En el marco de la 11° edición del Malbec World Day, la cepa afianza su éxito comercial internacional con un total de 128.828.560 litros exportados en 2020 y permanece como la variedad argentina más elegida en el mundo, ampliando su posicionamiento en una mayor gama de estilos. Conocé el Mapa del Malbec según WofA.

    Con 45.657 hectáreas, el Malbec es la cepa más cultivada del país. Más aún, la producción de Malbec en Argentina marcó un incremento del 52% desde 2010 y, según datos del INV, es la variedad de mayor producción a nivel nacional con 3.721.290 quintales en 2020, representando el 39.96% del total de tintas elaboradas. Mendoza mantiene su liderazgo en la producción nacional de Malbec con 3.195.129 quintales (85,86% del total de tintas elaboradas) y a ella le siguen San Juan con 246.806 quintales (6,63%), Salta con 122.384 quintales (3,29%) y La Rioja con 65.677 quintales (1,76%).

    En lo que refiere al mercado externo, el 45,87% del total exportado es sólo Malbec y 119 países recibieron al menos un envío de Malbec durante 2020. El año pasado, se exportaron para todas las categorías 128.828.560 litros, lo que equivale a USD 373.037.216, posicionando al Malbec Argentino como el varietal más exportado del país.

    El Mapa del Malbec según Wines Of Argentina

    Un recorrido por el país del Malbec puede ser realmente gratificante si tiene el GPS adecuado. Plantada en toda Argentina, de norte a sur, los sabores que ofrece la variedad de uva varían de forma bastante marcada según la región de donde proceden. El truco consiste en conocer los entresijos de cada perfil en función del tipo de vino que estés buscando.

    Pero para los consumidores acostumbrados a leer las etiquetas de los vinos europeos, Argentina puede resultar un poco desconcertante. Las regiones cambian menos por latitud que por altitud: debido a que la cordillera de los Andes corre a lo largo del país, cada región tiene viñedos en altitudes muy diferentes que resultan en cambios profundos de temperatura y otras condiciones climáticas que a su vez afectan el sabor del Malbec.

    Para dar una idea: en Europa tendrías que viajar cuatrocientas millas, de Francia a Italia, para encontrar la misma variación de temperatura que tienes en Mendoza dentro de una distancia de sesenta kilómetros, con solo ir más arriba en las montañas.

    En términos generales estos diferentes sabores se pueden resumir por altitud, como vemos a continuación:

    Región norte

    Por la altitud a la que se cultivan, los sabores del Malbec del Norte son tan únicos como encantadores: intenso con un color violeta oscuro, los aromas presentan notas especiadas y fruta madura, confitada con mucho cuerpo en boca. Los realizados en altitudes extremas, a más de 7000 pies sobre el nivel del mar, aporta una frescura más aguda y aligera el paladar.

    Los tres grandes terruños de Mendoza

    85 de cada 100 botellas de Malbec son de Mendoza. La provincia es sinónimo de estilo: Malbec con aromas de ciruela pasa y paladares amplios y ricos en confitura que resultan de la combinación de uvas de las diferentes regiones. Pero si se estrecha un poco el enfoque, se pueden identificar tres estilos claramente diferenciados.

    Los malbec de  Luján de Cuyo , por ejemplo, cultivados a una altitud de entre 3000 y 3200 pies, tienden a ser de color violeta con frutosidad madura y buen cuerpo, frescura moderada y taninos suaves pero amplios y musculosos.

    En el  Valle de Uco,  donde los viñedos están plantados entre 3600 y 5000 pies, el aire fresco de la montaña y la abundante luz solar le dan al Malbec un carácter diferente: púrpura brillante en la copa, los aromas incluyen frutas rojas y negras frescas con hierbas y algunas notas florales. . De cuerpo medio a pleno, la acidez suele ser alta para los vinos argentinos, provocando un poco de cosquillas en las encías.

    El este , la región que bordea el desierto de Mendoza es muy similar al centro de San Juan. Elaborado a partir de viñedos plantados entre 1800 y 2600 pies, el calor del verano produce vinos sencillos de un tono rojo con intensidad media, sabores maduros y potentes y rico alcohol combinado con una frescura moderada.

    San Juan

    La segunda provincia productora de vino más grande de Argentina presenta una imagen similar a Mendoza, solo que solo hay dos terruños principales y bastante diferentes: Pedernal, donde los viñedos están plantados entre 4000 y 5000 pies sobre el nivel del mar, produce tintos similares al Valle de Uco. fundamentada en frescura e intensidad mientras que llanuras como el Valle de Ullúm a 1000 pies sobre el nivel del mar, producen vinos como los que se encuentran en el oriente mendocino, de cuerpo e intensidad medios.

    Patagonia

    El Malbec se encuentra, por supuesto, en toda la región, pero es importante identificar algunas diferencias. Los que se producen en la provincia de Neuquén, donde los viñedos son relativamente nuevos, son similares a los que se elaboran en el Luján de Cuyo, con color vivo, aromas maduros y buen cuerpo con frescor moderado. Los de Río Negro, sin embargo, se parecen más a los del Valle de Uco: de color violáceo con frutos rojos y negros, notas herbáceas, paladar medio y frescor y taninos más firmes.

    Por supuesto, estos términos son solo una guía básica: el GPS se puede ajustar fácilmente para una precisión cada vez mayor. Por ejemplo, los vinos de Gualtallary y Paraje Altamira, dos terruños muy conocidos en Mendoza, pueden ser bastante diferentes. Pero si está haciendo distinciones como esa, ya es un experto.

    Fuente: Wines of Argentina Blog