Jane Campion vuelve a conquistarnos con su último film El poder del perro, tan intenso y silencioso como La lección de piano con la que la directora neozelandesa se consagró en 1993. Multipremiada es la más vista en la plataforma Netflix.

    La película se destaca por un guión impecable, inteligente, intrigante, una adaptación de la novela homónima de Thomas Savage, con el sello y el estilo Campion donde la tragedia se manifiesta en silencio.

    La convivencia entre dos hermanos Phil (Benedict Cumberbatch) y George (Jesse Plemons), propietarios de un rancho en Montana se altera cuando uno de ellos decide casarse y lleva a su flamante esposa y su hijo a vivir al rancho. La tensión la imprime Phil, magistralmente interpretado por Cumberbatch, cuyo trabajo lo posiciona como posible candidato al Oscar. Es que el actor logra desde el minuto cero transmitirnos la turbulencia profunda de una personalidad aparentemente violenta, cruel y poderosa. Phil, el hermano soltero, culto y rudo, revelará al espectador sus secretos y las aristas menos visibles de su espíritu perturbado, con miradas intensas, diálogos breves y acciones precisas llenas de significado.

    La relación entre Phil, su cuñada Rose (Kirsten Dunst) y su hijo Peter (Smit-McPhee) nos mantiene al borde de todo lo catastrófico que puede ocurrir. Campion alimenta la posibilidad de una tragedia con sutiles gestos y acontecimientos (todo lo que parece no tener sentido, lo tiene) que no hay que dejar pasar para comprender el desenlace final, otro broche magistral que potencia aún más la historia.

    Con una puesta en escena al estilo western, la directora nos deja boquiabiertos porque su película está muy lejos de entrar en el género, Campion se vale del paisaje y del vestuario de los vaqueros para un cuento que encaja más con el thriller psicológico. Este contrapunto estético lo utiliza también en la construcción de sus personajes, no solo con Phil, sino también con Peter, el joven delicado, débil y atormentado por Phil, al que de pronto descubrimos despedazando a un conejo.

    Para comprender el título de esta película, una de las más vistas de Netflix por estos días, podemos contar (sin spoilear nada) que está asociado a un verso de la Biblia: el salmo 22:20 que en uno de los pasajes del film recitará Peter: “Libra de la espada mi alma. Mi vida, del poder del perro”. De acuerdo a algunas interpretaciones este salmo se refiere a los enemigos del Rey David y a aquellos que crucificaron a Jesús. En este caso “el poder del perro” hace referencia a los enemigos de Jesús atacando como una jauría de perros; en aquellos tiempos, los perros eran vistos como seres carroñeros que atacaban al vulnerable.

    Jane Campion nos desafía a dilucidar quién es el atacado, quién es el vulnerable, quién es el perro.

    Ficha: Escrita y dirigida por  Jane Campion.  Protagonizada por Benedict Cumberbatch, Kirsten Dunst, Jesse Plemons y Kodi Smit-McPhee. Netflix.