Fernando Comarín es un artista del celular, utiliza la tecnología para documentar paisajes, objetos o personas de una forma creativa.

Un camino desolado pintado por el cielo mendocino, un lago que se disfruta al atardecer, un campo sembrado con las montañas de fondo, una flor seca, una fábrica abandonada con «cicatrices», son solo algunas de las imágenes que se pueden ver en el perfil de Instagram de Fernando. Nunca tuvo relación con la fotografía, pero siempre se sintió atraído por esta y«por todo lo que tenga que ver con el arte». Su celular es su cámara de fotos y las redes sociales su portfolio. Lejos del like, muestra a sus seguidores fotos que son tomadas y editadas con un Samsung A5 y A7.

¿Tenés alguna formación como comunicador?

Ninguna, no tengo estudios en arte o fotografía. Lo mío es más intuitivo, si alguna imagen me causa emoción, sea cual sea, la registro; después veo si estéticamente me convence y la publico. Sí te puedo decir que siempre me sentí atraído por la fotografía y todo lo que tenga que ver con el arte, allá por los ‘90 hice tatuajes. También incursioné en la pintura y a veces la vuelvo a retomar; pero siempre me sentí un poco disconforme, o mejor dicho, como que algo siempre le faltaba a mi obra, y con la fotografía siento que se completa. Es algo interno, una sensación difícil de explicar con palabras.


¿Qué ve tu ojo a través de la cámara?
Creo que principalmente emociones. A veces en la parte de edición pueden surgir diálogos entre los objetos animados e inanimados que conforman la composición y ahí es cuando siento que se cierra el círculo, que se transmite hacia la gente que ve mis fotos y me sigue a través de Instagram.


¿Cómo consideras que es la experiencia de sacar fotos con un celular?
Creo que uno está más atento a todo lo que lo rodea. Yo ando más pausado, en otra velocidad, disfrutando de todo lo que nos rodea porque se que puedo captarlo en cualquier momento. Creo que a muchos fotógrafos les ha pasado de ver la imagen de su vida y lamentarse porque no llevaba consigo su cámara; bueno en este caso con el celular no te perdés de nada, por supuesto sabiendo que tiene sus limitaciones. Por otro lado, lo siento como un viaje en donde te encontrás con vos mismo, porque la creatividad o la imaginación te lo va pidiendo.


¿Qué diferencia hay entre una cámara fotográfica y la cámara de un celular?
La principal diferencia, es que el celular lo llevamos todo el tiempo con nosotros, ya es parte de nuestra vida cotidiana. No tienen comparación, son muy diferentes entre sí. Con el celular es más difícil trabajar la luz, es más limitado porque dependes mucho de las condiciones climáticas.

¿Qué app utilizas para editar o retocar las fotos?
Al principio solo las editaba con el editor que viene con la cámara del celular. Luego utilicé el Photoshop Express y el Photodirector. Ahora estoy con Snapseeds. Todas son apps gratuitas.


¿Algunos tips que recomiendes para hacer fotos con el celular?
Primero que se animen con lo que tienen a mano, ahora cualquier celular de gama media tiene buenas cámaras. Otra cosa que recomiendo es sacar la misma foto varias veces en distintos días y horarios, ya que con el celular dependemos mucho de factores tales como la luz. Viajar, buscar caminos alternativos, zonas de cultivo, pueblitos, que recorran lugares no turísticos, en esos lugares además de conocer Mendoza van a lograr las mejores imágenes. Y por último que traten de formar su propio estilo, que no se dejen influenciar por los likes que tienen otros fotógrafos, que hagan su propio viaje y que sea una satisfacción salir a tomar fotografías, una constante evolución también como personas.