Cuatro mendocinos integran la banda de música llamada «Zinger Quartet» que recorre el mundo tocando en un barco. En esta nota nos cuentan cómo es la vida de un músico arriba de un crucero.

Ofelia Cuadra (cantante), Eduardo “Alfajor” Castro (baterista), Rodrigo “Yuyo” Iglesias (bajista) y José Luis López (pianista) integran este cuarteto para animar a los pasajeros que van a bordo de cruceros.

«Nuestro primer viaje fue medio a la deriva, fuimos a ver qué teníamos que hacer más allá de tocar música porque si bien íbamos a eso también somos tripulantes y tenemos una función como tal dentro del barco. El viaje duraba 45 días, y recién en el número 44 nos dimos cuenta cómo era la dinámica. Lo que nos movilizó en su momento fue vivir la experiencia y ver de qué se trataba», comienza Ofelia contando lo que hoy recuerdan como anécdota.

Este 2018 los chicos de Zinger Quartet cumplen dos años recorriendo gran parte del mundo. El próximo viaje es por Alaska y Centro América. Conocen más de 30 países, «lo que más nos impresionó fue la Muralla China y Asia en general. En Japón estuvimos en Hiroshima y fue muy fuerte, emocionante. Es muy loco conocer el mundo, lo que tiene el crucero es que es demasiada información todo el tiempo», cuenta «Alfajor».

¿Con quién comparten estos días de crucero?

La tripulación es muy variada, gente de todo el mundo, italianos, ucranianos, argentinos, ingleses, filipinos, chilenos…Dormimos en los camarotes, que son chicos, de a dos, no elegimos con quien, eso lo disponen desde la empresa. Convivimos con personas que tienen diferentes costumbres. Vivimos en el tercer piso del barco, es bajo la línea de flotación. Es un mundo aparte y paralelo a lo que pasa en el crucero con los turistas, porque todo lo que transcurre ahí es solo área de tripulación. Un mundo paralelo en el que se vive normal. Y con los turistas también compartimos mucho porque tocamos todos los días. La gente va variando según el itinerario , pero principalmente nos ha tocado conocer personas de EEUU.

¿Cómo es un día de la banda?

Hay dos tipos de días: uno que es día de mar, en el que nos levantamos tarde, desayunamos, descansamos, hablamos con la familia, preparamos una lista de temas (contamos con más de 400) para tener una rutina en función de la gente que va al crucero. Nos gusta que la gente se divierta, que nos escuche y disfruten de la música que estamos tocando para ellos. Alrededor de las 18 hs. nos empezamos a preparar, nos vestimos de «gala» para la ocasión y una hora después ya estamos en nuestro puesto de trabajo. Y el otro día es el de puerto: es cuando llegamos a algún destino que ya tiene planeado el barco parar – sólo por un día – y nos vamos temprano a recorrer la ciudad o playa. Siempre aprovechamos al máximo porque disponemos de poco tiempo, entre 7 y 8 horas. 

¿Cuánto ha sido el mayor tiempo «viviendo sobre el agua»?

Ocho días. Recorrimos desde Osaka a Vancouver. Son días que se pasan rápido pero no hay posibilidad de bajarte en ningún lado, y todo el tiempo vas cambiando de hora porque pasamos por diferentes husos horarios. La cabeza va a diez mil.

Artículos Relacionados