Son un espacio perfecto para recluirse del frío y conectar un encuentro con juego. Recorrimos algunos sitios del Gran Mendoza y elegimos nuestros bowlings y pools preferidos.

El bowling tiene muchas virtudes: propone un juego sencillo y divertido, es apto para todas las edades, resulta económico, es inclusivo y no requiere de mayores requisitos ni destrezas. Eso sí: se recomienda usar calzado con suela de goma para no resbalar.

En el caso del pool, la precisión en el tiro, el equilibrio y la concentración pueden volverlo menos atractivo para quienes no se han probado nunca, aunque aprender es fácil, dicen los que saben. Recorrimos algunos sitios de la Ciudad -y más allá-. Nuestros elegidos: un clásico que conserva su historia en cada detalle -Delta- y un moderno espacio de la calle Arístides -Basilika-.

En un edificio inaugurado a fines de 1958 como pileta familiar por los hermanos Mariotti, Delta se convirtió en bowling en los ‘70, con ideas traídas de Francia y una nueva generación al mando de hermanos y primos. Además de tener dos mesas de pool, tejo y metegol, pensado para los que esperan, en el lugar de desarrollan torneos de bolos, cumpleaños y encuentros de familias y amigos que quieren pasar un momento entretenido. Entre el primer y segundo piso, llegan a dieciocho las canchas disponibles donde se puede beber y comer a precios accesibles y rodeado de objetos y rincones con historia.

En la barra y en las paredes, en la entrada, los techos y los pisos, este tradicional sitio ubicado en calle Salta 529 de Godoy Cruz, conserva recuerdos antiguos aptos para nostálgicos, melancólicos y aficionados. Para maridar la salida hay cervezas, tragos, licuados, sándwiches y pizzas. Abre de martes a viernes de 20.30 al cierre, sábados de 17 a 4 am y domingos desde las 17 hasta la medianoche.

Otro clásico es sin dudas el Bowling, que funciona desde 1969 en un amplio subsuelo de Av. San Martín 950 de Ciudad. Dispone de ocho canchas aptas para campeonatos, cinco mesas de pool, bebidas y comidas. Abre de lunes a lunes desde las 20 hs. y está pegado a Andes Billar y Pool Avenida. Si hablamos de pools, otra referencia segura es la de El Establo, un clásico de barrio en Av. San Martín 2633 de Ciudad, pensado para los amantes de esta práctica y donde además se puede jugar al ajedrez, el dominó y las cartas.

Desde hace quince años, en Arístides Villanueva 332 funciona Basilika, un bar con mesas de billar y otras propuestas de entretenimiento, incluido un Arcade con 2000 juegos, en el que hay pantallas sintonizadas -sobre todo cuando de partidos se trata-, platos para picar y música variada para pasar el rato. El espacio está súper cuidado y la casa pone en práctica su derecho de admisión: de jogging, dicen, no se puede ingresar. Abre de martes a domingos de 20 al cierre, con promociones especiales y la presencia ocasional de Djs.

Para más info, teléfonos: Delta: 4223018 / Andes Billar: 4200733 / El Establo: 4375999 / Basilika: 2614548158