La bodega mendocina Moor Barrio Wines presenta Initium Josefina 2016, un nuevo vino inspirado en su hija. Se trata de un blend de Malbec y Cabernet Franc que esperan lanzar a fines de septiembre. Teresita Barrio nos contó algunos detalles de lo que se viene.

    Teresita Barrio y Cristian Moor son un matrimonio de jóvenes enólogos, propietarios de Moor Barrio Wines, la bodega garage más premiada de Argentina.

     

    En el 2016 realizaron un vino homenaje a Josefina, su hija que estaba por nacer. Se trata de un blend de Malbec y Cabernet Franc que busca representar cómo el amor de dos personas se funde y nace en una nueva forma que combina las características de sus orígenes con cualidades únicas y diferentes.

    «Va a ser muy especial porque cada botella va en una caja hecha con las duelas de las barricas en la que estuvo el vino», cuenta Teresita, haciendo hincapié en el apoyo incondicional de sus familias en la elaboración y presentación de sus productos. «Esto es 100% familiar, y en esta época de pandemia trasladé el etiquetado a casa para poder cuidar a las nenas y seguir cumpliendo con los pedidos. A veces Josefina me ayuda a pegar etiquetas o stickers que van en el papel sulfito que envuelve cada botella», cierra entusiasmada.

    Initium Josefina 2016, que estuvo 18 meses en barricas y cuenta con 94 puntos Tim Atkin, saldrá a la venta a fines de septiembre en una edición limitada de aproximadamente 1000 ejemplares.

    Sus productos pueden adquirirse a través de  su nueva web  www.moorbarrio.com, la cual cuenta con un diseño ágil y moderno que facilita la compra.

    Bodega bonsái modelo

    Moor Barrio Wines es la bodega garaje de una entusiasta pareja de enólogos mendocinos. La pasión y el profesionalismo que imprimen en sus vinos se ven reflejados en numerosos premios en concursos internacionales, y altos puntajes de prestigiosos críticos. El año pasado ganaron la Medalla de Doble Oro en el certamen Vinus 2019 al mejor vino de bodega garaje; máximo reconocimiento.

    El proyecto comenzó en 2009 cuando decidieron iniciar el camino hacia su sueño. Lo que empezó como una idea de elaborar vino para compartir con su familia y amigos, pronto se transformó en una bodega ejemplar, a la cual ellos llaman “bodega bonsái”, con todo lo que debe tener una bodega para elaborar grandes vinos, pero en miniatura. En 2011 la fundaron y la denominaron con sus apellidos: Moor Barrio.

    Nota: Agustina Agost