Gustavo Santaolalla habla de su música para el documental de Clapton, de su fascinación por la física cuántica y la búsqueda espiritual, de las sorpresas para The Last of Us y del concierto que nos espera: Desandando el Camino

Hace un tiempo vimos a Gustavo Santaolalla en una de esas sesiones íntimas que hace Lalo Mir para Encuentro en La Cápsula. Fue una extensa entrevista en la que Gustavo hablaba de todo, hasta de su profundo interés por la física cuántica y donde repasaba su carrera tocando temas de todas sus épocas. «Algo bastante similar a lo que podrán ver el 23 de octubre cuando me presente en Mendoza con Desandando el Camino», nos asegura ahora en esta entrevista.

Gustavo ya recorrió gran parte de la Argentina con un show en el que repasa  temas que  van desde la música que hizo para el video game The Last of Us, pasando por canciones del tiempo de Arco Iris hasta Bajofondo. Lo acompaña su nueva banda integrada por Barbarita Palacios, Javier Casalla, Nicolás Rainone, Pablo González y Andrés Beeuwsaert.

Te vimos en la nota con Lalo Mir en Encuentro en la Cápsula y nos llamó la atención tu interés por la mecánica cuántica…

Me interesa el tema del tiempo y la vida, el tiempo no existe, tenemos esta medida para poder movernos pero hoy en día sabemos por la cuántica que todos tenemos un  cuerpo físico y un cuerpo energético. El cuerpo físico se rige por el tiempo como convención impuesta por nosotros mismos, es todo lo que tiene que ver con las horas, los años etc. Pero el cuerpo energético no, el cuerpo energético se mueve a una gran velocidad -más rápida que la de la luz- y va al futuro y al pasado  y se mueve sin estar atado a esa convención del tiempo.

¿Lo relacionás de alguna manera a la música, a esta gira Desandando el camino?

Se aplicaría muy bien a lo que estoy haciendo ahora porque estoy tocando temas que hice cuando tenía 18 años y me suenan extremadamente modernos,  te diría hasta futuristas, sin embargo son de las primeras canciones que compuse, pero dentro del show que hago hoy son de las más modernas, entonces te das cuenta  que lo del tiempo es relativo o que el tiempo no existe o que es como las partículas cuánticas que pueden estar al mismo tiempo en dos lugares diferentes.

Esta profundización sobre el paso del tiempo, tanto con tu música como desde lo científico, ¿ te ha permitido comprender mejor qué es la vida?

Por supuesto, para mí la vida comprende  distintos pasajes, distintos documentos. Esta vida es una parte de un viaje mucho más largo. La vida es un continuum, lo que nosotros llamamos “mi vida” es solamente un capítulo, porque tu vida continúa. En mi visión de la vida, nosotros somos eternos,  creo en la reencarnación y en que todos somos polvo de estrellas y volveremos a ser polvo de estrellas cuando el Universo se contraiga totalmente. Somos energía y nuestro viaje es mucho más largo dentro de este esquema temporal que nos marca el cuerpo físico.

¿cuáles son esos temas de tu juventud que encontrás modernos y hasta futuristas

En realidad he encontrado una atemporalidad, creo que mi música está desprendida del tiempo, por suerte está más allá del tiempo.

Contanos qué intervención has tenido en el documental de Eric Clapton

Clapton me llamó para hacer la música de la película sobre su vida, eso llevó a que nos conociéramos y trabáramos una amistad. Tengo una profunda admiración por él, me gusta desde muy chico porque en mi adolescencia él era un gran cultor de la música electrónica. A la vez Clapton también ha expresado que admira lo que hago. Ha sido un gran desafío hacer la música de su película, un film que obviamente está lleno de su música. Yo apoyo momentos, sobre todo los pasajes más emotivos de su vida.

13-Gustavo-Santaolalla-sebastian-salguero

¿En este caso también trabajaste con cuerdas?

Utilicé mucho el ronroco que es un instrumento nuestro con una sonoridad distinta a la guitarra de Clapton, creo que quedó algo muy lindo, los dos estamos muy contentos.  De hecho estuve con él hace poquito en Los Angeles y te puedo decir que ha sido una experiencia muy, muy gratificante el trabajo conjunto.

También usaste el ronroco para la música del video game The Last of Us.

Exactamente es un instrumento que está muy relacionado con mi identidad, con quien soy yo.

¿Cómo vinculas estos sonidos folclóricos con la épica de un video game?

El tema principal de The Last of Us tiene un ritmo relacionado a la chacarera, tocado con un ronroco, pero al mismo tiempo tiene algo muy global que es lo que siempre me he propuesto hacer: tener dentidad del lugar donde yo vengo pero también lograr conexión con el resto del planeta. Creo que esto es lo que hace que la gente se conecte masivamente con un juego, por ejemplo.

¿Jugás video games?

No, mi hijo juega muy bien pero yo no.

¿Pero entendés este fanatismo por los games?

Por supuesto, sino no podría haberle hecho la música. Me interesan como forma artística, el hecho de poder tener un juego interactivo donde el espectador no es pasivo, sino que participa del desarrollo del juego, es una manera de hacer arte.

Has comentado en otras oportunidades que te sentiste muy libre haciendo la música de The Last of Us  y que has podido experimentar.

Sí, ahora en este segunda edición del juego estoy en la etapa de exploración y de experimentación.

¿Pero seguís  con el ronroco?

Hay un poco de ronroco pero en este game hay algunas sorpresas que no puedo contar, ya se van a enterar los fanáticos del juego, experimentación pura.

Las posibilidades infinitas de la música…

Y fíjate que sí, también el mundo de la cuántica es el mundo de las posibilidades infinitas. A partir de que vos podes entender que un electrón puede estar en dos lugares diferentes al mismo tiempo, empezás  a pensar de otra manera, es como el si-no del budismo, es eso mismo.

¿Y las partículas reaccionan  a la música?

Totalmente, porque la música son partículas o vibraciones que también se modifican a partir del observador, es el mundo de lo nano-atómico. Y gracias a la mecánica cuántica hoy tenemos desde el GPS hasta los celulares.

Es complejo  comprenderlo pero creo que ayuda y nos acerca a comprender mejor qué es la vida.

Absolutamente porque la ciencia, a partir de Newton y los científicos modernos, se alejó de la espiritualidad. Cuando aún no se llamaba ciencia como la conocemos hoy, el conocimiento científico estaba más unido la espiritualidad.

Tu etapa cuántica tiene que ver con la espiritualidad que profesaban en la época hippie de Arco Iris, ¿es lo mismo desde otro lugar?

Claro, totalmente, esa búsqueda siempre estuvo en mí.

Para agendar:

Desandando el Camino: 23 de octubre – Auditorio Angel Bustelo (Mendoza)

Venta de entras en www.tuentrada.com

 

 

 

 

 

Artículos Relacionados