Belén Escudero y Popi Spagnuoli son amantes de la montaña y forman la primera expedición femenina al techo de África; un viaje y experiencia auténtica e inolvidable al Monte Kilimanjaro (5895 msnm).

Una es mendocina y tiene el cabello ondulado y la otra es oriunda de Bahía Blanca y lleva el pelo lacio. Una es Instructora de andinismo y la otra guía de trekking y montaña. Pero en la diferencia, dicen, está la igualdad.

Y es que Belén Escudero y Popi Spagnuoli aman la montaña y trabajan juntas para que todas las mujeres que se lo propongan puedan experimentar la emoción de llegar a una cumbre.

Hace casi un año atrás, mientras corrían, las chicas soñaban en voz alta con formar grupos de mujeres que se animaran a romper estructuras y a caminar en la montaña rodeadas de compañeras, de iguales.

Ellas crearon un producto diferente, organizado por y para mujeres, para que éstas lleguen a su propia cumbre y a la vez indaguen dentro de cada una para así alimentar su cuerpo, mente y alma, alcanzando también su cima interior.

Y su anhelo fue consolidado en «Mujeres al Kili», la primera expedición femenina al techo de África; un viaje y experiencia auténtica e inolvidable al Monte Kilimanjaro (5895 msnm) más dos días de safari que se realizará en octubre con un grupo heterogéneo de mujeres.

«Yo estoy en la parte de logística de la expedición y Popi en lo técnico de la actividad. Pensamos que entre nosotras es distinto estar en la montaña porque nos comprendemos más y hablamos en un mismo idioma… Y queremos romper con el mito de que es una actividad exclusiva para atletas y para varones», remarcó Belén.

«El ambiente de montaña y la actividad en sí te exigen vestir cómoda, digamos que no se puede andar de tacos; pero no por eso vamos a dejar de ser femeninas a la hora de subir una montaña», confió Spagnuoli, profesora de Práctica Profesional, de la Escuela de Guías de Trekking y Alta Montaña, de Mendoza.

A esta expedición se le suma el pilar espiritual de la mano de Fafa Point, montañista oriunda de Bélgica, quien llevará a cada participante a su cima interior para que se reconecten con su brújula y fuerza íntimas. Durante el viaje se compartirán experiencias, sueños y vivencias que enriquecerán a las mujeres como tales.

«Queremos empoderar a la mujer a través de una experiencia integral; y que se entienda cumbre como encontrar lo mejor de una como mujer, madre, trabajadora, deportista, amiga, etc. Queremos acercarle la montaña a todas las mujeres», revelaron.

La idea completa de estas amigas y socias es brindar cuatro oportunidades por año de estar en la cima de una montaña. A la experiencia de «Mujeres al Kilimanjaro» -5895 msnm- le seguirá «Mujeres al Aconcagua» -6961 msnm- en febrero, con un ascenso de tres paradas  propuestas de trekking, circunvalación o cumbre, según cada participante pueda y quiera. En mayo, y como salida mixta, se realizará el famoso «Trekking al campo a la base del Everest», en Himalaya, Nepal; y también un trekking en Perú en el mes de julio.

Y… ¿por qué el Kili primero? «Porque es un cerro bastante accesible y que si bien es la montaña más alta del continente africano, su ruta de ascenso no es técnica. Porque tiene paisajes hermosos, flora y fauna únicos, porque las temperaturas no son tan extremas y las jornadas de caminata son más llevaderas al contar con porteadores que te ayudan a llevar el equipaje durante toda la travesía», confiaron las montañistas.

La invitación a todas aquellas mujeres que quieran sumarse a la aventura está abierta. Para contactar a Belén y/o Popi basta con escribirles al correo [email protected] y/o a la cuenta de Facebook Mujeres al Kili

Artículos Relacionados