El bajista y contrabajista lleva la música en la mente como un instrumento para «que la vida sea algo realmente hermoso».

Gerardo Lucero encuentra en el rock su estilo, soy «bajista de rock», afirma sin dudarlo; pero los años y compartir diferentes escenario con otros artistas, le han dado un cambio de dirección en sus ambiciones musicales, como por ejemplo incursionar en el tango – «un mundo increíble» -.

Hace cuatro años que es parte del cuarteto instrumental de tango Altertango, este 2019 presentan su último disco “Sie7e”. Además comparte escenario como sesionista y con otros artistas cantantes de tango y otros estilos como Paula Neder, Mariela Contreras, Felipe Staiti, Bizancio Band por nombrar algunos.

La música estuvo presente en su vida desde temprana edad, «en mi casa escuchábamos en un tocadiscos, discos de folclore, tango, jazz y ya de adolescente mucho rock. Mis viejos siempre nos inculcaron a mí y mis hermanos la pasión por la música. Creo que llevarla permanente en la mente hace que la vida sea algo realmente hermoso y me ha ayudado a sobrellevar momentos difíciles», cuenta Gerardo.

Hace pocos años que tocas el contrabajo, ¿qué descubriste en este nuevo aprendizaje?

Sí, hace 6 años que toco el contrabajo y esto me hizo sentir como si empezara de nuevo todo. Realmente  me voló la cabeza su sonido y sobretodo el desafío que implica. A los 15 años años fui 3 meses como oyente a las clases del maestro contrabajista Salvador Amato. En ese tiempo, a principio de los ‘80, la escuela de música de la UNC funcionaba en calle Lavalle, en ese momento decidí seguir con el bajo eléctrico. Creo que el hecho de no tener un contrabajo para tocar y estudiar en mi casa, no me estimuló a estudiar contrabajo. Pero acá estoy, me empuja a seguir creciendo el hecho de poder estudiar e investigar el instrumento con Altertango.

¿Qué música suena en tu casa?

Depende mucho de los repertorios que tenga que tocar. A veces me quedo pegado con bandas que uso como referencia para hacer sonar una canción en particular. Aprendí escuchando discos, así es que la costumbre de tocar encima de lo que escucho no se me ha ido. Por ejemplo, hace unos meses que vengo escuchando mucho a Charlie Haden. Me pego mucho con los shows de Tiny Desk también. Me gusta la idea de escuchar los discos completos de un artista, porque en esos diez temas el tipo desarrolla un concepto y es un todo, es como apreciar un cuadro.

¿Te inspiran otras expresiones artísticas para crear?

Totalmente. Me inspiro con cosas que escucho y otras que tengo en el inconsciente guardadas de quién sabe cuándo y aparecen reflejadas en lo que uno interpreta. Me gusta investigar estilos y esa posibilidad me la dan  YouTube y otras plataformas.