Aquí, cada plato, cóctel y copa de vino componen una obra de arte. Es un espacio mágico que te invita a dejar el celu de lado y vivir una experiencia real con todos los sentidos.

    La primavera llegó y con ella las flores, el canto de los pajaritos, el sol jugando con sus sombras y los colores que nos llenan de alegría la vida. La naturaleza nos habla y también nos proporciona alimentos ricos y frescos.

    Y como las frutas y hortalizas renuevan las cartas de todas las cocinas, fuimos a la de La Sala Maridaje, un sitio mágico que te invita a vivir una experiencia real, alejados de la virtualidad; disfrutando de todos los sentidos y del arte que habita en cada rincón de sus salones y su increíble terraza.

    La Sala InMendoza (21)

    La chef y patissier Andrea Blanco es la creadora del menú primaveral donde resaltan todos los colores que la estación brinda: «Cuando las frutas y verduras están en su plenitud es cuando entran a la carta, son ellas las encargadas de poner el color en los platos; la naturaleza manda y nosotros le damos paso en nuestras opciones gastronómicas».

    «La Sala es color desde la iluminación super bien pensada hasta las obras del artista que expone en el momento, la cocina, los diferentes vinos, los cocteles mágicos que se preparan en barra… el color y los sabores priman».

    Las propuestas en la Sala Maridaje empiezan los miércoles con una experiencia ideada por Andrea: el Maridaje Exquisito, un menú de cuatro pasos. Esa noche y también la de los jueves, viernes y sábados está la opción del tapeo y carta abierta, para descontracturarse y probar variedad.

    Menú primavera: hecho como en casa

    El lugar propone tapas maridadas con distintas etiquetas de vinos y también una carta abierta con distintas alternativas.

    En La Sala, en todos los pasos hay opciones para celíacos, veganos, low carb y cualquier otro limitante alimentario. «Tenemos una propuesta integradora, inclusiva, desde las tapas, los platos principales, los postres y los cocteles».

    La renovación del menú fue completa aunque quedaron sus platos estrellas como el bife de lomo braseado. Ahora, las tapas son para maridar y compartir y una persona puede quedarse en este concepto más relajado y/o elegir pasos para disfrutar de un menú más formal.

    «Antes teníamos cocciones muy simples y ahora ofrecemos tapas con una elaboración más desarrollada», apunta la chef y pone como ejemplo el brie grillado con chutney de peras; la burrata con pimientos ahumados y crocante de castañas de cajú, o el tartar de camarones y palta.

    Los sandwiches de la carta son de panes artesanales y todos salen acompañados de papas rústicas; «son muy gourmet» y su opción más innovadora es la hamburguesa 100% salmón rosado, rúcula, tomate, cebollita de verdeo, hinojo grillados y salsa tártara, entre panes tipo brioche a la tinta de calamar. «Es una vedette que va a lucirse esta temporada».

    Las ensaladas son una combinación de verdes, vegetales grillados y semillas algunas con quesos y huevos, otras con frutas y tofu; más los dressings. 

    A la hora del plato principal, Andrea sumó al menú sorrentinos de quinoa, queso ahumado y espinaca en salsa de limón, «son super frescos y es un plato que se destaca mucho». El wok de vegetales, champiñones, akusay y arroz yamaní, «un plato vegano y celíaco muy interesante». Y para los que gusten comer carne, «la presentación atípica de lomo de cordero en croute de jamón crudo a la manteca de salvia con vegetales asados».

    Si te gustan los postres innovadores, La Sala Maridaje es tu lugar. El más llamativo es el mousse de chocolate 100% cacao con helado de avellanas y crocante de jamón serrano. «Suena loco pero el maridaje queda muy bien. La gente se está animando a cambiar la combinación de sabores, hay que alejarse de la separación mental que hacemos de la cocina salada y de la dulce, y atrevernos a las sensaciones de los sabores sin delimitar».

    Pie de queso azul con sorbete de pera y garrapiñadas de nueces se suma a la carta como así también el trío de sorbetes que va cambiando según la fruta de estación, «es muy rico, no lleva nada de origen animal y es cero TACC».

    ¿Para acompañar? Vinos de las mejores bodegas y enólogos como así también una barra clásica y de autoría. Para esta primavera recomiendan probar el Gin fizz Ramos, «un coctel que data de 1888, super rico, fresco, sour y sin hielo»; el Mai Tai, «un coctel tiki con blend de rones», o el Blossom, «una mezcla de licor de marrasquino, licor de flores de sauco, vermouth bianco clásico, almíbar de té, jugo de limón, licor de rosas y toques de tónica».

    La Sala Maridaje tiene un encanto único

    La terraza de La Sala es un sueño, la cobija una enredadera de Pasionaria y le da brillo las distintas lámparas de estilo nórdico que combinan con las plantas y flores naturales distribuidas por todo el lugar.

    La música suena en todo momento, la atención de todo el personal es impecable y el arte está expuesto en todas sus expresiones. De hecho, es la primera terraza que cuenta con el atelier de un artista.

    Laura Caccavo encontró allí su espacio inspiracional, la luz natural y la vegetación la inspiran para pintar sus cuadros en acrílico que quedan colgados para que cada uno de las personas los contemplen.

     La Sala de Maridaje. Dirección:Perú 1136, Ciudad. Horarios: Miércoles a sábado de 19:30 a 00. Reservas al 261-6537725. Instagram: @lasalamaridajes