Seguramente probaste sus tortas en varios cafés de Mendoza. Te presentamos a la auténtica repostera alemana y compartimos los secretos de sus dulces más ricos.

    Con 22 años y una afición por los viajes, Kathi Munnes llegó a Uspallata desde Brasil. Su objetivo en ese momento era encontrar a su amiga alemana que estaba parando con una familia de dicho pueblo. La encontró y con el tiempo, todo cambió.

    El recibimiento de los lugareños la convencieron de quedarse para siempre en Mendoza. «Dejé pasar mi vuelo de regreso a Alemania porque sentí que necesitaba quedarme, que había encontrado lo que estaba buscando»

    «Todavía no me acostumbro a la lentitud en algunas cosas (risas). La paciencia no es mi virtud pero me gusta mucho cómo es la gente, es más abierta, me conecto mejor acá», reconoce quien se puso como propósito de vida «servirle a las personas, agasajarlas».

    Y qué mejor que con pasteles tradicionales de Alemania, en los que su amor y esencia son sus ingredientes principales, además de las frutas frescas, la manteca y las semillas de amapola.

    Hoy sus días transcurren en la cocina de su casa en Vistalba, donde el verde y la montaña la inspiran a crear delicias con las técnicas y recetas que aprendió en su país natal. «Con mi familia acostumbrábamos a hacer tarde de té y mi mamá que ama las tortas las hacía; mi abuelo paterno era patisserie y con todo ese legado abrí un café dentro de una posada. Ahí hacía de todo, estaba en la cocina y con los clientes».

    Acá empezó llevando algo dulce a las reuniones y todos los invitados quedaban fascinados; la incitaron a que hiciera sus recetas artesanales y así lo hizo, en el Rincón Suizo, pero hoy sus delicias se pueden encargar de modo particular o disfrutarlas en varios cafés de Mendoza.

    ¿Cómo es la pastelería alemana?

    Para Kathi, la pastelería alemana es la que hace la abuela, la que sigue con las tradiciones y no sufre modificaciones en su modo de preparación. Además de llevar una presentación rústica y muy típica.

    Al hacerle la pregunta de cómo es la pastelería de Alemania, inmediatamente soltó: «No hay dulce de leche, me aburre». A lo que luego sumó: «Son recetas históricas, con mucha fruta en la preparación y en la decoración; son pasteles muy diferentes a los que están acostumbrados acá, podría decir que los de la Patagonia se parecen mucho más por las distintas berries que llevan y el sauco».

    Las manzanas y las frutas ácidas son clásicas en las delicias alemanas pero ella dice que no todo lo puede hacer acá: «Empecé a cambiar algunos ingredientes en las recetas como en la torta de amapolas que, para mí, es la mejor del mundo. Además fusioné recetas de tortas distintas en una sola para que tuviera mayor aceptación». Como lo hizo con la torta ganache que la unió con otra que no lleva harinas para que no fuera tan «bomba», además de agregarle frutos rojos en su decoración.

    «Lo que hago es ir buscando recetas de todos lados: mi infancia, mis viajes, mi familia o de lo que voy viendo, porque siempre estoy buscando para innovar. Siempre es lindo hacer una fusión de lo tradicional con los gustos de hoy», comparte la pastelera que tiene el sueño de abrir su propio café y que solo recibe la ayuda de su hija, en el corte de las manzanas.

    Entre risas nos dice que en Alemania nadie conoce el famoso turrón alemán que los argentinos comemos a lo loco. «Hay algo muy parecido que se llama Igel Kuchen que lleva galletas, chocolate derretido y aceite de coco».

    Hablando de preparaciones típicas, la mendocina por elección nombró a la torta rusa o Russischer Zupfkuchen, «ideal para el invierno», con crumble de chocolate por arriba y por abajo y en el medio crema pastelera.

    Además del strudel (Apfelstrudel) y el crumble de manzanas, los diferentes cheescake (Käsekuchen) o la selva negra (Schwarzwälder Kirschtorte). ¿Y para acompañar las porciones? «Va bien lo que a cada uno le gusta, el té y el café siempre van». 

    «Me gusta lo dulce y mi torta favorita es la de chocolate o la de amapola (Mohnkuchen). Yo soy más del cremoso como el Sachertorte, con mousse», reconoce Kathi, quien también elabora pastelería sin Tacc como la torta de coco que no lleva harinas.

    Si te tentaste y querés probar delicias alemanas, solo tenés que enviarle un whatsapp a Kathi Munnes al +54 9 2615 91-9906 o escribirle por su Instagram 

    O ir a probar porciones a Goya Brunch (Darragueira 558. Complejo Oasis. Chacras de Coria), Flora B (Tucumán 329, Godoy Cruz), a la cervecería Holmes (Alte. Brown 4535, Luján de Cuyo) o en Ovni lookeria (Paseo Emilio Descotte 765, Ciudad, entre Huarpes y Boulogne Sur Mer).