Ya sea un balcón con plantas, unas pocas especies de interior o un espacio verde al aire libre, todas estas recomendaciones son acordes a la época y brindan una buena guía para el trabajo en la tierra.

    Hay muchas tareas para realizar en otoño en tu jardín, pero algunas son muy importantes», destaca la ingeniera agrónoma Yamila Saa. De su mano y sus conocimientos nos abocamos esta vez a la propuesta de conectarnos con la tierra y evaluar las actividades indispensables para mantener sano y vivo el rincón de plantas que tengas. Una guía en cinco pasos para la jardinería en casa.

    1) Disminuir la frecuencia de riego. Por el cambio de las condiciones climáticas, la disminución de la temperatura, las lluvias y la humedad ambiental, las plantas evapotranspiran menos. «Si uno riega como lo venía haciendo se produce un exceso de agua que puede desarrollar enfermedades como hongos en las hojas o pudrición de raíz», explica la experta. No es lo mismo una terraza que recibe pleno sol a un cantero o un jardín más sombrío con árboles. Por eso en casa caso depende de las condiciones. «A medida que avanza el otoño y llegamos al invierno, se reduce a un 20% el riego. En invierno prácticamente no hay que regar, tal vez una vez a la semana. Es súper importante en caso de tener riego por aspersión, regular los equipos», aporta Yamila.

    2) Fertilizar y abonar. Fertilizar implica aportar un fertilizante para la buena nutrición de las plantas, para que se puedan desarrollar y producir. «Influyen otros factores, además, para que la planta pueda asimilar esos nutrientes: el tipo de suelo, su PH, la forma de riego. Por eso es importante abonar, mejorar las condiciones físicas del suelo, su textura y porosidad», recomienda la ingeniera agrónoma. ¿Cómo? A través de la colocación de algún hummus de lombriz o de un compost, que no sólo aporta nutrientes sino que mejora las características del suelo.

    «Como regla general está bueno antes de que llegue el invierno y la planta entre en receso vegetativo, aportarle algún fertilizante completo químico o no, ya sea colocando gránulos en el suelo o diluyente en agua para pulverizar las hojas. Éste debería tener nitrógeno, fósforo y potasio», aconseja Yamila.

    3) Hacer esquejes. Es una forma de reproducir plantas, de hacer tus propias plantas nuevas de alguna que te guste. Se pueden hacer de suculentas o de aromáticas, por ejemplo. En general en esta época se recomienda con ramitas que tengan una madera semi dura. El esqueje es un trozo de tallo con algún sustrato poroso, lo que genera nuevas raíces y produce una nueva planta.

    Las plantas pueden ser fáciles o no de enraizar, de acuerdo a su especie. Por una cuestión genética hay plantas que emiten raíces más fácilmente que otras. De igual forma vienen productos que son los enraizadores, que son hormonas que aceleran el proceso. «Cortar un tallo de 15 cm. aproximadamente. Eliminar algunas hojitas de la parte inferior del tallo y dejar algunas arriba, dos o tres. Eso se entierra, con o sin enraizador en algún sustrato poroso y ligero. Se usa mucho la perlita para esto. Una formulita de sustrato puede llegar a ser una parte de tierra preparada, una parte de hummus de lombriz y una parte de perlita. Después colocar en lugar bien iluminado aunque no a pleno sol, humedecer no regar y esperar a que emitan raíces. Algunas plantas enraízan muy fácilmente en agua», detalla Yamila.

    4) «Si tenés algún bulbo guardado, en otoño es cuando generalmente se plantan, porque estas plantas necesitan de acumulación de horas de frío para poder florecer. Uno las planta ahora para que puedan hibernar y florecer en primavera. Pueden ser de narciso, lirios, tulipanes o amarilis, por ejemplo. Se recomienda enterrarlos a una profundidad del doble de su tamaño y con la punta para arriba. Está bueno etiquetar los cartelitos de los bulbos que enterraste», sugiere Saa.

    5) Por último, el desmalezado. Como dice Yamila, quitar las malas hierbas del jardín es una forma de preparar los canteros y el jardín para la primavera. Colocar hummus, mejorar el suelo, realizar las últimas podas antes del invierno y limpiar el jardín, son tareas que la ingeniera recomienda. «Las hojas que se caen son un material vegetal muy bueno para hacer compost y crear tierra fertilizada».

    ¡Tarea extra!

    «Hay muchas aromáticas, por ejemplo, que ahora han semillado así como herbáceas que en invierno mueren. Es una buena época para cosechar esas semillas de albahaca, orégano o salvia, para cortar el tallo donde están las semillas, dejarlas secar y guardarlas en un sobrecito con la fecha y el nombre bien etiquetado, en lugar seco y fresco para la próxima primavera».