El astrólogo Iñaki de Plutón nos comenta sobre la influencia que tendrá en nuestras emociones el próximo eclipse lunar.

    El astrólogo Iñaki de Plutón nos visita nuevamente para hablar sobre el eclipse lunar del 8 de noviembre a las 8:02 am en Argentina. Con su fuerte en las lunas que conjugan toda la significación de lo subconsciente y lo emocional, Iñaki nos anticipa la repercusión que puede tener este episodio astrológico en nosotros. Y pues, ¿cómo no afectarnos un fenómeno tan poderoso y que ha significado tantas cosas para la humanidad a nivel histórico, como incertidumbre o final?, vamos a descubrirlo.

    Luna llena en Tauro de noviembre 2021 con eclipse lunar: influencias energéticas

    Primero vamos a ir a la parte astronómica, donde nos comenta que el eclipse que se avecina es de luna llena. Ese fenómeno ocurre cuando el sol está enfrentado con la luna a 180 grados en signos opuestos. Vale aclarar que en astrología todos los signos tienen su opuesto complementario por lo que la posición de cada uno a la hora del eclipse será muy relevante. Volviendo a la astronomía, el eclipse lunar se da cuando la tierra se interpone entre el sol y la luna, ocultando o privando a la luna de recibir la luz que le da el sol.

    Con esta introducción y paneo sobre los fenómenos astronómicos, podemos sumergirnos en el exquisito mundo del gran poder reflexivo y de autoconocimiento que aporta esta increíble herramienta que es la astrología. Iñaki nos comenta que justamente la luna representa todo aquello vinculado con lo inconsciente, es decir, las emociones, los sentimientos, lo indescriptible y lo que sucede adentro nuestro, mientras que el sol representa la consciencia y todo lo que podemos ver. «Cuando hay un eclipse, la tierra priva a la luna de esa luz y consciencia, entonces las emociones sombra, las que estaban ocultas, empiezan a manifestarse fuertemente. Por eso los eclipses son momentos tan emocionales, tiempos de finales», nos aporta Iñaki.

    Eclipse de luna llena en Tauro: qué te depara según tu signo del zodíaco - LA NACION

    Comprendiendo a la luna como un astro que nos envuelve de sensibilidad y conexión con nuestras sentimientos podemos observar que las personas presentan una mayor movilización emocional dentro de los tiempos de eclipse, y sobre todo en los de luna llena. «Siempre el lugar donde esté la luna en un eclipse, en este caso la luna en Tauro, es un tiempo en el cual nosotros tenemos que soltar algo,  deshacernos de algo, tirarlo al fuego. Puede ser algún bloqueo, algún patrón, lo que fuere, pero hay algo que tenemos que soltar. El lugar donde esté el sol, que en este caso va a ser en Escorpio grado 16, es un momento para tomar consciencia y ver algo, ya que el sol lo ilumina para que podamos visualizarlo». Para entender esto hay que consultar la carta natal de cada uno y  en ver dónde cae el grado de Escorpio y el grado de Tauro, para poder inferir conclusiones de lo que debemos dejar ir o ver y abrazar. «Es una dinámica muy característica de los eclipses lunares», aclara el astrólogo.

    eclipse

    Lo interesante de esto es poder apreciar los opuestos de Escorpio y Tauro, y lo que representan cuando el primero busca la inestabilidad para la transformación y el segundo lo contrario. «Las energías de esos signos son fuertes y por lo menos fáciles de percibir». Esa dualidad de los opuestos es lo que crea una rica ambivalencia. «Escorpio de por sí representa la sombra, un escondite de la psique donde guardamos las emociones, las experiencias dolorosas que nos hicieron sentir vulnerables. Además está la idea de que Escorpio representa la muerte pero porque detrás de ello hay una transformación y cuando hay transformación inevitablemente hay muerte. Por ahí la gente le teme a Escorpio pero por lo que representa y por su intensidad que al fin y al cabo son cosas positivas. Mientras que Tauro por otro lado representa la búsqueda de la estabilidad, de una zona de confort que podamos palpar, buscar seguridad como primicia», nos cuenta Iñaki.

    eclipse2

    Otro factor relevante para mencionar es que hay una gran escala de planetas que participan de este fenómeno a nivel astrológico, lo que desenvolverá una mayor potencia en el eclipse y por ende en nosotros: «A medida que participan más planetas, más fuerte es el evento, más se sienten las energías. Este va a ser un eclipse muy importante y bonito por la participación cercana de planetas que influyen directamente como Saturno, Urano y Mercurio».

    Algo importante y positivo que nos ha enseñado Iñaki sobre la astrología, es que tengamos la capacidad y la sabiduría de aprovechar las energías efervescentes que se liberan en cada evento. «Este eclipse viene a enseñarnos a soltar y dejar de pensar que tenemos el control de todo, uno no puede escaparse de la sombra y de las experiencias dolorosas toda la vida. Hay que dejar ir esa tendencia que en la búsqueda de la estabilidad nos lleva a resistir tanto los cambios. Hay que hacerse cargo de la sombra, la vida también está hecha de experiencias dolorosas y difíciles que en definitiva es también lo que nos va a permitir transformarnos».

    Qué deparan los astros para cada signo zodiacal en 2018? – El Callejero

    Lo que nos sugiere Iñaki es que este eclipse es para vivir más individualmente, los eclipses nos invitan a ir hacia dentro, a escucharnos y encontrarnos con nosotros mismos.  «En estos días uno tiende a refugiarse adentro, parar un poquito la pelota y meditar, darle bola al interior». Momento ideal para estar con uno mismo y quizá dejar la sociabilización para otra ocasión. Quizá podamos ver a la gente muy sensible o con las emociones a flor de piel, que mal gestionadas pueden generar malestar. A nivel social nos invita a la reflexión, a pensar cómo estamos siendo como colectivo humano y nuestras responsabilidades como tal.

    Además de ello, el astrólogo también nos aconseja sobre las manifestaciones que son más óptimas cuando reinan estas energías. En los eclipses no es recomendable hacer rituales o inicios ya que suponen finales. Pero siempre es buen momento para una limpieza. «Los rituales de intención deben hacerse con energías que traigan inicio y comienzo».

    Es importante que tengamos en cuenta que este eclipse nos invita a soltar y es justamente lo contrario a lo que tendemos a hacer cuando buscamos regocijarnos en un sitio seguro y palpar la permanencia o estabilidad. Debemos comprender que para vivenciar un cambio muchas veces es necesario entregarnos ciegamente a las travesías que nos tiene la vida bajo la manga. Comprender que no mantenemos el control total de las cosas y que a veces esa misma muerte supone un renacimiento de otros aspectos que pueden hacernos florecer como en primavera.

    Este es el último eclipse del año, lo que supone una evaluación de lo que ha sido el año astrológico en general y nuestro mundo emocional hasta el momento. «Yo no sé qué va a suceder después de este eclipse porque supone una transformación inevitable. Luego de este evento hay mucha incertidumbre pero tengo el pálpito de que se va a empezar a sentir todo más liviano y con mayor sentido».