En pleno corazón de Mendoza se encuentra el bar oculto que te transporta en el tiempo. Descubrilo.

    Si buscás una pausa en tus tardes, alejarte un poco de la rutina y acercarte a la mejor experiencia en coctelería, tenemos un lugar que te va a encantar. Solo tenés que encontrarlo en una de las vías citadinas principales, bajar una escalera y entregarte a un mundo «nuevo».

    Bueno, en realidad el mundo de Pecador no es tan nuevo, data de la década del 20 y llega a los años 50. Es que el bar te invita a viajar a la época de la Ley Seca cuando tomar alcohol estaba prohibido y surgieron los antros clandestinos.

    Espacios recreados con percheros, sombreros boas de plumas y guantes largos; aparadores con vidrios que dejan ver la cristalería específica de cada cóctel; sillones de terciopelo, tocadiscos, lámparas de tulipas clásicas y una vajilla que realmente es de los veintitantos, ambientan el lugar. Jazz, charleston, música instrumental, luces tenues y una barra con banquetas altas completan el escenario de película.

    El servicio merece un punto aparte. Y es que además de ser personalizado, quienes te atienden están lookeados para que tu viaje en el tiempo sea real: tiradores, moños, camisas blancas o de líneas finas, chalecos y zapatos de charol.

    Pecador Bar nos traslada al placer por las espirituosas con una carta de cócteles inspirados en aquel momento aunque también reversionados para que cada uno pueda escoger qué experiencia vivir a través del trago.

    Clover Club, Smoke Negroni, Mint Julep, Old Fashioned, Apple Martini, Hemingway Daiquiri, Peniciline y Boulevardier Tea son algunos de las elixires para ordenar y también, algunos tónicos revitalizantes y gines con magia del bartender.

    Este bar emula ser clandestino y vino para romper el molde mendocino, tanto, que ofrece medidas de destilados y licores únicos que fueron traídos de varias partes del mundo.

    Para acompañar, de la cocina salen raciones ideales para maridar tu copa (sea de vino, aperitivo o algo más subido en graduación alcohólica). Charcutería, ciabatta de jamón crudo o salmón, un mil hojas de berenjenas o platos más elaborados son algunas de las opciones saladas.

    Pecador: Sarmiento 716, Ciudad de Mendoza. Hay que tener reserva para entrar a través de su Instagram, @pecador.bar Abres de miércoles a sábados, de 18 a 1:30hrs Dos veces al mes, anuncian noches temáticas con un dress code para cumplir y también degustaciones y cursos de coctelería amateur.

    Fotos: María Eugenia Conte y Mayda Rodas