Diseñador en indumentaria y textiles, dedicó sus días a la ambientación de espacios y actualmente tiene su propio espacio de tatuajes que pretende transformarlo en un espacio de arte

«Siempre he estado a la orden del diseño», dice Tomás Zelaya, a modo de presentación. Nos juntamos con el tatuador en su estudio La Hermandad Tattoo, instalado en el Barrio Bombal (9 de Julio 187, Ciudad). Entre sonidos de máquinas de tatuaje me cuenta de su vida y cómo llegó a ser un reconocido artista de Mendoza.

«Hace algunos años en un workshop de diseño conocí a un mendocino que es ilustrador y tatua. Me hice amigo, me acerqué a su estudio y empecé a ir seguido. Hasta que un día le propuse que me enseñara a tatuar. Esto fue un viernes y el sábado a la mañana ya estábamos comprando todo. Primero practicamos en piel de cerdo o en gomaeva, como se hace normalmente. Hice dos diseños y a los tres días ya estaba tatuando a un compañero de la universidad, al que que le hice una calavera de un disco de Pearl Jam. Todo el aprendizaje de la facultad lo volqué a la piel», nos relata.

¿Cómo llegaste a tener tu propio estudio?

–Mis inicios fueron solo, en la casa de mi mamá. Allí armé una sala de estudio. En el 2016 estuve trabajando en conjunto con un colega y este año abrí La Hermandad Tatto, en el que trabajamos tres tatuadores. Con el tiempo quisiera que esto sea más que un estudio de tatuajes, que sea más bien como un espacio en el que se pueda ofrecer desde objetos de diseños hasta obras de arte.

–¿Los diseños son todos tuyos?

–A veces los hago yo, y en otras ocasiones el cliente trae lo que quiere. Siempre le damos una vuelta de rosca al tema. Nos gusta generar mucha confianza con el cliente para que los tatuajes sean una pequeña pieza de arte. Por lo general la gente que se tatúa con nosotros tiene mucho afecto por lo artístico.

¿Qué es lo que te gusta especialmente ilustrar en un tatuaje?

–Me inclino más por las piezas más bien chicas o medianas. Me tomó mucho tiempo en cada trabajo. Aprecio las líneas finas para así darle más detalle al dibujo. Me llevo muy bien con las formas rígidas y geométricas. ¡Las flores me encantan!

Hay varios estilos y técnicas para tatuar. ¿Con cuál te identificas?

–Con el watercolor y el puntillismo. La fusión de color, la incursión en la mezcla de varios para llegar a uno, es algo que me encanta. Y el tatuaje de acuarela es increíble. El puntillismo también es hermoso: el uso de los puntos, ya sean hechos a mano o con máquina, es una técnica que queda muy bien en los tatuajes.

Artículos Relacionados