Cavas Rosell Boher acaba de presentar en el país su primer espumante, un Brut Nature con nombre propio: Encarnación, en homenaje a la abuela del enólogo Alejandro Martínez Rosell.

A finales del siglo XIX Encarnación Rosell Boher junto a su marido, Bernardo Martínez Martínez, fundaban el establecimiento vitícola que aún hoy ocupa la bodega. Un silencioso testimonio con viejos muros de adobe de arquitectura colonial en el corazón de Perdriel, Luján de Cuyo.

Un siglo más tarde el nieto Alejandro Martínez Rosell decide honrar la memoria de su abuela con el primer Brut Nature de la casa, Rosell Boher Encarnación. Elaborado íntegramente con uvas de Finca Los Arboles en Valle de Uco . Es un corte 80% Chardonnay y 20% Pinot Noir, el inverso a los clásicos espumosos de la casa. Como todos los vinos de la bodega la toma de espuma tuvo lugar en botella donde luego reposaron 24 meses sobre borras. En la copa resulta ofrece reflejos dorados, con aromas de frutos secos, además de manzanas, peras, cítricos y tonos tostados propios de la crianza sobre borras; al paladar es expresivo, de buena acidez y largo sabor complejo y frutal.

«Si bien, como todos los productos de la casa, se elabora con el método tradicional, a diferencia de sus pares está compuesto por un amplio porcentaje de Chardonnay (80%), completando con un 20% de Pinot Noir», indicaron desde la bodega.

Este Brut Nature, del que se hicieron unas 11.000 botellas, tiene la particularidad de haber pasado un mínimo de 24 meses sobre borras, para incrementar su complejidad.

En cuanto a sus características se destacan su color amarillo verdoso con reflejos dorados; aromas a frutos secos, frutas de pepita (membrillos, manzanas y peras), y notas cítricas y tostadas propias de su evolución sobre borras finas. En boca, en tanto, resaltaron su buena acidez, intensidad y complejidad.

Precio sugerido de $750 y de $790 con estuche.

Artículos Relacionados