Curioso incansable, el notero del canal Acequia cultiva otras pasiones además de la periodística. Por ejemplo, la música y la fotografía

«Estudié periodismo en la Universidad Maza. A los dos años de entrar empecé a trabajar en el canal Acequia. Ahí dije: “bueno, voy a colgar un toque para después arrancar”. Y nunca más arranque de vuelta. Es una cuenta pendiente. Así fui con todo también, estudié miles de carreras antes, diseño gráfico, diseño multimedial, y después me vine a vivir a Mendoza capital». Pedro Fernández cuenta su corta historia como periodista, músico y apasionado por la fotografía. Casi todo su día está dentro de un canal preparando las noticias del noticiero que conduce por la mañana y el mediodía, para que los televidentes estén informados.

«Mi relación por el periodismo empezó cuando estudiaba Diseño Multimedial. Ahí trabajé en el Diario San Rafael, ciudad en la que nací y viví hasta los veinti tantos, diagramando primero en papel y después en lo digital». Fue ahí cuando Pedro se vio entusiasmado por ser parte de la redacción, de ver cómo vive un periodista y eso lo llevó de un día para otro vení a la capital mendocina a inscribirse en la carrera de Periodismo.

A los dos años de llegar a Mendoza, una colega le propuso ser parte del canal Acequia, que aún no tenía señal al aire. «En el canal empecé desde el primer día que arrancó, desde que estaba en señal de prueba. Me acuerdo de que la primera transmisión fue en vivo con la Vendimia Para Todos. Un día me llama Rocío Gálvez, a quien le debo un montón, y me pregunta si ese fin de semana quiero hacer una transmisión, pero sin decirme que era de esa fiesta y en vivo. Yo pensé que eran notas por la ciudad, asique no entendía nada…yo estaba como notero. ¡Me encantó!», dice.

La música le sirvió de verdadera inspiración para quien hoy es Pedro Fernández. Desde pequeño integró bandas, y recuerda a un compañero de secundaria llamado Osvaldo, que tenía grabadora de CD y le regalaba discos grabados de The Offpring, Metallica, Green Day, Linkin Park o Hermética. «Yo escuchaba lo que él escuchaba. También me enseñó a tocar la guitarra y así armamos una banda. Yo era como una rockola, sabía mucho de música, me gustaba leer», cuenta, con el mismo entusiasmo que lo llevó a poner por escrito esa historia en su blog.

Hoy, además de ser la cara visible del noticiero, tiene un programa de música en el canal, que se llama La Escena – Música en movimiento, que sale los jueves y se repite los domingos. Además, escribe reseñas de discos en la revista Zero y realiza colaboraciones para la revista online Indie Hoy.

Pedro, además de ser periodista, es un amante de la fotografía. «Me gusta quedarme mirando cosas y por suerte tengo la cámara en la mochila, ya sea del teléfono o digital. Lo que me gusta realmente de la fotografía es que me divierto». Un amateur en el oficio, cuenta que le apasiona el mundo analógico: «es como que tiene otro misterio». Con tres exposiciones en su haber, no se autodefine como fotógrafo sino como un curioso incansable.

Foto de portada: Martín Orozco.

Artículos Relacionados