaba bien de salud. «Eso era lo importante para nosotros. Que estuviera bien».

Lejos de quedarse en la victimización o de tomarlo como algo negativo, decidieron investigar y llamar a la niña Lieve, que significa amada en holandés.

Cuando nació Lieve, Cecilia empezó a volcar todo en un blog y en una página de Instagram que tiene más de 26 mil seguidores. Lejos de agotarla o preocuparla, la pequeña rubia de ojos soñadores potenció su energía y su creatividad.

Con ella llegaron los consejos de vida, las recetas, las conferencias en las Social Media Day y los mensajes de miles de papás de todo el mundo que crían a chicos diferentes, únicos y singulares.

«Me contactan mamás o personas con alguna discapacidad, otras pidiéndome ayuda o consejos. Es realmente muy enriquecedor y emocionante», dice Cecilia, que además, regentea un negocio de venta on line de juguetes de diseño y ropa para chicos.

Lieve superstar

Hoy Lieve tiene cuatro años y tres hermanos: Roon, Ben, e Íneke, la más pequeña de la familia y su compañera inseparable. Además de convertirse en una it girl junto a su mamá, es la protagonista del primer libro de la ilustradora mendocina Anuska Uribarrena que se agotó rápidamente. Después de esta experiencia Anuska presentó el proyecto a Cencosud quienes ya habían hecho un libro inclusivo con una niña con síndrome de Down. El segundo tendría a Lieve y a Sara (la pequeña con síndrome de down que ya había realizado publicidades en Chile) como protagonistas. Se llama: «Pasos cortos, pisadas firmes» y cuenta la historia de un conejito pequeño.  Es gratuito y está en dos versiones: en PDF y una animación en YouTube.

«Veía que lo que mostraba Ceci, su mamá, en su Instagram, me llegaba al alma, me hacía valorar la vida, me emocionaba y emocionaba a los demás»,  dice Uribarrena sobre el cuento, cuya historia es simple, dulce e inclusiva: cuenta cómo vive el conejito chiquito el día a día con sus tres hermanos.

El cuento se agotó en Chile y fue el disparador para una campaña publicitaria que arrasa en el vecino país.

La campaña, para Easy, se llama Historias de hogar y está disponible en Youtube, en PDF, en aiudiolibro y en las redes sociales.

«Esto había que mostrarlo. En la medida que uno muestra, genera empatía. Que cuando a un padre le toca un diagnóstico determinado, no se lo tome tan a la tremenda porque todos somos valiosos, todos tenemos una razón de ser. Todos somos valiosos para el mundo», acota Cecilia.

Lieve, además, viaja con su papá cada tres meses porque gracias a la fuerza de su familia y a la repercusión de su caso, en Estados Unidos es parte de un programa de estudio para mejorar las condiciones de vida de las personas con acondroplasia.

Como si fuera poco, Lieve y sus papás fueron a uno de los programas de mayor rating de Argentina: «¿Quién quiere ser millonario?».

Cecilia, Lieve y Roon contaron su historia a todo el país y se fueron con medio millón de pesos para adaptar el baño y hacer muebles para que la pequeña pueda moverse con independencia por su casa.

Cecilia dice que la historia acaba de empezar. Sueña con escribir un libro, sigue experimentando en la cocina y dando sus exquisitas recetas, cultiva su huerta y continúa con las historias de Lieve, un ángel que sin querer está ayudando a gente de todo el mundo.

La clave, dice esta mamá, mujer y multiempendedora, es «desdramatizar, siempre».  Desdramatizar, no bajar los brazos y tomar lo que nos da la vida para vivirla con alegría.