La estrategia y el branding son los pilares de Vero Ridi y Marcos Zerene, los diseñadores curiosos y detallistas que crearon su propio estudio de diseño y comunicación hace más de 20 años atrás.

    Entrar a un local gastronómico y quedar alucinados con todo lo que hay en su interior es algo único, es una sensación placentera que no siempre se tiene y que seguramente la vivenciaron en Helga, La Social, Micropunto o Bröd. Y sí, es que esos espacios y otras tantas marcas más fueron estudiadas, diseñadas y/o reconstruidas por dos artistas de la comunicación y el diseño gráfico: Vero Ridi y Marcos Zerene, los creadores de Ailoviu Estudio.

    Desde el 2009, estos dos diseñadores que se conocieron en la facultad de Diseño Industrial con especialidad Gráfica, están abocados a la consultoría de Branding, posicionan marcas y crean soluciones a sus clientes a través de distintas estrategias de comunicación.

    AILOVIU-15

    Son curiosos, inquietos, dedicados y apasionados por su trabajo, les gusta hacer preguntas, para así llegar a la esencia de la marca; exploran las ideas y las abordan de una forma integral ya que «detrás de cada marca hay una historia para contar».

    Su reto es transformar lo complejo en algo simple, creativo, pregnante y diferenciador. Y lo desafían desde el primer momento ya que Ailoviu es el primer estudio de Mendoza enfocado en esta área, «cuando arrancamos el diseño estaba muy orientado al packaging de vinos. Conocimos la gestión de marca en España y la implementamos acá».

    En la actualidad, esta práctica creativa de idear marcas está en pleno crecimiento gracias a las redes y a la venta por Internet, lo que obligó a las empresas a evolucionar y tener más personalidad. Y es ahí donde Vero y Marcos ponen en juego toda su creatividad y conocimientos.

    «Entre los dos armamos un combo y hoy hacemos de todo. Inconscientemente tenemos nuestro lugar en el equipo, Marcos es muralista, ilustrador y tecnológico; yo estoy más del lado de la estrategia, el desarrollo, la comunicación y la fotografía», cuenta Vero y Marcos suma: «Nos repartimos lo que nos gusta a cada uno y trabajamos sistemáticamente».

    Eso sí, la premisa de ellos es que el proyecto a abordar los divierta, que tenga una energía que les resuene. «Elegimos en qué trabajar porque le ponemos mucha energía y la condición uno es que sea divertido. Cuando decimos que sí somos súper dedicados, obsesivos y cumplimos. No nos obligamos a crear algo que va en contra nuestro».

    El cine, los viajes, la música, la naturaleza, los juegos de mesa, el navegar en Internet, las charlas, los paseos y hasta los encuentros con personas desconocidas van alimentando su creatividad; dicen que son «muy curiosos» porque miran todo y de todo sacan algo.

    «Somos muy enroscados, nos gusta mucho el proceso artesanal de todo, desde la idea, cómo lo pensamos o cómo hace las cosas el proveedor… Lo bueno es que nuestro método de trabajo se adapta y que lo que hacemos es ayudar al cliente a desarrollar esa imagen que no sabe cómo es, que le cuesta imaginarla».

    Y es gracias a esto que Ailoviu tiene clientes locales y extranjeros, su práctica y recorrido de más de 20 años en el Branding les ha abierto fronteras: «Descubrimos que la apertura mental hacia las ideas, no depende del lugar donde resida una persona sino de su profesión u actividad, todos tenemos el cerebro formado según a lo que nos dediquemos».

    Ailoviu Estudio boutique de diseño y comunicación

    Ante la pregunta de cuál es el sello o la identidad de Ailoviu, ambos creadores se miraron y no supieron qué responder a la primera y es que son un montón de detalles los que hacen único su trabajo. En sus proyectos hay mucho color, todo es alegre, hay forma circular y todo luce orgánico.

    Las texturas y las tipografías también son muy suyas aunque su foco está en que se entienda la idea. «Buscamos que el lugar al que entraste o la marca que leíste te cuenten algo, que sean estéticamente impactantes y que no sean neutro».

    Respecto al estilo que los inspira y que aplican podría llegar a señalarse que hay una mirada fuerte en lo retro aunque lo cierto es que hacen su propio maridaje de estilos para que los diseños y experiencias lleven mentalmente a las personas a otros sitios. Con La Social, Vero y Marcos querían que el comensal se trasladara a una pizzería old school de Buenos Aires, una más de barrio, y lo lograron.

    «Pensamos todo en conjunto, como si fuera una película, todo tiene que comunicar. La experiencia es sensorial por eso nos interiorizamos en todo, hasta en la comida que se va a servir. Tenemos la responsabilidad de que todo hable el mismo idioma».

    ¿Hay algún momento en que se retiran del proyecto?

    Cuando un proyecto llega a su fin, nos retiramos, aunque debemos confesarte que nos queda un vacío, porque al crear le ponemos mucho amor, tiempo de creación y sobre todo, energía.

    Ailoviu web

    Y el nombre Ailoviu, ¿cómo nació?

    Hay amor en todo acto de creación. Y eso es para nosotros lo más importante. Dejar ese sello en lo que hacemos, en el otro, en lo que sea que haya que darle forma, que sea de la manera más amorosa. Agregamos también que Ailoviu tiene todos los colores, porque creemos mucho en el poder del color, de la luz y de la forma. Nos gusta que sea un nombre genérico y el hecho de que esté mal escrito le da una vueltita divertida.

     

    Ficha: Ailoviu Estudio. Instagram @ailoviuestudio. Web: www.ailoviu.com.ar