Se trata de Casa David – Wine & Horses que abrió sus puertas en Alto Agrelo, un emprendimiento que conjuga el universo hípico, los viñedos y las montañas.

    Emplazado en un predio de 50 hectáreas, la familia David, presentó su haras, un magnífico espacio destinado a integrar naturaleza, montañas, caballos y vinos, en una apuesta de categoría.

    Seducidos por el mundo de los equinos, el paisaje de Alto Agrelo y la industria vitivinícola, hace 6 años sus responsables emprendieron el desafío de invertir para crear un lugar innovador y sin precedentes en la provincia, con altos estándares de tecnología, gestión y calidad, e incorporando un eslabón más en sus atractivos turísticos y deportivos.

    Casa David-Wine & Horses, cuenta con 10 hectáreas de instalaciones destinadas a la cría de caballos. Posee un centro de reproducción equina y ofrece servicios de gestación, entrenamiento y cuidado del caballo. Su gran infraestructura está integrada por una caballeriza de 24 boxes, laboratorio, veterinaria y natatorio para caballos. En el centro de reproducción equina se realizan prácticas de extracción y congelación de semen, inseminación y transferencia embrionaria.

    Cuenta también con una pista de césped para saltos (de 125 x 85 metros) y dos ante-pistas de arena. El predio está acondicionado para torneos de saltos regionales y nacionales y tiene el aval de la Federación Ecuestre Argentina.

    «Nuestro propósito es brindar a argentinos y extranjeros la posibilidad de contar con un haras de primer nivel, donde puedan disfrutar del paisaje mendocino, los viñedos y las magníficas vistas a la montaña. Queremos incluir una fecha nacional en el calendario vendimial dentro del circuito turístico de los caminos del vino y soñamos con alcanzar una fecha en el circuito de saltos internacional. Eso sería un gran logro para Mendoza», -comenta Cristian David, a cargo del desarrollo y dirección de la División Hípica de Casa David-. «Proponemos un sitio de entrenamiento de gran nivel, con servicios y amenities para que toda la familia pueda sentirse cómoda y acompañar a quien entrena: caminar, andar en bicicleta, leer, disfrutar de una terraza y desde allí tener acceso visual a la pista, entre otros atractivos».

     

    El lugar posee además un espacio gastronómico, una cava subterránea, un rincón exterior destinado a los fuegos y una cocina con equipamiento de última tecnología, rodeados por amplios jardines al pie de la cordillera y 40 hectáreas de viñedos donde predomina la cepa Malbec, además de otras parcelas cultivadas con Cabernet Sauvignon, Cabernet Franc y Chardonnay. El ingeniero agrónomo Rafael Montalto está a cargo de la conducción de los cultivos, que por ahora se venden a terceros para la elaboración de vinos de calidad premium.

     En el corto plazo, se prevé la construcción de un club house para la caballeriza, para que el público local, nacional e internacional que visite Casa David se encuentre con un espacio cómodo, práctico y funcional como en los mejores lugares del mundo: con servicios especiales, lockers para monturas y calzado, camarines y sanitarios de primer nivel.