Gutiérrez Zaldívar refrenda que la compra debe ser audaz y la venta, paciente. Aconseja a los pintores colgar sus cuadros en cuanto espacio puedan hacerlo y asegura que el arte es la mejor herencia que se les puede dejar a los hijos.

  • Autor:Alejandra Navarría

En su paso por Mendoza el prestigioso marchand Ignacio Gutiérrez Zaldívar brindó una ácida conferencia sobre cómo ingresar al mercado del arte. Fiel a su estilo controversial y directo, este experto en arte y coleccionista por vocación, procurador, promotor y mercader de arte -que también es abogado, ha sido nombrado Caballero de las Artes y las Letras por el gobierno de Francia y además recibió la orden de Río Branco de Brasil- dio un pantallazo sobre el tema ante un auditorio repleto de artistas y dio datos clave para ser exitoso en el negocio.

 

Comprar arte: los decretos de Nacho

Obra de Alberto Thormann

“El mercado del arte solamente está determinado por la oferta y la demanda”, esto lo hace uno de los más perfectos que hay, puesto que los estados no se meten ni intervienen”.

 
Según el especialista “el mercado del arte es uno de los más perfectos que hay, puesto que los estados no se meten ni intervienen; solamente está determinado por la oferta y la demanda. El precio de una obra es la cantidad de papel moneda que alguien está dispuesto a pagar por un producto. Hoy vivimos el siglo del oro en el mercado del arte: comenzó en 1980 y sigue hasta hoy. La Argentina tiene artistas del primer mundo que venden sus obras a precios del tercer mundo”.

El marchand es autor de 104 libros dedicados al arte de los argentinos. Con palabra de experto, aseguró al auditorio que lo mejor que podemos darnos a nosotros mismos es vivir con arte y poder disfrutarlo. También, dijo, “es lo mejor que podemos dejarle a nuestros hijos”. Y recomendó  aprovecharlo ahora ya que el arte pasa por un momento extraordinario.

 

Comprar Arte: los decretos de Nacho

Gutiérrez Zaldívar afirma que comprar arte es satisfactorio y da prestigio, además de ser un muy buen activo para invertir.

 

“El arte da satisfacciones y prestigio, y además es un buen activo para invertir, aunque la mayoría de la gente compra pensando en disfrutar de la obra y tenerla en su casa u oficina, y no lo ve como un bien para especular, como ocurre con otras inversiones tradicionales”, afirmó. 

Los precios del arte argentino aún son muy accesibles ya que van desde los 300 dólares en adelante. Por ese precio se pueden comprar óleos, dibujos, grabados y esculturas. “El arte como inversión tiene una gran rentabilidad. Sube un 12% anual acumulativo y hoy nada tiene ese retorno. El arte argentino tiene precios bajísimos y gran calidad, pero para tomarlo como inversión hay que comprar con audacia y vender con paciencia” añadió.

Haciendo un poco de historia, mencionó que la iglesia fue la primera compradora de arte ya que la iconografía fue el medio para enseñarle a la gente la fe. “Las vírgenes inmaculadas y los santos con caras de buenos eran figuras idílicas. La obra de arte servía para decorar y enseñar la religión, eran meros utilitarios”.

 

Comprar arte: los decretos de Nacho

Obra de Natalia Sánchez Valdemoros

“El arte argentino tiene precios bajísimos y gran calidad, pero para tomarlo como inversión hay que comprar con audacia y vender con paciencia”, dice el experto.

Nacho –como lo llaman sus amigos más cercanos- comentó que hace 150 años no existía el art dealer. Sostuvo además que el artista es la cúspide de la pirámide y es el único que importa en el mercado del arte. Y se animó a tirar  “mandamientos” para comprar arte:

– comprá lo que te gusta
– asesorate con alguien que sepa
– adquirí las obras en un lugar que tenga prestigio e historia

Metiéndose de lleno en el tema específico de los artistas y ante tamaña cantidad de clasificaciones, IGZ consideró que “el arte es uno solo, no existe el arte joven/clásico/abstracto/emergente/de vanguardia. El gran problema de los artistas de hoy es cómo ingresar al mercado del arte, cómo hacerse conocer”.

Afirmó que el mundo marketinero actual hace que los cuadros salten de país en país y que los artistas deban estar todo el tiempo de un lado hacia el otro, promocionándose. “Se les saca tiempo para pintar” aseguró. “Pintores y escultores son todos, pero artistas no hay más de 100. Un verdadero artista es un eslabón superior. Hay que encerrarse a pintar en el taller”.

 

Comprar arte: los decretos de Nacho

Al pintor Sergio Roggerone IGZ lo definió como una “topadora”, como un ejemplo de artista que “la tiene clarísima”

 
También se animó a los “mandamientos” para quien crea una obra de arte y especialmente recomendó estar presentes en la mayor cantidad de espacios posibles ya que las obras que están en el taller de un artista son obras muertas y solamente cobran vida cuando alguien las ve”.

 
– trabajar mucho para conseguir una obra, no tener ansiedad por exhibir;
– recordar que se trata de artes visuales, por ende nadie puede amar aquello que no conoce
– ir a lugares donde el público no esté conformado solo por sus amigos; cuelguen cuadros en bodegas y restaurantes; averigüen cuando lleguen empresarios extranjeros a hacer negocios y estén allí para mostrarles su trabajo. Aprender inglés para poder conversar y no poner precios disparatados. Interesarse por quién compra sus cuadros
– no regalar cuadros ni a beneficencias ni a remates. Al menos el 50% de lo que se obtenga debe ir para el artista
– colgar cuadros en todas partes
– querer es poder, “no tolero el lamento del artista del interior” (y aquí destacó al pintor local Sergio Roggerone a quien definió como una “topadora”, como un ejemplo de artista que “la tiene clarísima”
– no dejar espacios vacíos: poner cuadro, precio y teléfono en bodegas y restaurantes

 

Comprar arte: los decretos de Nacho

Obra de Alberto Thormann

 A los artistas les recomendó estar presentes en la mayor cantidad de espacios posibles ya que “las obras solamente cobran vida cuando alguien las ve”.

Finalmente Ignacio Gutiérrez Zaldívar apostó a fomentar que las cosas se vean: “Un artista recién existe cuando tiene 300 cuadros bien colgados, que son 300 agencias de publicidad” puntualizó.