La empresa busca revertir la contaminación generada por estos desechos. Desde una mirada sostenible, crean artículos de moda, accesorios y juegos recreativos y de concientización.

    Cada 17 de mayo se celebra el Día del Reciclaje y en esta oportunidad destacamos la labor de una empresa de triple impacto fundada por los socios y hermanos Farid y Andrea Nallim: Reciclarg.

    Ésta es pionera en el reciclaje de residuos eléctricos y electrónicos (RAEE) y tiene el compromiso de formar sobre la sostenibilidad en la transversalidad de los procesos, entre otros puntos.

    Ellos gestionan de manera adecuada estos desechos, los reciclan y reutilizan, es decir que los convierten en recursos. «Buscamos que no terminen en un basural y desde el momento de gestación de la empresa, en 2010, trabajamos para evitar su mala gestión».

    En la charla que tuvimos con Andrea nos explicó que los residuos de este tipo son todos los «aparatos que funcionan con electricidad o con algún tipo de energía que dejan de funcionar o que se dejan de usar», como por ejemplo un televisor, una computadora y un teléfono celular.

    Estas máquinas deben ser gestionadas correctamente «porque contaminan a la persona que no los trata como corresponde y también al lugar donde se lo desmantela», aclara y comparte que ellos tienen habilitación a nivel provincial y nacional para hacer este trabajo.

    «Al momento de llevar un RAEE a reciclar es crucial saber a dónde se lo está llevando y qué pasa con él después porque muchas veces no termina en buen puerto. En el circuito informal se saca todo lo que sirve y lo que no se puede vender termina en el basural y contamina».

    En Reciclarg, una vez que reciben estos residuos y/o que los buscan por los Puntos Limpios que tienen distribuidos por diferentes municipios, hacen una separación de materiales que van directamente a reciclaje.

    «Recibimos equipos, se desmantelan por completo, se hace una clasificación de materiales y éstos siguen su camino hacia otra industria para ser materia prima». Detalla que ciertos componentes tienen como destino la disposición final porque son contaminantes como plomo, mercurio, berilio, zinc, níquel y cadmio.

    Varios servicios técnicos los contactan por repuestos que no consiguen y con ese trabajo en conjunto se logra, además de darle más vida útil a las piezas, disminuir la brecha digital ya que se beneficia a más personas, «hay quienes no pueden comprar un aparato nuevo o que no necesitan un equipo de alta tecnología y entonces acceden a algo más económico y que, además, ayuda al medio ambiente». Ellos mismos ofrecen productos de primera calidad hechos por reensamble como computadoras e impresoras.

    Transformar residuos eléctricos y electrónicos en juegos, bijouterie y repuestos

    La recuperación de materiales y su posterior reciclado es una realidad y hoy, con la creatividad, da paso al suprareciclaje o upcycling. Es decir que a las materias primas se le suma valor a través de procesos creativos y como resultado se obtienen productos superadores.

    Reciclarg puso en marcha este sistema en 2014; de manera artesanal, la empresa reinventa, regenera y otorga una función nueva a los materiales de descarte que es superior a la inicial.

    «En ese momento nos encontramos con piezas que no teníamos a quién derivarlas y allí empezamos con el tema de reutilizarlos como piezas de diseño, arrancamos con bijouterie de manera artesanal y hemos ido evolucionando para que sea un producto que se compre por cómo luce y no solamente por caridad», comparte.

    Gracias a los cables, a algunas piezas de aluminio que vienen de los discos duros, cds, disquetes y teclas se generan colecciones de accesorios de moda y juegos de mesa. Pulseras, aros, collares, cinturones y juegos son las creaciones propias que pronto estarán a la venta a través de su tienda nube.

    «Una línea de juegos estaba destinada a colegios, siempre con temáticas de residuos y reciclaje y ahora hay una nueva línea vinculada a capacitaciones para empresas u organizaciones sobre la temática».

    Sucede que Reciclarg se encarga de que la producción sea eficiente energéticamente y que ayude con la inclusión social. «Nuestra idea siempre fue vincular a diseñadores locales con nuestros materiales y con colecciones producidas por locales. Y ahí entra en juego la Fundación El Arca, que nos ayudó a generar puestos de trabajo y a formar personas con nuestras técnicas para hacer los objetos».

    De esta manera, la empresa une tres mundos: diseño, reciclaje y lo social. Buscan aliviar al planeta y quieren construir una economía circular que tenga en cuenta al ambiente, la economía y lo social.

    Ahora ya sabés, si tenés residuos eléctricos y electrónicos no los saques a la calle para que alguien más los use, acercate a un Punto Limpio cercano o a la sede de Reciclarg para que el respiro para el planeta sea real.

    La empresa está ubicada en Lopez de Gomara 921, Guaymallén y en su web reciclarg.com encontrarás toda la información necesaria para llevar sus desechos de este tipo. O sus redes @reciclarg

    Además, este 17 de mayo celebrarán el Día del reciclaje con una jornada ecológica abierta a todo el público. Habrá actividades, talleres, charlas ambientales y contenedores para que dejes tus máquinas. En la Plaza del Encuentro en Villa Nueva, de 10 a 16 hs.