En el bandoneón encuentra un espacio de conversación. Nació en un ambiente de músicos. Actualmente estudia con Néstor Marconi, uno de los mejores bandoneonistas que tiene el tango y es parte de la orquesta de la Municipalidad de Mendoza.

Fabrizio Colombo, es hijo de artistas. «Todo el tiempo escuchaba a mi mamá cantando, mi papá con el violín, mi hermano tocando el piano o mi abuelo cuando ensayaba con la orquesta, el primer punto de la música es relacionarlo con la familia. Con ellos tengo un grupo de tango», comienza el músico.

Su abuelo, el reconocido Francisco Colombo, fue quien inconscientemente introdujo la música en la vida de Fabrizio. «Sin duda mi abuelo marcó mucho en mi carrera, tuvo mucha trascendencia en mí porque siempre me emocionó conocer su historia y saber cómo comenzó a estudiar bandoneón. Mi abuelo fue una de las grandes figuras del tango. Si no fuera por él no estaría tocando el bandoneón», dice Fabrizio.

Desde muy pequeño estudió música, primero con el violín para después conocer el bandoneón. Sus gustos musicales son amplios, como el tango, jazz, música clásica, etcétera, aunque el tango es su gran amor. Se auto declara «fanático del folcklore nuevo o fusión más proyectado al jazz». Siempre en constante búsqueda declara que sus referentes son Astor Piazzolla, Néstor Marconi, Leopoldo Federico, Francisco Colombo, y varios más del tanto.

Fabrizio Colombo es parte de la orquesta de la Municipalidad de Mendoza. Ha participado en la Fiesta de la Vendimia, en todas las ediciones de “Tango por los Caminos de Vino”, y en varias oportunidades ha tocado como solista en Buenos Aires junto a Diego Schissi y Néstor Marconi.

Cuando tocas…¿qué sentís?

Más allá de estar haciendo música, se me juntan muchas cosas. Naturalmente soy muy exigente por progresar, y poder tocar como las grandes figuras, pero a la vez también siento que puedo ser yo mismo y que puedo expresar cosas que de otra forma no podría decir con palabras.

«En Agosto se va a realizar un gran concierto de Néstor Marconi con un sexteto de tango junto a la familia Colombo del que seré parte pero aun no tenemos fecha pero seguramente sea a fin de este mes».Fabrizio Colombo descubre y redescubre en el bandoneón su fuente de expresión, «me da personalidad como artista». Y concluye «siento un amor innato hacia la música y el tango».