El sitio patrimonial se convertirá en un museo cultural y espacio del vino, también tendrá un salón de exposiciones y congresos. A mediados del año que viene se podrá disfrutar de las instalaciones.

    La Municipalidad de Godoy Cruz comenzó los trabajos de recuperación patrimonial histórica del Espacio Arizu. La ex bodega, ahora espacio destinado a la cultura, será puesta en valor.

    IMG_9761

    Se trata de seis naves paralelas que serán intervenidas y restauradas y de las cuales tres serán habilitadas para eventos, además de un patio que servirá para ampliación de los mismos. Son 3.900m2 que se convertirán en un museo cultural, museo del vino y un salón de exposiciones y congresos.  «Todo lo que nosotros hemos podido recolectar de la bodega lo vamos a exhibir. Hay un archivo grande que se está tratando ahora y la idea es mostrar esos documentos también», cuenta Marlene Lagos, arquitecta y jefa de Proyectos Urbanos del municipio.

    IMG_9798

    También se recuperará una de las casas próximas a la nave, donde antes residía el enólogo de la bodega cuando estaba en funcionamiento. Esa propiedad actualmente tiene siete dormitorios, dos salas de comedor, un living, un salón entablonado de madera y galerías que dan a un patio central. Todo eso será reacondicionado y convertido en salas de exposiciones, camerinos y salas de reuniones.

    El gran proyecto apunta a revalorizar el patrimonio.  «Algo que estuvo abandonado más de 20 años, hoy pertenece al Municipio, va a estar abierto y en el futuro va a ser un polo para el desarrollo de las industrias creativas», declaró Tadeo García Zalazar, intendente de Godoy Cruz.

    IMG_3256

    Desde el punto de vista arquitectónico el proyecto se focaliza en la re-funcionalización de la estructura. Las tareas incluyen una intervención de las cabreadas, el techo, canaletas, el piso y las instalaciones eléctricas, sanitarias y de servicio contra incendios. También tiene en cuenta el arreglo y montaje de carpintería, reformas en solados, cubierta y seguridad estructural.

    El plan de ejecución de obra es de 13 meses, por lo que se calcula que a mediados del año que viene se podrá disfrutar de las instalaciones.

    IMG_9727

    Preservar el patrimonio

    En 1999 las instalaciones de la Bodega Arizu fueron declaradas Monumento Nacional por la Legislatura de Mendoza y se estableció que el núcleo original debía conservarse.

    Por este motivo, la comuna trabajó en conjunto con la Comisión Nacional de Museos y Lugares Históricos. Se llevó a cabo una semaforización, donde se contemplaron diferentes variables y se resolvió que la nave es la más importante en cuanto a valorización patrimonial. «Por este motivo la municipalidad resuelve hacer esta obra, justamente para que no se siga deteriorando con el paso del tiempo por la falta de mantenimiento», explica la arquitecta.

    IMG_9787

     

    «Tenemos que recuperar las aberturas. Por ejemplo, hay ventanales de hormigón armado y debemos dejar por lo menos una o dos muestras testigo del tipo de construcción de la época. Todas las carpinterías que están actualmente también se tienen que recuperar», detalla Lagos y agrega «el objetivo de esta instancia es mantenerlo en pie por el valor que tiene, hacer los refuerzos estructurales y varias modificaciones más, pero en cuanto a estética y espacialidad no se cambia».

    Herencia cultural

    La Bodega Arizu es uno de los principales símbolos bodegueros de fines del siglo XIX y principios del XX, ícono de lo que fue la época de oro en la vitivinicultura en Mendoza. Allí se elaboraron millones de litros de vino que, a través de una línea de ferrocarril propia, viajaban a Buenos Aires para luego ser distribuidos en todo el país.

    El edificio fue creado en 1888 y declarado patrimonio nacional en 1999 por la Comisión Nacional de Monumentos, Lugares y Bienes Históricos.

    IMG_9778

     

    A principios de la década del 70 la familia Arizu vendió el establecimiento al grupo Greco y el lugar funcionó durante aproximadamente 10 años como un paseo con ruinas históricas, administrado por sucesivos gobiernos municipales.

    Durante los 80’ se realizaron conciertos, como los de las orquestas Sinfónica de la UNCuyo y la Filarmónica provincial, y también tocaron algunas bandas como Los Enanitos Verdes y Alcohol Etílico.

    En 1998 fue adquirido por el grupo empresario Cencosud para construir un mega centro comercial, pero los vecinos dieron pelea para no fuera arrasado el patrimonio arquitectónico y afectivo que representa el establecimiento. Las autoridades municipales se hicieron eco del reclamo y lograron detener el plan de Cencosud, imponiendo recursos legales y diseñando un plan de expropiación. Hoy avanzan en la recuperación de este edificio emblemático para los mendocinos.

    Nota y fotos: Agustina Agost